Según el Indec, el año pasado cayeron las ventas en supermercados y shoppings. Recorte salarial, despidos, disparada inflacionaria, desmantelamiento de Precios Cuidados, entre las principales razones de la sostenida contracción.

En diciembre, las ventas en supermercados descendieron 8,7 por ciento y en los centros de compra, un 13,3 por ciento. En tanto, en la comparación interanual, en comercios mayoristas la baja fue de 12,4 por ciento. De esta manera, las cantidades vendidas durante 2018 en los súper cayeron 3 por ciento, en mayoristas 3,2 por ciento, y en shoppings 2,4 por ciento, según informó este lunes el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Los indicadores privados de consumo muestran que el deterioro continuó en enero. Al compás de la contracción del poder adquisitivo de salarios e ingresos, especialistas proyectan que 2019 terminará otra vez en baja.

La mayor caída de las ventas del año pasado estuvo en comercios de electrodomésticos y artículos para el hogar, ya que tomando el cuarto trimestre de 2018, la baja fue del 37 por ciento. Es decir que el consumidor relegó la compra o renovación de bienes durables para priorizar la adquisición de alimentos y artículos de limpieza.

La sostenida caída del consumo popular obedece, en buena medida, al recorte de poder de compra que sufren los salarios y los ingresos jubilatorios y de beneficiarios de prestaciones sociales frente a la trepada inflacionaria, los despidos, suspensiones y precarización de trabajadores, el desmantelamiento que hizo el macrismo del programa Precios Cuidados. Este plan de ajuste que promueve Cambiemos, corrida cambiaria mediante, fue propulsor del derrumbe del consumo privado.

Más notas relacionadas
Más por Redacción
Más en Info General

Dejá un comentario

Sugerencia

En tiempo real

Cuando encarás a alguien que te gusta, una hora parece un segundo; pero si te caés de orto