En una época en la que priman los despidos y el ajuste en la industria del zapato, la marca cordobesa Justicialista apuesta al trabajo y a la materia prima local.

Desde 2016, dos jóvenes empresarios cordobeses se largaron a fabricar zapatos con impronta nacional y bajo el slogan “Unidad de pensamiento y de acción, de la cabeza a los pies”. La marca Justicialistas le hace frente a la recesión inflacionaria y todos los días salen a caminar la calle junto a los laburantes.

Nicolás Mendizábal y Germán Bolatti son jóvenes, militantes peronistas y además cuñados. No llegan a los 35 años y durante los gobiernos de Néstor y Cristina militaban en el Centro Cultural Fuegos de Oktubre, ubicado en el barrio Alberdi de Córdoba capital. “Este proyecto surge en realidad como una oportunidad porque en ese espacio de militancia había de todo; muchos compañeros y compañeras militantes, laburantes, semiprofesionales y profesionales”, cuenta Nicolás Mendizábal, que se recibió en Ciencias Políticas y trabaja –paralelamente al proyecto de Justicialistas– como politólogo. “Cuando apenas asume la presidencia Macri –continúa–, el padre de un compañero de militancia es despedido de su laburo y recibe como pago una máquina para fabricar zapatos. Por lo tanto, el compañero comienza a hacer zapatos con retazos de cuero y todos le pedimos que nos hiciera para los que militábamos en ese espacio”.

Así fue como de a poco fue prendiendo la idea y con la ayuda de varios canales de comunicación que “en ese tiempo empezaron a surgir, se formaron nuevas redes y nuevas formas de economía más bien de subsistencia para bancarse entre los compañeros. Algunas muy copadas como fue el MOK (Mano de Obra K) en la que se recomendaban laburos unos a otros, de plomería, albañilería y otros tipos de oficios. En ese contexto, con Germán se nos ocurrió la idea de generar una marca para darle un poco más de forma a eso y que no sea una venta solamente entre nosotros”, explica Mendizábal.

El origen y la consciencia

Iniciar un proyecto de esta naturaleza en un país cuyo gobierno actual provocó una crisis interna sin precedentes y en un contexto donde la industria del calzado –como tantas otras– se derrumban dejando miles de trabajadores y trabajadoras en la calle, “fue como bastante paradójico”, resalta Germán Bolatti, que también trabaja como administrador de empresas. “Cuando pensamos el tema del nombre, decidimos apostar primero a la identidad nuestra que era el círculo más cercano, a las redes que nosotros podíamos generar. Y después para salir de eso, apostar a un consumidor un poco más inteligente, es decir, a esa persona que no le da lo mismo comprar un zapato que viene de China o de Asia o de cualquier parte. Sino que cuando va a comprar algo, sabe que atrás hay laburo nacional. Entonces así surgió el nombre, porque dijimos vamos directo al hueso y le pusimos Justicialistas porque para nosotros que –aparte de que somos peronistas– sintetiza una idea que es la impronta que tratamos de llevar en los zapatos”, argumenta Bolatti.

El mercado de venta de las redes sociales es absolutamente diferente al comercio tradicional y así lo explica Mendizábal: “Hay que tener en cuenta que el primer zapato que producimos estuvo hecho con retazos de cuero, y al decidirnos a ofrecer nuestros productos por internet nos dimos cuenta que lo que el cliente ve en la foto es lo que le tiene que llegar”. Por ese motivo, tuvieron que asociarse a diferentes empresas y fábricas del rubro que les podían garantizar realizar un producto en serie. “Si bien de esa manera se te acota mucho la capacidad de ofrecer muchos modelos –dice Mendizábal– te da la tranquilidad de que si un cliente de Tierra del Fuego ve la foto del zapato que quiere, es lo que le llega”.

Pero esa búsqueda de asociarse con empresas siempre estuvo regida por dos objetivos claves: los trabajadores debían estar formalizados y la materia prima tenía que ser cien por ciento local, sobre todo “en esta coyuntura en la que abunda el trabajo informal y donde también hay muchos que importan el cuero desde Brasil u otros lugares”, fundamentan los creadores, y añaden: “Arrancamos con la empresa Cadein, que ahora cerró y declaró la quiebra de oficio. En ese momento presentamos la propuesta con dos modelos de Descamisado en color marrón y negro e hicimos una tirada de 300 pares. Con Cadein presentamos la marca, y ellos en su momento tenían cerca de 250 trabajadores pero en 2016 y en 2017 tuvieron que achicar la estructura y en 2018 le declararon la quiebra definitiva. “El dueño nos venía contando que la mano estaba jodida y que no se podía sostener más porque era una gran estructura y que le costaba adaptarse. Y lo que nosotros hacemos para ese tipo de empresas no es significativo, por eso se nos hizo imposible ayudarlos”.

Con la primera tanda les fue relativamente bien y a partir de ahí empezaron a buscar otras empresas pero siempre con el mismo criterio con respecto a los trabajadores y a la materia prima. “Hoy estamos trabajando con cuatro empresas de Córdoba, una que está en Unquillo y las bases de los zapatos se hacen acá en San Vicente”, afirma Bolatti.

Consolidar el proyecto

Al ser consultados sobre cómo es trabajar en un territorio que no se caracteriza por ser netamente peronista sino todo lo contrario, ambos coincidieron en que los productos al ser vendidos a través de internet no tienen la dificultad de estar sectorizados por zonas o lugares. “El porcentaje de ventas en Córdoba es tan significativo como en Buenos Aires o en el norte del país, donde se vende mucho. De todas maneras, todavía no tenemos una escala y por ahora tampoco tenemos un esquema para la venta mayorista, porque aún no contamos con una estructura para bancar un stock. Hoy por hoy la idea es sobrevivir y consolidarnos como un proyecto, y después iremos viendo”.

A contrapelo de lo que sucede con la industria del calzado, que el año pasado sufrió una caída estrepitosa debido a las políticas llevadas adelante por el macrismo, los Justicialistas vienen creciendo día a día. “Apuntamos a que no solamente hay que reposar en las políticas de la macroeconomía sino también a ponerse uno el saco del compromiso para ver cómo aportamos a la industria y también desde el punto de vista nuestro como consumidores; nosotros tenemos una gimnasia que viene desde antes y que consiste en que cuando vamos a comprar algo nos preguntamos e indagamos de dónde viene, ya sea por ejemplo desde un termo hasta un ventilador”, detalla Nicolás Mendizábal.

Para la dama y el caballero

Cada artículo de la marca –que también ofrece cinturones y billeteras– lleva grabada la estrella federal, y los nombres de los diferentes modelos responden a símbolos peronistas, como “Descamisados”, “Resistencia” y “Patria o Colonia”, entre otros. Por ejemplo, también está la versión femenina del modelo “Justicialistas 1947” y las recientes zapatillas para mujeres que fueron bautizadas “Lealtad”.

Uno de los clientes destacados de la marca es el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno, que adquirió y lució durante mucho tiempo un modelo llamado “Quinquenal”. “Él compró el zapato y después se contactó un asesor y nos contó que Moreno usaba los zapatos nuestros así que nos mandó una foto que la subió la editorial Perfil, pero esa acción no fue algo pensado”, indica Mendizábal, y agrega: “Sí laburamos mucho con un periodista de C5N pero por canje, hacemos canje por redes sociales y ahora también se enganchó Axel Kicillof, que a él sí le mandamos las zapatillas”.

Tanto Mendizábal como Bolatti recuerdan que los pioneros que usaron el primer modelo pasaron a la escala de “héroes” porque “tenían un taco de madera que estaba reforzado pero era terriblemente incómodo. Uno de los compradores de ese modelo bajando unas escaleras de la universidad se fue de culo; entonces nos propusimos hacer algo más cómodo y en ese aspecto las redes sociales te facilitan un ida y vuelta con la clientela que es muy interesante. Por eso vamos a lo seguro y ahora todos los zapatos que hacemos son de base liviana. Es decir, un calzado clásico que sea cómodo y que pueda usarlo ocho horas por día el compañero o compañera laburante que tiene que patear la calle”, concluyen.

Más notas relacionadas
Más por Gabriel Zuzek
Más en Info General

Un comentario

  1. […] del peronismo que no tienen más de 35 años. En una nota realizada por Gabriel Zuzek para Redacción Rosario, explicaron: “Cuando pensamos el tema del nombre, decidimos apostar primero a la identidad […]

    Responder

Dejá un comentario

Sugerencia

Nominan a Trump al Premio Nobel de la Paz

Aunque el primer ministro japonés Shinzo Abe no quiere confirmar si Donald Trump ha sido n