Para conmemorar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, niños y niñas de un centro educativo terapéutico de Junín diseñaron las estampas que lucieron los jugadores de Sarmiento en sus camisetas en la fecha pasada.

La indumentaria que Sarmiento de Junín usó el pasado martes en el triunfo ante Santamarina en Tandil, que lo mantuvo en la cima del campeonato de la B Nacional, sirvió de homenaje en el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, proclamado en 1992 por la Asamblea General de Naciones Unidas e incorporado a la legislación Argentina en el año 2000: los chicos del Centro Educativo Terapéutico “Instituto Renacer” de aquella localidad bonaerense, capitaneados por su profe de teatro, Ramiro Noirat, fueron los autores del diseño de los números que los futbolistas portaron en la espalda, más un logo en el frente elaborado por una alumna ciega. “Por suerte, la movida tuvo mucha repercusión en los medios, redes sociales, con mensajes muy lindos. Creemos que de esto se tiene que tratar el deporte: de inclusión, de ser felices”, destaca el impulsor del proyecto y socio del Verde en diálogo con el eslabón. “Buscamos promover la igualdad y aceptar las diferencias, porque todas las personas tienen los mismos derechos, ilusiones y esperanzas, siendo felices respetándonos entre todos, sin importar las dificultades que la vida nos ponga enfrente”, subraya.

Inspirado en una movida similar que ya realizaron Estudiantes y Vélez, entre otros clubes, Noirat decidió que era una linda manera de unir sus dos pasiones. “Se acercaba el 3 de diciembre, que es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, y en un recreo se me ocurrió ponerlos a crear distintos estilos de tipografías”, cuenta el actor que vivió varios años en Rosario. “Nos sentamos con una hoja A4 y arrancamos a dibujar. Buscamos generar conciencia y cruzar dos instituciones, porque yo soy fanático de Sarmiento, por lo que significó un orgullo que el club sirva como canal a la sociedad con el mensaje de que lo importante es ser felices, seamos como seamos, con todo lo que la vida nos ponga al frente”.

El paso siguiente fue presentar la propuesta en la institución que tiene el estadio con el más lindo de los nombres del fútbol argentino: Eva Perón. “Mandamos una carta formal al club contándoles el proyecto y en seguida fue aprobado”, remarca con orgullo Ramiro.

Los más privilegiados

Los chicos del grupo C del turno mañana del Instituto Renacer se cargaron el equipo (de camisetas verdes) al hombro, y le pusieron su sello particular diseñando los números a las casacas con las que conjunto juninense defendió la punta de la segunda categoría del fútbol argentino. “Cuando estábamos haciendo los números, una alumna no vidente me pregunta: «¿Cómo me salió el 4?», levantando una hoja en la que había trazado un montón de rayas de colores. Eso me hizo pensar en cómo incluirla, porque de eso se trata todo esto, de inclusión”, rememora el docente, y detalla. “Ahí se me ocurrió hacer un logo y ponerlo adelante en la camiseta, en el centro del pecho, con el intento de 4 que había hecho la alumna. Lo que hice fue remarcar con fibra arriba del dibujo, para que tenga más espesor. Eso hicimos también con los números, pero respetando lo que hicieron los chicos tal cual. No fue redibujado ni nada”.

Foto: Gustavo Zapata

El logo en cuestión es un círculo que recuerda que el 3 de diciembre es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, con una leyenda en el centro que reza: “Iguales pero diferentes”.

Noirat cuenta que con la idea, los pibes y pibas “se pusieron chochos, no lo podían creer, no entendían nada”. Y como dato no menor, agrega: “Hay varios que encima son fanáticos de Sarmiento, van a todos los partidos e incluso viajan cuando el Verde juega afuera”.

“El laburo que hicimos fue muy ameno, porque fue en medio de una ronda de mates, charla. Cuando les mostré las fotos de las camisetas a los chicos se pusieron como locos, así que en la cena de fin de año nos acercaron una camiseta para ellos”, celebra el profe de teatro que ahora sube la apuesta y va por el reconocimiento de los futbolistas: “Nos llegaron mensajes de los propios jugadores, estaban muy contentos. Ojalá alguno pueda pasar a visitar a los chicos por la mañana”.

Antes de despedirse, Ramiro se lamenta: “Si el partido hubiera sido en Junín, los chicos hubiesen podido ingresar a la cancha, pero lamentablemente fue de visitante, en Tandil. Además era el último partido del año y no daba para estirar la movida para principios del año que viene, cuando volvamos a jugar de local, porque ya iba a quedar re lejos el 3 de diciembre”.

Como frutilla del postre, Sarmiento ganó 1 a 0 –con los números en la espalda diseñados por los pibes –, se mantuvo como único líder del campeonato de la B Nacional y sueña con volver a Primera.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Rechazo generalizado a la nueva oferta de la Provincia

Amsafé volvió a desaprobar la propuesta salarial del gobierno, que ahora ofertó un 10%, má