Mickey en Brandenburgo es el último libro que publicó en 2018 el escritor y docente rosarino Marcelo Britos (Rosario, 1970) bajo el sello porteño Aurelia Libros. La misma editorial que a fines de 2015 se hizo cargo de A dónde van los caballos cuando mueren, novela que al autor le valió el primer premio del certamen Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz en México. En esta nueva apuesta, Britos abandona la narrativa de ficción pura para incursionar en una escritura que mixtura la crónica “ficcionada” con el ensayo breve. Un puñado de más de 20 textos inspirados en viajes que realizó en los últimos 10 años a las principales ciudades de Europa, y de nuestro continente, muchos de los cuales fueron publicados en las contratapas de Rosario/12. En todos, Britos pone a prueba sus inquietudes exploratorias, carga afectiva mediante, en una lectura estética, política y social de los símbolos de la cultura occidental.

“Todo lo que este libro prefigura: lo escaso, lo inexacto, lo pensado y lo sentido, es tan sólo mi opinión”, advierte el autor en el primer relato a modo de presentación, mientras que el prólogo, lo escribe la periodista Beatriz Vignoli. Será el ensayista, pintor y escritor John Berger quien acompañará a veces de modo explícito, y otras, de forma velada, las reflexiones que el narrador rosarino pondrá en marcha, entre el asombro y la crítica, en estos escritos. Una mirada por momentos fascinada y con una fuerte impronta de pertenencia, rastreable, por ejemplo, en el texto dedicado a Roma, La calle de los mil años: “Más tarde entendí que toda esa carga emocional, inesperada y poderosa, me refería a una vaga idea de origen. No el origen de mi sangre, algo común para los argentinos cuando se trata de Europa, sino a un origen más esencial y ancestral: el de una cultura o quizás del origen humano mismo”.

Guadalajara, Estambúl, Washington, Nueva York, Milán, París o Inglaterra, Britos peregrina, se enamora y escribe a partir de temas y disparadores diversos: un recuerdo, libros, películas, amistades. Todos conforman la mirada del autor sobre un mundo que ofrece el horror y la maravilla en partes iguales.

“En las puertas de Bradenburgo, donde los soldados del ejército rojo baleaban las defensas del Reichstag, ahora hay hombres disfrazados de oficiales americanos que cobran diez euros para posar en una fotografía. También está Mickey Mouse, haciendo el mismo trabajo. La libre empresa. El capitalismo se afianza en estas imágenes”, dice un fragmento del texto que da título al libro, en el que Britos ensaya sobre el peso de los símbolos en un mundo económicamente globalizado bajo el dominio de una lógica cultural homogénea y hegemónica.

En uno de los relatos el autor ataca la falsa ilusión de federalismo en la Argentina y esboza una crítica encendida a la endogamia y la centralidad porteñas (en este caso, al campo editorial) y pone en escala la potestad de Europa sobre el logos. Curiosamente, el autor invita al los lectores a imaginar acontecimientos contrafácticos: “Urquiza no negocia con Mitre en Pavón y avanza a degüello hasta la capital. Mitre y toda la calaña liberal es pasada por las armas. No hay guerra de la triple alianza y por lo tanto Paraguay es potencial mundial”.

También hay una elegía a Mario Trejo y uno de los textos más conmovedores del libro, La llave rota, narra la historia de vida de un argelino que conoció fortuitamente a orillas del río en Uruguay. Como buen aficionado y ficcionador, Britos ofrece un acercamiento singular a la historia del arte, por caso, los diálogos entre las obras de Egon Schiele y Gustav Klimt, mientras fueron contemporáneos y la que mantienen en los museos de Viena; y el encuentro vaporoso entre los hermanos Lumiere y los impresionistas con Monet a la cabeza, en plena Revolución Industrial.  

Artículo publicado en el periódico El Eslabón nº 357

  • Abortar un alien

    Marlene es una mujer taciturna, de pocas palabras y afilada puntería. Marlene es la heroín
  • Los calientes

    El triángulo: una pareja hetero ingresa de común acuerdo en el atractivo y peligroso juego
  • Editoriales y bibliotecas hacen malón en La Vigil

    La Vigil convoca a Malón, el primer Festival del Libro y la Lectura este sábado 6 de octub
Más notas relacionadas
  • Abortar un alien

    Marlene es una mujer taciturna, de pocas palabras y afilada puntería. Marlene es la heroín
  • Los calientes

    El triángulo: una pareja hetero ingresa de común acuerdo en el atractivo y peligroso juego
  • Es la historia de un amor

    Un puñado de cartas conforman Arrivederci amor mío, la novela epistolar del escritor Agust
Más por Eugenia Arpesella
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

Abortar un alien

Marlene es una mujer taciturna, de pocas palabras y afilada puntería. Marlene es la heroín