La humedad que precede a la tormenta eleva el calor estival e impone su ritmo a la gente, que anda a paso cansino, que llega de a poco, sin apuro, a Buenos Aires y 25 de Mayo. No hay mucho movimiento en la calle. La convocatoria estaba fijada para las 10, pero a esa hora sólo unas pibas con el pañuelo verde atado a la mochila arriban al punto señalado y se sientan sobre el césped, a la sombra, cerca de las vías, por donde no pasará ningún tren. Llevará unos cincuenta minutos cambiar la fisonomía del lugar, pero alrededor de las 11 la esquina tendrá otro color, sonido y temperatura. Con banderas, bombos y redoblantes, una multitud recorrerá diez cuadras, hasta el municipio, para entregar un documento que denuncia la dura situación que atraviesan trabajadores en general y sectores productivos en particular. “Casilda, 24 de enero de 2019. Basta Macri”, arranca el texto.

En marcha

La convocatoria fue lanzada por la Intersindical de Casilda, en la que confluyen gremios como la Unión Obrera Metalúrgica (uno de los sectores más golpeados por la política económica nacional), ATE, Amsafé, Coad, Gastronómicos y Municipales. Y por la Multisectorial local, integrada entre otros por Fuerza Popular Casildense, Frente Ciudadano Casildense, Mística Casilda, Frente Renovador Casilda, Casa de la Mujer Libre, Alde Veterinarias y el Movimiento de Unidad Secundaria (Mus). Todos esos espacios se hicieron presentes en la manifestación.

Las organizaciones convocantes enmarcaron la movida en las protestas contra los tarifazos que se vienen sucediendo desde principios de año en todo el país, que la semana pasada tuvo a Rosario como epicentro y ésta a la ciudad de Mendoza, donde la manifestaciones fueron tan masivas como invisibilizadas por los medios porteños.

La crisis a la que son llevados los sectores productivos por el modelo económico impulsado por Cambiemos –en sintonía con las exigencias del FMI–, a lo que debe sumarse en el norte provincial el agravante de la inundaciones, también generaron importantes manifestaciones en Reconquista y Venado Tuerto, por mencionar otras dos ciudades santafesinas que hicieron oír su bronca este jueves.

La movilización casildense tuvo singularidades que llamarían la atención de militantes rosarinos o porteños. Mientras circulaba por el bulevar 25 de mayo, rumbo a la Plaza de los Mástiles, la multitud era aplaudida por comerciantes asomados a la puerta de su local. Desde la manifestación, alguien devolvía el saludo, con nombre, apodo o apellido, y en más de una ocasión alguien se desenganchaba, se quedaba charlando un rato y luego retomaban la marcha.

Al frente de la muchedumbre, desde un sonido-móvil, Emiliano Scopetta, de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) local arengaba y llamaba a “vecinos y vecinas a sumarse en defensa del trabajo, la producción, los jubilados y las jubiladas” y a “repudiar los tarifazos del gobierno de Mauricio Macri”.

“El tema está muy complicado”, contó a el eslabón, Juan Jose Storlini, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) local. Y luego ilustra la situación: “En una zona con aproximadamente 1.300 trabajadores metalúrgicos, tenemos 500 con riesgos de perder sus puestos laborales”. “Las empresas más importantes todavía no han pagado el aguinaldo y le vienen dando algo de dinero en efectivo los fines de semana”, remarcó.

El titular de la delegación Caseros de Amsafé, Armando Yuale, otro de los referentes sindicales que al igual que Storlini llevó la bandera barredora que encabezó la marcha, destacó que “no es la primera protesta de este tipo que se realiza en Casilda”, aunque también subrayó: “Las condiciones que justifican la movilización se han profundizado en los últimos tiempos en nuestra zona, sobre todo después de fin de año en todo lo que tiene que ver con el sector industrial de la región, que se ha venido en picada”. “Sumale lo que nos golpea a todos, y especialmente a nosotros los trabajadores estatales, como la inflación, el aumento del transporte, los alimentos, las tarifas y el combustible”, añadió.  

Documento

Bajo el pesado sol del mediodía, que se abría paso entre la nubes que cada tanto daban un respiro a la multitud, la marcha se transformó en acto. Frente al municipio, las entidades organizadoras leyeron un documento conjunto con duras críticas al gobierno de Mauricio Macri. “Durante este gobierno, su gobierno, señor presidente, el precio del transporte, la electricidad, el agua, el gas y los combustibles, aumentaron permanentemente”, recordó el texto, en el que se denunció también que los incrementos llegan a ser “hasta cinco veces lo acordado en los salarios de las paritarias”. “Es un robo, una estafa a los bolsillos del pueblo, en particular de los trabajadores y los jubilados”, remarcaron las organizaciones.

“Hoy nuestros hijos e hijas, aquellos que tienen el privilegio de ir a estudiar a la universidad, tienen que pagar 160 pesos el boleto para llegar a la localidad de Rosario”, se marcó en otro pasaje del documento. “No hay salario que aguante, obtener condiciones de vida digna es cada día más difícil. Mientras, las empresas de servicios, las petroleras, los bancos, la especulación financiera y las exportadoras del otro lado de la ventanilla ven crecer sus ganancias de manera exorbitante”, agregó el texto.

Todos los cuestionamientos apuntaron al Presidente y su gestión. “A nivel nacional sigue la oleada de despidos, suspensiones y cierres de empresas y comercios por la crisis económica que en la zona se refleja con dificultades tremendas en la agroindustria”, repasó el documento, para después rematar: “No se recuerda otro gobierno tan enemigo del trabajo y la producción nacional. Se abrieron las importaciones sin escrúpulos para que ingresen productos que se pueden hacer en la zona con trabajo local”.

Ante la grave situación que vive la región, señalada en el texto redactado por la Intersindical y la Multisectorial de Casilda, los organizadores de la protesta informaron que como respuesta conformaron el “Foro en Defensa del Trabajo y la Producción para buscar alternativas a estas políticas de ajuste y seguir organizándonos junto a la Federación Agraria, Pymes y comerciantes”.

Los manifestantes reclamaron que “se entienda que en esta zona es primordial que se valorice la producción local, que haya incentivo, que se baje la tasa de interés para favorecer a la producción, se regule los mercados financieros y el flujo de capitales poniendo al Estado verdaderamente en favor de las grandes mayorías”.

Tras el breve acto realizado frente a la intendencia de Casilda, un grupo de representantes entregó el documento a las autoridades locales. Con la promesa de volver a movilizar, la muchedumbre se fue desconcentrando, con la misma tranquilidad con la que habían armado la movilización. La columna de municipales volvió al trabajo al toque, en la plaza frente a la Intendencia, donde un árbol histórico de la ciudad había caído en combate contra la tormenta de la noche anterior.

Más notas relacionadas
  • Pase a pase

    Al calor de la transición, con las bases agitadas, sindicatos y gobierno discuten la efect
  • Transición e incertidumbre

    No es cualquier transición la que se viene. Hay cambio de conducción política a nivel loca
  • Si el gorila Rial los viera, se muere muerto

    Miles de pibes salieron a la calle para recordar a las víctimas de La noche de los lápices
Más por Juane Basso
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Becas: de la inclusión al mérito

Durante los casi cuatro años de Cambiemos, el Programa Progresar creado en 2014 sufrió rec