Milagros Larisa (14) y Alan Nicolás Sánchez (11), los dos hermanitos de la comunidad Qom –de avenida de la Travesía y Juan José Paso– continúan desaparecidos y ya llevan casi tres semanas sin que se conozca su paradero, luego de que a fines de agosto escaparan del centro asistencial “Mi Lugar”, de Villa Constitución, al que habían llegado el 26 de junio por intervención de la Subsecretaría de Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia con el propósito de protegerlos de una situación de riesgo. Esa dependencia había decidido la separación de su hogar de esos chicos y de otros tres hermanos, Jackeline (6), Florencia (5) y Merlín (4).

Como ya había informado en su edición de la semana pasada el eslabón, Gisela, la madre, desconocía dónde habían alojado a sus hijos; se enteró de la desaparición de los dos mayores de manera casual por una asistente social –entonces, supo que estaban en Villa Constitución–; y recién pudo conocer el destino de los tres más chicos el pasado lunes 10 de setiembre. Ese día, funcionarios de la Subsecretaría de Niñez la pasaron a buscar por su casa y la trasladaron a un centro residencial de la ciudad de Elortondo –no le permitieron ir acompañada por los voluntarios que la asisten–, donde estaban alojados los pibes. Allí, sólo pudo conversar con Jackeline, la mayor de los tres, porque –según le dijeron– al ser consultados los otros dos decidieron no verla. Todo ello consta en una suerte de acta manuscrita que también firmó la madre.

Según refiere Fabio Gentilli, quien es secretario de Acción Social del PJ rosarino e integra un grupo de voluntarios promotores de derechos que acompaña a Gisela, la mamá dijo haber visto desmejorada a la niña y contó que a la chica le dijo: “Todos los días viene gente y me quieren adoptar”.

La situación hizo que Gisela hiciera otra denuncia. La semana pasada lo había hecho por la desaparición de Milagros y Alan; y el martes 15 hizo una presentación el Centro Territorial de Denuncia de calle Montevideo al 1900 para acusar a la Subsecretaría provincial por “no “proteger y asistir” a sus hijos que “hoy están desaparecidos y desamparados”. El acta lleva la firma de Milagros Balsona, como responsable de esa dependencia del Ministerio de Seguridad provincial.

Dar a luz entre la angustia y la incertidumbre

Centro «Mi lugar» de donde se escaparon los niños.

Luego de pasar por el Centro Territorial de Denuncias, Gisela fue a la Maternidad Martin, donde tenía prevista una consulta previa a su cesárea, programada para el 18 de setiembre. Sin embargo, los profesionales que la atendieron decidieron que se quedara –le había subido la presión– y por la tarde dio a luz a su hijo Santino.

Según contó Gentilli, el chico permanecía internado en la sala de Neonatología de ese centro de salud, lo que suma otra preocupación a esta mujer. “Ella no sabe nada de sus dos hijos”, agregó el militante, quien considera que “no se ha avanzado en la búsqueda” y entiende que “no hay demasiado interés en encontrarlos”. Luego, reflexiona sobre la gravedad de los hechos: “Resulta que el Estado provincial debería priorizar la integridad de los chicos, se le escapan, no informa en su momento y hace ya casi 20 días que no se sabe dónde están los chicos”. 

Vale recordar que Gisela asegura haberse enterado de la desaparición de Milagros y de Alan a través de una trabajadora social el 31 de agosto último, cuando se realizaba un control prenatal en el centro de salud de su barrio. Según le dijeron, los chicos habían escapado una semana antes. Recién el 3 de agosto, la Subsecretaría de Niñez confirmó la noticia, se le tomó la denuncia a Gisela y se oficializó la búsqueda, que a la fecha no ha dado el resultado esperado.

Pedido de informes

Milagros y Alan sigue desaparecidos

Además de la preocupación por el paradero de Milagros y Alan –cuya decisión originaria de separarlos de la familia no ha sido objeto de cuestión por parte de los voluntarios que trabajan en el barrio–, lo sucedido abre interrogantes sobre el desempeño de la Subsecretaría de Niñez, en tanto órgano del gobierno provincial abocado a garantizar derechos y proteger a los más vulnerados, y deja dudas sobre las instituciones en que delega su cuidado, más allá de que en este caso se cuestione a “Mi Lugar”, la institución que conduce el pastor Fernando Amorós. Y más allá que desde la dependencia provincial se ha esgrimido el despliegue de los protocolos para casos de esa naturaleza, lo cierto es que ya van casi tres semanas sin novedades de los pibes.

De ahí que en el ámbito legislativo han surgido presentaciones, en buena medida también motivadas por la difusión periodística que tuvo el caso de los chicos Qom. Así, la diputada provincial Silvia Augsburger (Igualdad y Participación) presentó un pedido de informes al Ejecutivo provincial no solo por las circunstancias en que se produjo la fuga de los chicos sino también por las tareas realizadas para su búsqueda, los protocolos que se aplicaron en el caso, el convenio firmado con el lugar en que estaban alojados los chicos y también sobre ese centro, pidió que confirmara si era el mismo en el que en junio pasado ya se habían escapado otros menores, que regresaron a Rosario por sus propios medios.

En el mismo sentido se pronunció la legisladora Silvia Simoncini (Frente Justicialista para la Victoria-PJ), quien además de solicitar informe sobre el caso de Milagros y de Alan, también quiere conocer el detalle de los lugares que dispone la Subsecretaría de Niñez para alojar menores y las condiciones exigidas a los mismos. “Todo lo sucedido resulta absoluta y exclusivamente responsabilidad de la Subsecretaría de Derechos de Niñez, Adolescencia y Familia, del Estado provincial que no puede, no logra o no sabe abordar estas problemáticas con el compromiso, la eficiencia y la solvencia que brinde a los niños, niñas y adolescentes, a sus madres, a sus familias las oportunidades para salir de la crisis, de la violencia, del sometimiento y del sufrimiento”, expresó la legisladora, quien además avaló el proyecto de su compañera de bloque Patricia Chialvo, que propicia la declaración de emergencia del Sistema de Promoción y Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes por el término de dos años en el ámbito de la provincia; lo que incluiría la creación de Consejo Provincial abocado a esa problemática.

Pedido de colaboración

Con el propósito de contribuir al hallazgo de los dos chicos de la comunidad Qom, se ha difundido el siguiente comunicado: “Se solicita la colaboración de la población para dar con el paradero de Milagros Larisa Sánchez de 14 años y Alan Nicolás Sánchez de 11 años, quienes se retiraron sin autorización del Centro Residencial “Mi Lugar” el pasado 24/08/18. Cualquier dato que sirviese para dar con su paradero comunicarse a la Dirección de Niñez 4721863/67 interno 208 de 7 a 19 o la Fiscalía Regional Segunda Circunscripción 3412526363 o dirigirse a la comisaría más cercana”.

Más notas relacionadas
Más por José Osvaldo Dalonso
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Para despegar del subsuelo

Avanza el proyecto por un salario básico universal a trabajadores de bajos ingresos, para