Un año después de la primera entrega, el sello local Videodromo lanzó en julio la segunda parte de El ciclo de Cornelio Gris, el cómic que combina los géneros del policial, la ciencia ficción y la comedia negra, protagonizado por un artista cultivado y excéntrico que renunció a sus principios para convertirse en la figura central del programa más popular de la televisión. El detalle es que, mirar el programa, es obligatorio para toda la población.

El primer volumen estuvo íntegramente dedicado a Cornelio Gris y al desarrollo del personaje: el hombre con cabeza de conejo, genio y figura, amo del show business que excita y manipula a las audiencias irreflexivas y las incita a obedecer y a consumir.

En la secuela de esta miniserie de historieta, el personaje sufre un arco de transformación radical donde se revela su verdadera esencia, pero quien cobra protagonismo es Marlo, el joven espectador que por un accidente se pierde la emisión del show televisivo y comienza a sufrir alteraciones en la percepción de la realidad tal como la conocía hasta el momento, y todo lo que creía saber sobre su comunidad. Sus recuerdos personales y la memoria colectiva de un pasado común se esfumará en un trance psicodélico con mucha potencia visual. En esta segunda parte, Marlo es el antagonista de la trama, más no de Cornelio, sino de los poderes reales como la industria del entretenimiento y de los alimentos, e intentará desnudar los dispositivos de una maquinaria de dominación y disciplinamiento de la comunidad.

David Cronenberg, Philip Dick, James Graham Ballard, Grant Morrison o Gilles Deleuze, son algunos autores que inspiraron al escritor y guionista Daniel Basilio para la creación de Cornelio Gris. Muchos aspectos argumentales y de estilo de la historieta del autor rosarino son referenciables en las obras de estos referentes de la ciencia ficción y la filosofía.

“Hay una crítica de los medios masivos de comunicación, a la manipulación mediática, a las industrias culturales, pero principalmente a la operación del capitalismo de igualación de los signos, que por un lado te ofrece supuestas alternativas o una falsa diversidad, pero en definitiva es todo lo mismo”, explicó Basilio.

“En la primera parte del cómic aparece un Cornelio contracultural, alternativo, como falsa dicotomía al Cornelio hegemónico. Mientras tanto, Cornelio está reunido con magnates con quienes discute y prueba nuevos gustos para el público, porque todo lo que se ofrece cambia la forma justamente para no cambiar el contenido”, agregó el autor.

En cada cuadro o viñeta confluyen tres narrativas complejas que merecen ser observadas en detalle: el texto, con densidad conceptual pero bien dosificada, a cargo del creador del cómic Daniel Basilio, las ilustraciones: con infinitas metáforas visuales a cargo del ilustrador y diseñador gráfico Nacho Marx, y el color, que intensifica los núcleos de acción, e inclusive los estados mentales y subjetivos de los personajes en manos del dibujante Ramiro Pasch.

La miniserie que consta de por lo menos cuatro entregas, fue realizada bajo Licencia Creative Commons. La segunda parte de El ciclo de Cornelio Gris es física, en formato papel, cuya distribución está a cargo de Multiversal y se podrá conseguir en todas las comiquerías de Rosario y en algunas librerías. Lo mismo para el primer volumen del comic.

Más notas relacionadas
Más por Eugenia Arpesella
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

“La obra de arte es un objeto caliente”

El Eslabón aprovechó la visita del autor juninense a Rosario para charlar sobre su obra. T