En un momento de gran debilidad, con miles de despidos, fábricas que cierran, flacas perspectivas económicas y debacle de los sistemas de transporte públicos, la empresa estadounidense que hace estragos en todo el mundo vuelve a tirar nafta al fuego, ahora en Rosario.

Según los medios que ofician de voceros de los sectores empresariales ya hay más de 3 mil rosarinos que se han inscripto para manejar para la aplicación de autos de alquiler Uber, una empresa de San Francisco, Estados Unidos, que ha encendido la pólvora en muchas grandes urbes de todo el mundo como Madrid, San Pablo o Londres, al precarizar y casi fulminar los sistemas locales de transporte de pasajeros. Como no podía ser de otra manera, el poderosísimo lobby pro Uber está también en Rosario. Los taxistas que encima sufren una estrepitosa caída de viajes se volvieron a declarar en pie de guerra. Por su parte, la intendenta Mónica Fein aseguró que “por no tener regulación ni control” Uber no podría aplicarse. Pero el referente de los taxistas locales José Iantosca no se tranquiliza y teme una nueva ofensiva de Uber, “la remisería ilegal más grande del mundo”. El miércoles 18 de julio por la mañana se movilizarán.

La guerra que faltaba. Uber volvió a encarar en todo el país una agresiva campaña para intentar romper el cerco legal que hasta ahora le impide prestar el servicio en la mayor parte de las grandes ciudades argentinas sin las mínimas prestaciones necesarias de seguridad ni marco laboral ajustado a derecho. Y Rosario no podía estar ajena a ese poderoso embate.

A la cataratas de mails que llegan a los rosarinos para incorporarse como choferes o para promocionar cantos y loas a su servicio, se sumó la declaración de la edila radical María Eugenia Schmuck, a favor de la empresa justo en un momento en que los taxistas ocupan en la agenda de noticias, otra vez, en el rol de los malos de la película por un supuesto grupo violento de conductores en la zona de la Terminal de ómnibus Mariano Moreno. El caso en este contexto llama a pensar a los taxistas locales como parte del mismo paquete.

El propio José Iantosca, referente de la Cámara de Titulares de Taxis de Rosario (Catiltar), señaló la sospechosa relación de cierto sectores políticos como promotores del ingreso de Uber en distintas ciudades, incluida Rosario.

La mecha la había encendido al comenzar la semana, justamente la concejala Schmuck quien se manifestó a favor de abrir un estudio en el Concejo para incorporar a Uber en Rosario. Pero Schmuck no sería la única interesada, según publicó un vocero de la Fundación Libertad en un sitio del mundo empresarial. “No son pocos los concejales que ven con buenos ojos la adaptación del transporte a los tiempos que corren”, deslizó la publicación.

Con el paso de los días la propia intendenta tuvo que salir a hablar del tema del transporte de taxis. “Cualquier otro sistema no tiene regulación y control. Sería un sistema donde el Estado pierde ese control y se genera un nuevo proceso”, dijo Fein.

Por su lado, el presidente del Ente de la Movilidad de Rosario, Carlos Comi, dijo que Uber «no es compatible con las normas vigentes» y que «traería muchos inconvenientes para el sector de los taxistas».

De todas maneras, esas palabras no serenan a los taxistas, asegura Iantosca. ”No me dejan tranquilo porque parece que con un simple cambio de ley esto se puede modificar. Además, tenemos las malas experiencias en otros lugares del mundo en donde se han metido aún violando la soberanía y las leyes de los estados, por lo tanto, si vos le das la posibilidad de modificar leyes…”, desconfió el dirigente de los taxistas, y agregó:  “Para quedarnos tranquilos tendría que haber un marco legal de protección general para que bloqueen a empresas como Uber en Argentina, o al menos en la provincia de Santa Fe, que se legisle contra este tipo de multinacionales que se llevan nuestra plata afuera, una ley para proteger el trabajo de los argentinos contra la precarización laboral”.

“Una de las concejalas dijo que es una fuente creadora de trabajo. Pero Uber no le da trabajo más que a una o dos personas y se lleva el 30 por ciento de lo que recauda el sistema de transporte de la ciudad en donde funciona, esa es la realidad: precariza, explota, se lleva la plata a San Francisco y a nosotros nos deja peleándonos entre pobres”, sostuvo el dirigente.

Lo barato sale caro

Foto: Manuel Costa

“Todos entran por la de la tecnología, el sistemita de la aplicación en el celular y toda esa pavada de que es más barato. A ver: lo que vos pongas mas barato siempre va a funcionar de entrada porque la plata no alcanza, pero me estuve fijando cómo funciona en distintos lugares del mundo y ellos no regulan el precio, se guían por la ley de la oferta y la demanda, por lo que si hay mucha demanda sale el doble o el triple el mismo viaje. Cuando cae, supuestamente, vale la mitad. En definitiva, no sabés nunca cuánto sale y cuando tenés una urgencia y el sistema está saturado, te sale tres o cuatro veces más”, explicó Iantosca y reflexionó: “Pensar que a nosotros tanto nos jodieron con el tema seguridad que tuvimos que poner un sistema con un costo importante y con todos los controles, y ahora resulta que ellos (los que promueven Uber) dicen que nos podemos subir a cualquier auto que no sabemos quién maneja ni quién lo regula ni si tiene seguro”.

Para el taxista, el que terminará pagando el pato será el trabajador de la ciudad de Rosario. “Si entra Uber, le va a sacar pasajes al colectivo y se va caer también, porque hoy el sistema de transporte ya no funciona bien y cada vez hay menos colectivos que entran a los barrios. Imaginate que con Uber, menos colectivos, menos trabajadores en blanco y un viaje que va a salirte en vez de 15 pesos, más de 200”, evaluó.

La ofensiva uberista

La ciudad de Mendoza, una de los principales enclaves de la alianza Cambiemos, avanzó la semana pasada con un proyecto que abre la puerta a plataformas digitales como Uber. El mismo debate se dio en Posadas, Neuquén y Córdoba. En la Ciudad de Buenos Aires, hay una verdadera batalla entre choferes de Uber y taxistas. En Rosario, algunos medios se sumaron al lobby y publicaron encuestas que dicen que el 62 por ciento de los santafesinos conocen la aplicación ya sea por haberla utilizado en CABA o en el exterior.

“Es una nueva ofensiva preparada por los lobbistas de Uber, y hay políticos que parece que necesitan plata para la campaña como son los de algún sector del radicalismo. (Ricardo) Gil Lavedra que los defiende en la provincia de Buenos Aires, el presidente de la UCR que es Cornejo, gobernador de Mendoza, y Schmuck acá en Rosario”, apuntó Iantosca.

Para el vocero de los taxistas no es casualidad que la edila haya sido protagonista de una serie de polémicas con un grupo de tacheros. Para el dirigente “fue parte de una operación política con clara intencionalidad de justificar ahora la posibilidad de que Uber ingrese”.

Lo peor de los 90

La pesadilla de los años 90 vuelve a la memoria de Iantosca. Eran épocas en donde la gente despedida de sus trabajos se compraba con las indemnizaciones un auto para hacerlo trabajar en una remisería trucha. “Y era lo primero que hacía alguien que no le alcanzaba o no tenía trabajo, se subía al autito. Ahora igual. Claro que es una solución a seis meses, porque con el tiempo te comés el auto y el poquito capital que invertiste lo perdés y te quedás sin nada. Es una nueva versión, tecnologizada, de los remises truchos de los años 90. Ya tenemos los ejemplos que dejó esa década en Villa Gobernador Gálvez, Casilda, Avellaneda, algunos de los lugares que me acuerdo que quedaron desolados. Por eso decimos: no a la precarización del trabajo, no a la uberización de la economía, fuera Uber de Argentina, fuera Uber de Rosario!

Caza uber. Un automóvil cuyo dueño lo había utilizado para trabajar como chófer de la empresa Uber fue pintado e incendiado el miércoles pasado cuando se encontraba estacionado en una calle del barrio porteño de Villa Devoto. Las sospechas apuntan a que se trató de un nuevo y violento ataque de los «caza Uber», vinculados a taxistas que se oponen al servicio de la aplicación para celulares. Los ataques contra vehículos de Uber u otros servicios de remises similares se repitieron en la Ciudad de Buenos Aires en los últimos meses.  El 2 de julio pasado, la Justicia porteña resolvió procesar a un “caza Uber”, al imputarlo por los delitos de «lesiones leves, daños y coacción» por haber atacado a dos chóferes del servicio Cabify, que funciona en forma legal en la Ciudad.

Cláusulas abusivas y publicidad engañosa

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) mexicana inició el miércoles pasado un procedimiento por infracciones a las tres principales plataformas de transporte privado en el DF —Uber, Easy Taxi y Cabify— por transgresión a los derechos de consumidores con cláusulas abusivas y publicidad engañosa. Las autoridades acompañan este procedimiento con una multa de casi cuatro millones de pesos (210.000 dólares) a Uber, de un millón de pesos (52.000 dólares) a Easy Taxi y de 700.000 pesos (37.000 dólares) a Cabify. En total las sanciones ascienden a casi 360.000 dólares.

Se denuncian «prestaciones desproporcionadas, inequitativas y abusivas» en perjuicio de los consumidores. También a la «difusión de publicidad engañosa, a través de la cual ofertan un «servicio seguro» de transporte, lo que contraviene sus términos en los que establecen condiciones que los deslindan de cualquier responsabilidad legal», subraya la Profeco.

Uber, con sede en San Francisco, la más grande de todas estas aplicaciones tiene problemas en ciudades de todas partes del mundo y recibió la declaración de guerra de agrupaciones de taxistas.

En agosto de 2017, Uber fue multado por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos donde aceptaron que mienten al decir que monitorizan exhaustivamente el acceso interno a la información personal de sus usuarios. El 21 de diciembre de ese mismo año, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea falló contra la posición defendida por Uber declarándola empresa de transporte, y no plataforma digital de intermediación entre viajeros.​ El 19 de marzo de este año, la empresa anunció la suspensión de su programa de vehículos autónomos en todo el territorio norteamericano, luego de que una mujer falleciera tras ser atropellada por un auto autónomo de Uber en Tempe, Arizona.

Más notas relacionadas
Más por Ernesto Ávila
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Filosofía, carrera estratégica para el desarrollo del país

Este año, el Programa Nacional de Becas Manuel Belgrano sumó estos estudios considerados p