Aunque el gobierno de Mauricio Macri asegura que se trata de un proyecto para combatir desastres naturales, su millonario costo fue financiado por estructuras vinculadas al Pentágono. Preocupación de los habitantes.

La construcción de instalaciones a la vera de una ruta en la provincia de Neuquén, supuestamente destinadas a la contingencia de catástrofes naturales, preocupa a los vecinos de la zona, quienes sospechan que el proyecto resulte ser en realidad un complejo militar estadounidense.

La iniciativa fue acordada por el Gobierno local en 2012, pero solamente se hizo de conocimiento público este año, según informó La Mañana Neuquén. Por el momento, las protestas realizadas por militantes lograron paralizar las obras pero, aseguran las autoridades, estas se completarán el año que viene sea como sea.

El proyecto involucra un terreno de 15.000 metros cuadrados donde las autoridades argentinas y la embajada de EEUU ya habían comenzado a edificar una estructura, de la cual en este momento solamente quedan algunos postes y cimientos. El director de Defensa Civil de Neuquén, Martín Giusti, señaló: “Lamentablemente, nos robaron el alambrado perimetral y quedó así como se ve ahora”.

En mayo pasado, una comitiva yanqui, a bordo de un avión oficial del gobierno de EEUU arribó a Neuquén. Eran los técnicos que tendrán a su cargo la instalación de la millonaria base donada por Washington bajo la figura de ayuda humanitaria, pero que tiene todas las características de un área militar norteamericana. Ese mismo mes, el gobernador Omar Gutiérrez viajó a Houston, en Texas, donde mantuvo reuniones con diversas compañías petroleras.

El año pasado –según publicó el diario Río Negro– “el entonces embajador interino de Estados Unidos en Argentina, Tom Cooney, recorrió Neuquén y ratificó las obras que desde el Comando Sur se están realizando, a la vez que destacó las importantes inversiones que empresas norteamericanas como Chevron y Exxon Mobil realizan en los yacimientos hidrocarburíferos de Vaca Muerta.

La especulación de quienes resisten la instalación de la base es que el Comando Sur quiere tener una fuerza de despliegue rápido para proteger las inversiones yanquis en la región.

Rechazo de fuerzas políticas

La Multisectorial por la Soberanía Territorial y el Frente Neuquino (FN), entre otras fuerzas políticas, rechazan la instalación de la base norteamericana. Los diputados del bloque del FN presentaron en mayo en la Legislatura un proyecto de ley por el cual se prohíbe la instalación de bases militares, científicas o de cualquier tipo pertenecientes o vinculadas al gobierno de Estados Unidos, en cualquier punto de la provincia.

Marcela Escobar, vocera del movimiento de la Multisectorial por la Soberanía Territorial planteó: “Es un no rotundo, y por supuesto que nos tenemos que hacer cargo. Hemos sido nosotros, los manifestantes, quienes rompimos todo esto”. Y agregó: “Es porque no lo queremos permitir avanzar. En caso de que se vuelva a intentar construir, lo vamos a volver a hacer, por supuesto”.

Tanto las autoridades provinciales como las nacionales insisten en que el único propósito del edificio será utilizarlo a modo de depósito y oficinas de Defensa Civil para combatir eventuales catástrofes naturales.

Pero lo que provocó la alarma entre los opositores al proyecto, cuyo costo asciende a dos millones de dólares, es el hecho de que el mismo fuese financiado por el Comando Sur, el organismo militar del Pentágono orientado a Latinoamérica y el Caribe. Según su página web, parte de su misión consiste en “apoyar los objetivos de seguridad nacional de EEUU” en la región.

En su cuenta de twitter, Mariano Mansilla, integrante del Frente Neuquino, publicó: “Plantamos bandera para decirle no a la base de EEUU en Neuquén”, y agregó: “El Frente Neuquino encabezó un acto patriótico en el predio donde el Gobierno pretende instalar la base «Humanitaria» de EEUU”.

La provincia posee la segunda reserva de gas no convencional del mundo y la cuarta de petróleo no convencional, y para quienes desconfían de las buenas intenciones del Pentágono, el yacimiento de Vaca Muerta sería el verdadero objetivo de esta donación.

Mientras, los miembros de la comunidad mapuche local, que está en conflicto permanente con las autoridades por el reclamo de sus tierras ancestrales, considera que la concreción de este proyecto implicaría un peligro y una cesión de soberanía.

Las fuerzas políticas locales describieron en forma contundente la situación: “En el epicentro de Vaca Muerta, Estados Unidos y sus aliados tienen importantes inversiones. Las firmas con mayor participación en la aventura de los no convencionales son Pan American Energy, una subsidiaria de la British Petroleum; Total, la firma de capitales franceses y la Shell, que cuenta con el sello real de la Corona Holandesa. Mientras que Chevron, Halliburton y otras, representan los intereses norteamericanos en distintas etapas de la actividad”.

Asimismo, advirtieron: “Estas potencias son aliadas en el escenario internacional; no están dispuestas a dejar libradas a su suerte estas inversiones y harán todo lo necesario para proteger sus intereses. La pregunta es: ¿qué hacemos nosotros frente a esta embestida de las potencias extranjeras en nuestro suelo neuquino?”. Y remataron: “En defensa de nuestra patria, de nuestra democracia, plantamos bandera contra la base estadounidense”.

Fuentes: RT | Río Negro | La Mañana Neuquén

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Viva el mexicano, cabrones: agónico triunfo Canaya con gol de Dupuy

A cinco del final, Luca Martínez Dupuy –que había ingresado en el primer tiempo por el les