El sello rosarino BlueArt Records, fundado por Horacio Nene Vargas, lanzó el disco Irreal, del legendario grupo de rock progresivo de los ‘70 que tuvo entre sus integrantes a Juan Carlos Baglietto y a Adrián Abonizio.

Durante la última dictadura militar, un grupo de amigos rosarinos se reunió para darle vida a Irreal, banda que se convertiría en emblema del rock sinfónico en Argentina. Si bien la banda atravesó diferentes etapas ante el recambio de músicos en uno y otro momento, cobró gran relevancia por el talento musical de sus integrantes.

La primera formación de Irreal estaba compuesta por Abonizio (voz y guitarra), Juan Chianelli (teclados), Hugo García (guitarras), Ricardo “Topo” Carbone (batería), Yayi Gómez (saxo y clarinete) y Marcelo Domenech (bajo eléctrico).

En la segunda etapa los integrantes eran, además de Baglietto (voz y guitarra) y Chianelli, Mario “Beto” Corradini (composición y guitarras), Daniel “Tuerto” Wirtz (batería), Sergio “Muerto” Sainz (bajo eléctrico) y Juan “Piraña” Fegúndez (flauta y percusión).

El primer período del grupo abarcó de 1976 hasta 1979 y de ahí en adelante hasta el 1981, cuando Irreal se separa por presión de la censura militar. Alcanza a publicar algunas copias en casette de su disco debut Cucarachas para el desayuno, grabado en vivo en Tucumán en enero de 1980, que solo se vendía en los shows.

Casi 40 años después, BlueArt lanza –con sonido remasterizado– el disco Irreal, que incluye la mayoría de los temas de “Cucarachas”. Y, a modo de bonus tracks, figura la banda de sonido de la película Sueño de un oficinista, filmada en Súper 8 por Mario Piazza, y dos temas inéditos: Ruta a la rutina y Viernes de agosto, grabados especialmente en 2018 por la primera formación liderada por Abonizio.

El disco ya está disponible en disquerías de Rosario y Buenos Aires y próximamente saldrá en formato digital.

Más notas relacionadas
Más por Redacción
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

Piden a la UAR un reconocimiento para los rugbiers desaparecidos

Familiares y organismos de derechos humanos solicitan a la Unión Argentina de Rugby (UAR)