El psicoanalista Jorge Alemán, de visita en Rosario, mantuvo un encuentro con escritores y poetas locales, en el que se actualizó sobre sus últimos trabajos y entre todos intercambiaron libros y experiencias.

La excusa fue juntar a Alemán, recientemente nombrado Doctor Honoris Causa por la UNR, con el escritor Jorge Isaías, y así rememorar los años de La Cachimba, la revista que pronto se convirtió en editorial, cuyo sello llegó a ser un referente de todo lo nuevo y saludable que aportaban la literatura y la poesía santafesinas en los inicios de los 70.

El lugar no podía ser otro que el bar El Cairo, donde el propio Alemán recordó los tiempos donde “los ratones vagaban por los tirantes y explotaba, a su vez, la intelectualidad rosarina”.

Los participantes: además de Isaías, se sumaron Eduardo D’anna, Alejandra Méndez, Roberto Retamoso, Marcelo Britos, Eugenio Magliocca y Norman Petrich, junto a Eugenia Piazza, secretaria de Relaciones Internacionales de la Facultad de Psicología.

El encuentro se consumó pasadas las 10 de la mañana de este martes, y tuvo la calidez habitual con la que el escritor, poeta y psicoanalista brinda sus discursos, para diez o quinientas personas.

Luego de recordar los tiempos de La Cachimba, cuando conoció a Jorge Isaías, Alemán –además de sumergirse en un café que pidió con carácter de urgencia–, profundizó en la política actual y los tiempos que se viven.

Con aportes de cada uno de los presentes, la charla confluyó en Slavoj Žižek, Ernesto Laclau, Karl Marx, el peronismo, las construcciones simbólicas, el periodismo, y hasta los roles en las redes sociales.

Hace un tiempo, Alemán escribió: “El consumidor consumido, el empresario de sí mismo, el deudor permanente de su propia vida, la lógica del «ganador-perdedor» en todos los pliegos más íntimos del vínculo social, la vida matable, sin luto y sin duelo. A esta resumida lista de figuras contemporáneas emergentes en el tiempo del neoliberalismo, debemos agregar el nuevo tipo de sacrificio colectivo sin causa alguna, sólo provocado por exigencias financieras», un párrafo que quizás resuma unas de sus tantas apreciaciones.

  • Motoqueros (capítulo 13)

    Después de pasar el día embolado, sin saber qué hacer ni dónde meterse (ahora, en vez de v
  • Motoqueros (capítulo 12)

    Después de dormir toda la noche, o mejor dicho lo que restaba de la noche, en la habitació
  • Motoqueros (capítulo 11)

    Hecho sopa, llega a la casa. Las luces están apagadas porque es muy tarde: deben ser más d
Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Motoqueros (capítulo 13)

Después de pasar el día embolado, sin saber qué hacer ni dónde meterse (ahora, en vez de v