Tras la denuncia de un empresario contra el fiscal Carlos Stornelli por presunta extorsión, la esperada contraofensiva no tardó en llegar: la legisladora de la Coalición Cívica (CC) aportó escuchas ilegales para embarrar la causa.

Redacción Rosario publicó este lunes que Elisa Carrió había deslizado, por medio de colaboradores suyos, que estaba “trabajando en silencio para identificar a quienes serían –para el oficialismo– los autores intelectuales de la operación contra el fiscal”.

Pues bien, de lo que se trataba ese “trabajo silencioso” era de compilar un puñado de escuchas telefónicas obtenidas por los servicios de inteligencia de manera ilegal pinchándole los celulares o el teléfono de la cárcel a los presos.

Lilita mandó a presentar ante la Justicia la transcripción de esos audios que –según ella– podrían demostrar que la denuncia contra el fiscal fue armada por ex funcionarios kirchneristas detenidos en el penal de Ezeiza.

La diputada nacional había tuiteado, antes de conocerse públicamente la acusación contra Stornelli, lo siguiente: “El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien responde a La Cámpora, estaría haciendo una operación para ensuciar al fiscal Stornelli. Vamos a poner en conocimiento mañana al juez de la causa”.

https://twitter.com/elisacarrio/status/1093675435655860226

De allí surge la denuncia de la CC, que al explicar las transcripciones de las escuchas ilegales presentadas, argumentaron que “le llegaron de forma anónima en un sobre a la diputada Elisa Carrió”.

Según el diario Clarín, que ocultó la denuncia original contra Stornelli todo el tiempo que pudo, fue ella (Carrió) la que les pidió a las legisladoras Mariana Zuvic y Paula Olivetto que hagan la denuncia “porque creía que esas intervenciones del teléfono de Ezeiza eran verosímiles, aunque no podía acreditar su autenticidad”.

La CC y Carrió intentarán blanquear ese procedimiento como lo han hecho en otras oportunidades: aduciendo que fueron realizadas en el marco de otra causa, con orden judicial, y que en medio de esa investigación surgieron las escuchas de los presos.

Si algo se establece a partir de esas escuchas es que se apeló a una metodología ilegal, violatoria de derechos consagrados en convenios internacionales. Interferir las comunicaciones entre detenidos y sus abogados, parientes, amigos o incluso periodistas es un grave delito.

Se nota mucho

Curiosamente, la denuncia de la CC, “por sorteo”, recayó en el juzgado de Claudio Bonadio, según se pudo conocer en el mismo artículo de Clarín, que agrega: “Las transcripciones de las escuchas que le llegaron a Carrió, según consta en la denuncia de la Coalición Cívica, especifican que se realizaron en el marco de una causa que se investiga en un juzgado de Lomas de Zamora”.

Stornelli investiga la causa de las fotocopias de los cuadernos, y es quien ahora está siendo investigado por extorsión, puesto que el abogado Marcelo D’Alesio le pidió dinero al empresario Pedro Etchebest a cambio de que el fiscal federal no investigue la presunta participación del productor agropecuario en delitos que el ex presidente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) Juan Manuel Campillo, mencionó (en condición de arrepentido).

De la serie de audios, la primera conversación data del 17 de enero, diez días después del supuesto pedido de extorsión a Etchebest, y se produjo entre el diputado del Parlasur Eduardo Valdés y el ex secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

El segundo llamado es del 1º de febrero, y es un diálogo entre Roberto Baratta, y un ex funcionario kirchnerista, Carlos Zelkovicz. Según el diario Página 12, “en la comunicación hablan de la denuncia contra Stornelli pero no saben qué actitud va a tomar el juez Ramos Padilla ni qué medidas adoptará”.

Más problemas para Stornelli

En tanto, la abogada de Etchebest, Natalia Salvo, aseguró a la Agencia Paco Urondo: “Tenemos pruebas sobre una segunda reunión entre D’Alessio y Stornelli”.

La defensora del productor agropecuario denunciante agregó: “Lo que se publicó en la prensa es sólo una parte mínima de lo que presentamos. Hay más de 20 horas de grabación, 100 mensajes de chats, etc. Es mucho material que el juez tiene que analizar”.

Ante la consulta acerca de si existió más de una reunión entre Stornelli y D’Alessio, la letrada sostuvo: “Hay un segundo encuentro, del que se va a saber cuando se levante el secreto del sumario”.

Y sobre la columna de Joaquín Morales Solá, quien sostuvo que la Justicia había “confirmado” que la “operación” salió de la cárcel en la que están muchos ex funcionarios kirchneristas, la abogada disparó: “Es mentira. Toda la prueba fue reunida por mi cliente (Etchebest). No salió de ninguna cárcel. Toda la información la recopiló Etchebest. Es absolutamente falso lo que se dijo”.

Y respecto de si está suficientemente probada la relación entre D’Alessio y Stornelli, la abogada manifestó: “Sí, justamente lo que acreditamos a través de audios, videos y filmaciones es esa vinculación. No es una relación casual como se quiere decir. Hay muchísimas otras pruebas, además de las publicadas por varios medios, que están en el expediente y que van a dar cuenta de esa relación y en qué consiste. Como soy respetuosa del secreto de sumario no puedo decir mucho más”.

Notas relacionadas:

El Frente para la Victoria citará a Stornelli a Diputados

Hablaron los protagonistas del “Caso Extornelli”

El fiscal Extornelli

Más notas relacionadas
Más por Redacción
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Piden a la UAR un reconocimiento para los rugbiers desaparecidos

Familiares y organismos de derechos humanos solicitan a la Unión Argentina de Rugby (UAR)