«¿Maestro pueblo o maestro gendarme?»  es el título de un valorado libro escrito por la educadora María Teresa Nidelcoff y publicado en 1974 por la Colección Praxis de Editorial Vigil. La obra se replicó entre las y los docentes que aspiraban a una educación comprometida con la realidad de su tiempo. El título y contenido de ese libro se multiplicó en cientos de producciones pedagógicas que se valieron de esa pregunta para abrir nuevos debates. Así pasa con el documental que se presenta esta tarde y que hace eje en la memoria y la educación. El guión y dirección de «¿Maestr@ pueblo ó Maestro Gendarme?» es de la profesora Mónica Evangelisti; el trabajo audiovisual fue realizado en el marco del taller de cine de la Universidad Para Adultos Mayores de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), con la colaboración de docentes, estudiantes y diferentes organizaciones. Presentado este viernes a las 19, en Pichincha 117, en el Centro Cultural Barbarie de Nuevo Encuentro, el documental también puede mirarse en esta entrada.

La invitación a la presentación fue dirigida principalmente a docentes y estudiantes, a los cuales se les propuso que luego del documental (dura 22 minutos) haya un debate «La memoria y la educación: otra forma de aprender», con integrantes de la APDH, delegadas y delegados de centros de estudiantes, referentes de las agrupaciones docentes La Margarito Tereré y Trabajadores de la Educación.  

En su libro, Nidelcoff define tres tipos de maestros. Uno que se sostiene que todo está muy bien como está y “actúan conscientemente como representantes del actual régimen social, asumen la responsabilidad de incorporar a los alumnos a dicho régimen, adaptándolos al sistema de vida y a los valores que éste propugna”.  Son los que llama “maestros gendarmes”, en tanto desde “sus tareas vigilan las fronteras, pero en este caso se trata de las fronteras de clase en nuestra sociedad”.

Otros –la autora dice que son la mayoría–  se definen como “maestros” a secas, “maestros maestros”.  Y afirman que “la escuela es la escuela y la política es la política”.

Hay una tercera opción que Nidelcoff define como “maestro pueblo”: “No cree que su misión sea difundir en el pueblo los valores del opresor, sino que, por el contrario, cree que el sentido de su trabajo es ayudar al pueblo a descubrirse, a expresarse, a liberarse”.

Esos perfiles de educadores son tomados en el guión del documental, paro promover la discusión sobre qué se hace con la memoria en la escuela.

La profesora Mónica Evangelisti repasa para Redacción Rosario que el video documental fue realizado por un grupo de trabajo integrado por docentes jubiladas, en actividad, alumnos y ex alumnos: «Trabajamos en colaboración con diferentes escuelas que desarrollan muy bien el tema de la memoria». “El tema surgió ante el negacionismo de este gobierno, el retroceso en las políticas de derechos humanos y para pensar qué hacer desde las escuelas”, destaca la educadora.

A la producción audiovisual la pensaron como “una herramienta que documente la lucha, la protesta social, ese dolor país que hubo todo el año pasado y sigue estando”.  La intención es poder documentar esa lucha. El nombre no fue azaroso, se tomó del libro de Nidelcoff porque el planteo hecho en ese trabajo bibliográfico histórico “sigue teniendo vigencia”. “Marca la necesidad de la presencia de un docente comprometido con la realidad”. La directora  explica que este trabajo está pensado para ser compartido con estudiantes y docentes, como un aporte “a la batalla cultural” indispensable de abordar en las aulas.

El documental fue supervisado por el profesor Nicolás Valentini en el marco del taller de cine de la Upam. Se puede ver por Youtube (La Porfiada Memoria: ¿Maestr@ pueblo o maestro gendarme?), pero como bien expresa la profesora Mónica Evangelisti es una invitación para encontrarse, debatir y hacer memoria.

 

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Viva el mexicano, cabrones: agónico triunfo Canaya con gol de Dupuy

A cinco del final, Luca Martínez Dupuy –que había ingresado en el primer tiempo por el les