El presidente estadounidense, Donald Trump, y el de Colombia, Iván Duque, se reunieron para coordinar acciones contra Venezuela. “Queremos trabajar juntos para ponerle fin a esta dictadura”, dijo el cafetero. “Tiene el tiempo contado”, amenazó. El estadounidense dijo que tiene plan A, B, C, D, E y F.

Miami es una de las usinas de coordinación y financiación donde se planea la guerra económica, mediática, psicológica, militar y diplomática contra el pueblo de Venezuela. El otro centro golpista es Colombia, que tiene frontera con Venezuela. En este país hay soldados estadounidenses, además de paramilitares y un oscuro entramado de narcos ligada a la derecha que representa el ex presidente Álvaro Uribe (2002-2006 y 2006-2010) y el actual mandatario uribista Iván Duque. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, viene denunciando desde hace años el peligro que representa Colombia para la democracia de su país. La prensa hegemónica no lo toma en serio.

En medio de un nuevo intento de golpe de Estado contra Venezuela, este miércoles 13 se reunieron el presidente de EEUU, Donald Trump, y el presidente de Colombia, Iván Duque, y todo indica que la decisión es aumentar la presión para lograr el derrocamiento de Maduro, incluso por la vía militar, con tropas de EEUU.

Pero hablar de “envío de tropas de EEUU a Colombia” es un chiste de mal gusto. El propio Duque señaló tras la reunión, en declaraciones a Radio Caracol de Colombia que “cooperación militar entre los dos países siempre ha existido”. En todo caso, lo que se vendría sería una escalada, o una intervención más directa de esas tropas cruzando la frontera entre Colombia y Venezuela: una invasión.

En 2009, Uribe firmó un acuerdo para que EEUU usara siete bases militares en Colombia, durante diez años. Se designaron para tal fin las bases aéreas de Palanquero (centro), Apiay (este) y Malambo (Caribe, norte); los fuertes del Ejército Tres Esquinas (sur) y Tolemaida (centro), y las bases navales de Cartagena (Caribe) y Bahía Málaga (Pacífico, oeste).

En Colombia el acuerdo fue impugnado ante la Corte Constitucional por haber sido firmado sin el previo control del Congreso, conforme el trámite previsto para los tratados internacionales. Un año después, ese tribunal dejó sin efecto lo suscrito. Juan Manuel Santos, quien ya era presidente de Colombia en 2010, acató el fallo de la Corte pero recordó en un comunicado de prensa que “esta decisión no afecta los acuerdos previamente suscritos y vigentes entre ambos Gobiernos”. Se refería a acuerdos anteriores de cooperación y prácticas de seguridad que permiten que soldados o contratistas de EEUU realicen actividades en bases colombianas, incluyendo apoyo a interdicción de drogas, en el marco de la llamada “lucha contra las drogas”.

Es decir, si bien oficialmente se afirma que no hay bases estadounidenses en Colombia, sí hay soldados estadounidenses en bases colombianas. Otras fuentes señalan que, más allá de las leyes y las declaraciones del gobierno de Colombia, efectivamente sí hay bases, y funcionan, por lo menos, las siete bases estadounidenses que figuraban en el acuerdo de Uribe de 2009. La diferencia está entre lo que se dice y lo que se oculta. Entre lo que se reconoce oficialmente y lo que se considera “información clasificada”.

Cipayismo explícito y amenazas en la Casa Blanca

Tras la reunión en la Casa Blanca, Duque agradeció al gobierno de EEUU por su apoyo a Colombia y, en especial, por su papel en el “cerco diplomático” erigido por varios países de la región en contra del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. “Queremos trabajar juntos para ponerle fin a esta dictadura que está afectando a los venezolanos y me complace que el «cerco diplomático» está funcionando como nunca antes y los días de esta dictadura están contados y próximos a terminar”, dijo Duque, según informó el sitio web del diario colombiano El Espectador.

Ambos mandatarios se refirieron al tema de la ayuda humanitaria. Duque señaló que la obstrucción de la entrada a Venezuela “es un crimen de lesa humanidad”. “Colombia está comprometida con revivir toda la ayuda humanitaria para que llegue a Venezuela”, señaló el mandatario colombiano.

Trump, por su parte, expresó que “es un grave error” la decisión del gobierno de Maduro de no permitir la entrada de los alimentos a su país. “Lo que queremos es enviarle comida a personas que están muriendo de hambre”, dijo Trump en la rueda de prensa en la que se refirió a Latinoamérica como “el patio trasero”, según informó El Espectador.

El presidente de EEUU también se refirió a Juan Guaidó, al señalar que siente un profundo respeto “por el hombre que muchos consideran el verdadero presidente de Venezuela”.

“Es un hombre muy valiente que está en una situación muy difícil”, señaló Trump.

Duque anunció que la próxima semana se realizará en Bogotá un encuentro del Grupo de Lima, en la que los presidentes de los países integrantes darán todo el apoyo que necesita Guaidó para “liderar la transición en Venezuela”.

El sitio web del diario colombiano El Tiempo menciona que el mandatario de EEUU, al ser consultado sobre el envío de tropas, dijo “ya veremos”. Y agregó que su gobierno “tendrá plan A, B, C, D, E, F” para contrarrestar la usurpación por parte de Nicolás Maduro. Además hizo énfasis en que “es el momento para que esta tragedia termine de una vez por todas”.

“Tenemos un apoyo tremendo en toda Suramérica y en todo el mundo”, destacó Trump al recibir en el Despacho Oval a su homólogo Iván Duque.

Tras la reunión con Trump, el presidente colombiano recibió al embajador del gobierno encargado de Venezuela, Carlos Vecchio.

Vecchio fue designado por Juan Guaidó como su representante en EEUU. Está prófugo de la Justicia venezolana por actos de terrorismo.

Culminada esta reunión, el mandatario se dirigió a la Cámara de Representantes para una reunión con el Comité de Relaciones Internacionales, en la que esperaba discutir tanto el tema de Venezuela, como otros asuntos de la agenda bilateral, entre ellos, narcotráfico y comercio.

El congresista Albio Sires, uno de los asistentes a la cita, insistió también en que esperaban escuchar la perspectiva del presidente Duque frente a Venezuela y que estaban listos para ayudar en lo que fuera necesario.

Sires enfatizó en que apoyará la aprobación de recursos para asistir a Colombia con la crisis de migrantes y otros fondos para ayuda humanitaria en Venezuela. Sin embargo, fue enfático en que recursos adicionales solo serán entregados una vez salga Maduro de la presidencia.

Gregory Meeks, congresista demócrata y también asistente en la reunión con el presidente, dijo que su partido respalda la estrategia que se ha implementado frente a esta crisis, pero deja clara su firme oposición a cualquier plan que incluya un tipo de intervención militar en Venezuela, informó el sitio web del diario colombiano El Tiempo.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, expresó este miércoles que Duque “hace grandes esfuerzos para congraciarse con el mandatario estadounidense”, respaldando acciones injerencistas contra Venezuela.

“El señor Iván Duque hace esfuerzos para que sus jefes en Washington le den una buena calificación en el desarrollo del plan golpista en Venezuela. Mientras tanto, su respaldo popular es tan bajo, que su canciller y su embajador en EEUU ya se asumen como candidatos presidenciales”, escribió el diplomático en su cuenta en la red social Twitter.

Asimismo, congresistas, organizaciones sociales y personalidades de la cultura colombiana, transmitieron al presidente Duque de manera categórica el rechazo “a cualquier beneplácito o acción que implique la participación de Colombia en una confrontación armada con Venezuela”.

El actor y activista estadounidense Danny Glover condenó los ataques de EEUU contra Venezuela y las acciones que ha llevado a cabo Washington con los recursos de este pueblo, informó el portal de noticias del canal venezolano Telesur.

En referencia a la actitud del Gobierno de EEUU contra Venezuela y la supuesta ayuda humanitaria que pretende enviar indicó: “Tú tomas los miles de millones de dólares que legítimamente le correspondían a los venezolanos, les impones sanciones para que no puedan usar su propio dinero y recursos, y luego vienes a salvarlos”, señaló Glover.

El actor estadounidense expresó que con estas continuas acciones, EEUU solo persigue “controlar los recursos naturales del país”, y denunció que las empresas multinacionales petroleras y mineras de EEUU y Canadá están detrás de la agudización del conflicto en suelo venezolano.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

“Hoy, Rosario es la capital del desempleo”

Con 113.084 votos obtenidos en las primarias del 28 de abril, Roberto Sukerman, del Frente