Una mujer francesa, que vive en Barcelona, se instala en Rosario durante un tiempo y cuando llega el momento de emprender su regreso, decide posponerlo y hacer un pequeño desvío. Pasará unos días en la casona deshabitada de un amigo, a la orilla del río Uruguay, en la ciudad de Colón, Entre Ríos. En ese viaje, que la protagonista tomó en un arrebato, deberá superar un estado de indecisión, definir un rumbo. Como si sonara de fondo la canción de los Clash “quiero saberlo hoy /si me quedo o me voy”, la narradora y protagonista no resuelve irse ni quedarse. Por el contrario, se sustrae, se repliega y recalcula, como una brújula que tiembla, al otro lado del puente Rosario-Victoria.

Más o menos así se abreva en una sinopsis Cinco días en Colón, la nouvelle de autoficción de la artista plástica, música y escritora Pauline Fondevila, que la editorial rosarina Iván Rosado publicó a mediados de 2018. Con un libro de Jean Philippe Toussaint, Fuir (en castellano “huir”) una libreta y cigarrillos, la protagonista de esta novela se perderá por las calles de Colón, bailará cumbia en una plaza con Los Palmeras por lo alto y se mezclará en la composición del paisaje ribereño.

El texto, que no supera las 50 páginas, es breve, profundo y ligero al mismo tiempo, e indaga con mucha frescura temas que hacen eco en la madurez: la soledad, el destino, la búsqueda del propio deseo, un punto de partida, un nuevo comienzo.  Como el suelo entrerriano, ondulante y sinuoso, el relato avanzará entre la intriga, el encuentro con lo inesperado, como el amor y la amistad, los caprichosos juegos del azar (o el destino disfrazado, como refiere Agustín González en la contratapa) y en la pendiente sutil, los miedos y la extrañeza ante la propia existencia cuando se la deja ser.

Además, la autora proyectará la mirada extrañada de alguien lejano, ajeno, pero deseante sobre el nuevo territorio. Una auténtica inmigrante, como se describió recientemente Fondevila en una entrevista publicada en La Capital, a propósito del lanzamiento de esta novela. “Había visto fotos de los glaciares patagónicos, de las cataratas del Iguazú, de la cordillera de los Andes, y escuchado más de una vez la famosa frase «en Argentina tenemos de todo». Sin embargo, el perímetro geográfico en el cual me había movido era desesperadamente uniforme y en mi mente la imagen de este país se había construido como una llanura austera e infinita. Ahora, las tímidas colinas de Entre Ríos me recordaban la variedad de paisajes del mundo entero”, escribe la autora, en Cinco días en Colón.

Pauline nació en 1972 en Le Havre, Francia, vivió en Barcelona, y desde 2007 reside en Rosario, ciudad a la que una vez llegó sin haber escuchado jamás hablar de ella. Arribó con una beca para un proyecto artístico, cuyo registro fue premiado en un Salón del Museo Castagnino e integra hoy su colección. Se enamoró del río y tuvo un hijo (su ancla), al que le dedicó el libro. Cinco días en Colón es su segunda novela, después de Una Casa y un tambor, también publicada a través del sello Iván Rosado, en 2015.

Más notas relacionadas
  • Huelga gatuna

    Una población amaneció sin gatos. Estaban todos reunidos en asamblea definiendo una serie
  • Dibujo de Josefina Preumayr para el libro "Gato enojado no caza ratones" de Laura Vilche

    Libros Silvestres salen a la calle con El Eslabón

    La editorial de literatura infantil y juvenil que dirige Carolina Musa, lanza la serie Tar
  • Vencedora de mil batallas

    Viviana Della Siega integró las filas de la Juventud Peronista en los ‘70 y sobrevivió a l
Más por Eugenia Arpesella
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

Libros Silvestres salen a la calle con El Eslabón

La editorial de literatura infantil y juvenil que dirige Carolina Musa, lanza la serie Tar