El cuarteto, que presenta Inmaggin a través de Discos del Saladillo, propone climas sonoros espaciales, terrestres y bailables erigidos desde sintetizadores y en combinación con instrumentos analógicos. Y cuestionan: “¿Hasta cuándo vas a estar sin reaccionar?”

El proyecto lleva cinco años y dos discos publicados, el EP Kif Kroker, de 2016, y el reciente y atractivo Inmaggin. Versátil y experimental, este grupo que cultiva la amistad y la camaradería está en constante movimiento.

El viernes 28 de septiembre en Empleados de Comercio, compartirá escenario con otros dos exponentes del sello Discos del Saladillo: Conecticud, y los emblemáticos Aguas Tónicas.

Todo fluye y todo se trasforma en los dispositivos del grupo que encabeza Marcos Mosca (sintetizadores, guitarra y voz), en sociedad con Franco Varesi (batería), Franco Carbonari (bajo), y Bernardo Herrera (Sinte). El nombre del proyecto y del grupo –inspirado en un personaje de la serie Futurama: Kif Kroker, un viejecito de aspecto alienígena que aparece por primera vez en el capítulo 4– mutó con el tiempo a Kik 4 Kroker, ya que todo había nacido como un trío musical sin guitarras: sintetizador, bajo y batería, y con el tiempo la formación se convirtió en cuarteto.

El último en incorporarse, el baterista Franco Varesi, cuenta luego de un ensayo, en una charla con este periódico, su incursión en la banda: “Fue a través de un amigo en común que tenemos con Franco, el bajista, en una conversación muy informal en la puerta del museo Castagnino. Me comentó que necesitaban un percusionista y así medio de prepo llegué a un ensayo, casi sin nada, me dieron un cajón peruano y ahí me quedé. Antes, los había visto como espectador y eran más electrónicos, no tenían ni batería ni percusión, faltaba como esa tracción a sangre”.

Bernardo Herrera comenzó en la banda un poco como sonidista. Después fue baterista y cuando entró Varesi le cedió este último rol y comenzó a tocar el sintetizador. Herrera fue quien grabó, editó y mezcló el último material discográfico, en un lapso que se llevó a cabo entre marzo de 2017 y julio de 2018: “Inmaggin tuvo un proceso bastante largo, con cambios mediantes, entonces el que grabó en el disco no es el que termina tocando en vivo, y eso ha sido un poco la temática por ahí de la banda, usar el estudio para experimentar, como un instrumento más. Y en el vivo, ofrecer algo distinto. Eso es un poco la dinámica natural de la banda, que vaya mutando sobre la marcha. Yo noto que el resultado final del disco es como muy sólido, teniendo en cuenta la cantidad de cosas que pasamos”.

Marcos Mosca, el mentor de esta empresa artística y autogestiva, y un constructor de líricas, las considera “en algún punto provocativas”. “Son protestantes digo yo, bastante comprometidas socialmente, más de lo que parece, ya que uno a veces disfraza sin saber por qué lo hace. A veces parece que ser directo en las letras dificulta cierta recepción del público. Uno en un punto dice las cosas disfrazadas y después con el tiempo las escucha mil veces y esta bueno, pero podrían ser más directas”, reflexiona.

Kif 4 Kroker intenta sacudir al oyente o al espectador en las tablas, en los escenarios, como en Wild, el tema que abre su último disco, que interpela con un pulso afiebrado: “¿Quieres divertirte? ¿Quieres venir? Sabes divertirte, si sabes venir. Todo por amor, el infierno colapso, cuento chino y al revés, ¿te mueves sin saber?”.

“Busco que la gente reaccione con las letras –admite Mosca– y muchas veces uno lo hace porque quiere hacer lo mismo, y no sabe cómo. Yo con las letras busco que vos pienses un poco, que actúes, que te despiertes, y a la vez lo que yo me planteo todo el tiempo: antes de salir, despertá”. Y repasa otra idea: “¿Hasta cuándo vas a estar sin reaccionar, dejando que la vida pase sin luchar por las cosas que te hacen feliz?”.

Vivos
El bajista Franco Carbonari, según relata en un relax luego del ensayo, aprendió a tocar el bajo puertas adentro y a medida que se fue construyendo el último disco.

“El nerviosismo es inevitable. Después hay mucho entusiasmo en cuanto al show en vivo, en lo que puede generar. Hay algo que funciona, que nos gusta, que se disfruta. Uno cree un poco en lo que hace, entonces me surge decir: «Vení que está bueno, te va a gustar»”.

Ante la pregunta de ¿por qué lo hacen?, surge tal vez algo menos pretencioso: “La distracción”, dispara Franco, el baterista. “Es como un sueño, ya no una utopía, porque esté cerca”, retruca Bernardo. Y Marcos se despliega: “Sí, empieza como un hobby, pero a medida que va pasando el tiempo y te vas encontrando con nuevos caminos, en los que sin querer te vas perfeccionando en cosas y cada vez te interesa más, el hobby se va transformando en una búsqueda. Después habrá que ver si se da o no se da, pero la búsqueda está. Yo creo que hay dos cosas que no podés perder: una es la amistad; y la otra, el tema de disfrutar lo que hacemos. Si perdés algo de eso…”.

Más notas relacionadas
Más por Juan Pablo de la Vega
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Kif4Kroker+Puesto en marte

El sábado 9 de febrero a las 21, en la Cúpula de Plataforma Lavardén (Mendoza 1085), banda