La provincia rankea segunda entre las que más perderán ingresos por la eliminación del FFS que beneficiaba a estados provinciales y municipios con el 30% de las retenciones a la soja. La medida cosechó rechazos por todos lados.

El gobierno nacional, a través del Ministerio de Hacienda, le hizo un guiño al Fondo Monetario Internacional (FMI) al aplicar un nuevo ajuste. En este caso, las principales víctimas son las provincias y municipios –con Santa Fe y Rosario entre las más perjudicadas– que dejarán de recibir 35.000 millones de pesos entre este mes y diciembre de 2019.

La medida publicada este martes en el Boletín Oficial no para de cosechar repudios desde distintos sectores de la oposición. Para la intendenta Mónica Fein, el gobierno “pretende resolver su descalabro financiero cortando por los más débiles”; según el senador nacional Omar Perotti “es una medida que refleja las exigencias del FMI”; en tanto que para el diputado provincial Germán Bacarella esto “va a empeorar la ya muy difícil situación en ciudades y pueblos santafesinos”; mientras que para el concejal Roberto Sukerman esta decisión “muestra la clara vocación unitaria”, y para sus pares en el Concejo Marina Magnani y Andrés Giménez esto «impacta fuertemente en las economías de las comunas y municipios, ya que estos fondos estaban destinados a obra pública». 

“El gobierno nacional pretende resolver su descalabro financiero cortando por los más débiles. Por DNU, definieron recortarle $240 millones a la ciudad que eran destinados exclusivamente para obras, como las del Policlínico San Martín, el Hospital Carrasco o varios barrios de cloacas”, sostuvo Fein.

Por su parte, el edil justicialista Roberto Sukerman sostuvo que “estamos frente a una medida que muestra la clara vocación unitaria del gobierno nacional”. Además aseguró que “durante el primer gobierno de Fein el Fondo Solidario sostuvo el 52% de la inversión pública municipal”, y al respecto agregó: “Cambiemos nos saca 250 millones del FFS ¿Y nos quieren pagar la deuda que la Nación mantiene con Santa Fe con obras mal hechas como el Monumento”.

El concejal le pidió respuestas “al representante local del PRO Roy López Molina de dónde van a salir los fondos para Rosario”, y añadió: “Con Macri, Argentina ha resignado su soberanía, el gobierno no dicta la política económica, hemos vuelto a depender de las recetas del Fondo y ya conocemos como termina esta historia”.

Los concejales de Unidad Ciudadana Marina Magnani y Andrés Giménez también se sumaron a la ola de críticas desde el Palacio Vasallo. «Esta decisión impacta fuertemente en las economías de las comunas y municipios, ya que estos fondos estaban destinados a obra pública. Rosario y Santa Fe son las ciudades más perjudicadas, ya que el 70 por ciento estaba destinado a ciudades en proporción a sus habitantes y el 30 por ciento restante, se distribuía entre a las comunas”, dijo la presidenta del bloque. «Esto se suma a la quita de ingresos establecida en el pacto fiscal, que ya perjudicaba a nuestra provincia en el mantenimiento del sistema de transporte, salud y educación. Este nuevo recorte impacta de lleno en la obra pública de comunas y municipios, ya muy golpeadas por las medidas económicas del gobierno nacional”, se sumó su compañero de bancada.

Para el senador Perotti, la eliminación del fondo sojero «es lo contrario a lo que hay que hacer», y remarcó que «es una medida que refleja las exigencias del FMI y sin duda es una demostración más que este acuerdo no ayuda. Creo que ese no es el camino». Asimismo, indicó que es «una muy mala señal» que genera «otro golpe a las alicaídas cuentas de los municipios y las provincias», y exhortó a los funcionarios nacionales a «generar un consenso con los argentinos que nos permita otro enfoque».

El legislador insistió en que la decisión tomada es «una muy mala señal para la cadena de valor» ya que «las retenciones que están frenando en ese sector están indicando o induciendo a que haya más exportación de materia prima en lugar de buscar mayor valor agregado».

“Se trata de un nuevo error que va a golpear a la industria y que va a golpear a la mano de obra. Solamente vamos a crecer si incorporamos y si fortalecemos la cadena de transformación de materias primas” concluyó el rafaelino.

En tanto, Bacarella coincidió en que esta iniciativa “es otra vuelta de tuerca del ajuste que se aplica para complacer al FMI, y va a empeorar la ya muy difícil situación que sufren las ciudades y pueblos de nuestra provincia”.

“Desde los municipios y comunas se viene advirtiendo que la crisis se profundiza, que los fondos con que cuentan ya no alcanzan para prestar servicios y pagar salarios; y esta decisión del gobierno de Mauricio Macri no hará más que agravar el panorama desolador que se puede apreciar en todas las regiones santafesinas”, remarcó el diputado provincial del bloque del Frente Justicialista para la Victoria. Y señaló luego que entre enero y junio de este año el gobierno santafesino recibió cerca de 900 millones de pesos provenientes del llamado Fondo Sojero. De ese total, unos 232 millones de pesos se transfirieron de la provincia a municipios y comunas durante el mismo período. “Son muchos los recursos que se quitan, es otro recorte muy brusco”, enfatizó.

“La recesión con inflación, los tarifazos, el desempleo, golpean muy fuerte el poder adquisitivo de los contribuyentes. Entonces cae la recaudación fiscal, tanto de los propios municipios y comunas como del resto de los niveles del Estado. Y esto es porque el gobierno nacional sigue haciendo lo que le piden los grupos financieros y el FMI, a quienes les cuida sus intereses. El problema es que nadie cuida a la gente, nadie cuida a los vecinos y vecinas que ven deteriorarse todos los días su calidad de vida. Incluso el gobernador de nuestra provincia parece mirar para otro lado. Tendría que defender a los santafesinos, no avalar el ajuste”, sostuvo el legislador santafesino.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Caso Franco Casco: fuerte repudio a la consigna de los policías que son juzgados

Organismos de Derechos Humanos rechazaron enérgicamente la frase “30 mil razones para no v