Según la última encuesta de Ibope, el ultraderechista Jair Bolsonaro tiene el 59 por ciento de intenciones de voto para la segunda vuelta del 28 de octubre, contra el 41 por ciento de Fernando Haddad. El ex militar llamó a Macri y elogió a Piñera.

La antipolítica, el odio, la violencia y las mentiras (noticias falsas reiteradas cientos de miles de veces por medios de comunicación y redes sociales) caracterizan los últimos días de campaña con vistas a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil.

El candidato ultaderechista, Jair Bolsonaro, sigue como favorito con una ventaja de 17 puntos sobre el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, que está luchando por reducir esa brecha, que sigue siendo la misma de la primera vuelta electoral, al menos según indican los últimos sondeos de opinión.

Bolsonaro se comunicó con el presidente argentino Mauricio Macri, envió un mensaje de admiración al presidente de Chile, Sebastián Piñera y, para dejar todavía más claro su alineamiento internacional bien a la derecha, señaló que seguirá a pie juntilla los dictados imperiales de EEUU y de su eterno aliado Israel.

La sistemática práctica de la apología de los crímenes más aberrantes por parte de Bolsonaro no resultó gratuita para la sociedad de Brasil. Su violencia se volcó a las calles y se produjeron decenas de crímenes de odio con componentes homofóbicos, misóginos y racistas.

Según un informe elaborado por la Agencia Pública, un sitio independiente de periodismo investigativo, en lo que va de octubre se perpetraron 71 atentados, y 50 fueron cometidos por partidarios de Bolsonaro.

Moa do Katendê, un maestro de capoeira y seguidor del Partido de los Trabajadores (PT) fue asesinado a puñaladas durante una discusión con un seguidor de Bolsonaro. La policía arrestó al agresor, quien confesó que el asesinato obedeció a motivos políticos.

Una periodista de 40 años fue agredida y amenazada con ser violada en el estado nordestino de Pernambuco. La trabajadora fue además amenazada de muerte por su profesión. Dos hombres (uno de los cuales llevaba una camisa negra con el rostro del candidato ultraderechista) la detuvieron y la inmovilizaron poniéndole un cuchillo en el cuello mientras decían: “Cuando el comandante (Bolsonaro) gane la elección, la prensa va a morir”. Además, según la mujer, amenazaban con violarla y descuartizarla.

El miércoles 10 de octubre, Julyanna Barbosa, una mujer transgénero fue agredida en Nova Iguaçu, en el área metropolitana de Río de Janeiro, después de contestar a un grupo de vendedores ambulantes que profirieron insultos homofóbicos. “Bolsonaro va a ganar y va a acabar con los desviados. Esa gente basura tiene que morir”, asegura que le dijeron.

El lunes 8 de octubre, una joven de 19 años regresaba a su casa en Porto Alegre. Llevaba una mochila con dos stickers: uno con la bandera LGBT y otro con el lema “Ele Não” (Él No), la consigna contra las ideas homofóbicas y racistas de Bolsonaro. Tres hombres la atacaron físicamente, le gritaron insultos homofóbicos y le grabaron con un punzón una esvástica en el abdomen.

Amnistía Internacional (AI) instó a las autoridades brasileñas a dar una respuesta adecuada frente al creciente número de episodios violentos. “Amnistía Internacional ve con preocupación el aumento de episodios de violencia durante el período electoral relatados en diferentes ciudades de Brasil tanto por la prensa como por redes sociales y portales creados para recolectar informaciones de violencia en el contexto electoral”, aseguró la organización en un comunicado.

La organización instó en su nota a las autoridades brasileñas a actuar con celeridad “para garantizar que los casos de ataques y agresiones en el contexto electoral sean investigados de forma rápida, independiente e imparcial, y que los responsables sean llevados a la Justicia”.

Catarata de noticias falsas

El Tribunal Superior Electoral de Brasil ordenó a Bolsonaro que retire los videos conocidos como el “kit gay” en los que el ultaderechista denuncia una supuesta promoción de la homosexualidad durante la gestión petista.

Los seis videos que deberán ser removidos fueron publicados por Bolsonaro en sus redes sociales y refieren al plan de educación sexual durante la administración de Fernando Haddad como ministro de Educación (2005-2012). “Genera desinformación en el período electoral, con perjuicio al debate político”, consideró la Justicia con relación al material que forma parte de una verdadera avalancha de noticias falsas (conocidas por su denominación en inglés: “fake news”) que están siendo muy utilizadas en Brasil, especialmente en las redes sociales, para desprestigiar al candidato del PT.

Según la fantasiosa y mal intencionada construcción discursiva de Bolsonaro, el material didáctico estimula precozmente a los niños a interesarse por la sexualidad. “Es una puerta abierta a la pedofilia”, señala Bolsonaro en el video entre otras cosas.

Es tal la cantidad de noticias falsas que la titular del Tribunal Superior Electoral, la jueza Rosa Weber, convocó a una reunión para buscar terminar con esta práctica. En este marco, citó a dialogar a los representantes de ambos candidatos. Pero la reunión no permite ser optimistas en cuanto al fin de esta práctica. De hecho, fracasó la idea de formar una comisión especial para combatir las noticias falsas. “Posiblemente estas elecciones serán estudiadas en el futuro como un caso de dominio de las fake news, tal vez sea un caso más extremo que las elecciones de 2016 en Estados Unidos”, afirmó el comentarista político, Kennedy Alentar, citado en Ansa Latina.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
Más en 

Dejá un comentario

Sugerencia

El gobierno, las provincias y los consumidores garantizarán el control de precios

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, se reunió con representantes provinci