Funcionarios estadounidenses denunciaron la presencia de “un par de miles de matones” provenientes de Cuba en Venezuela. Junto a rusos e iraníes, son los que “sostienen el gobierno chavista”, señalaron, exigiendo que se ponga fin a la “injerencia extranjera”.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, acusó a Irán de prestar apoyo “sobre el terreno” al gobierno de Nicolás Maduro, y aseguró que lo que Washington desea es que los venezolanos puedan restaurar “su propia democracia” sin injerencias externas.

“Queremos que el pueblo venezolano no sufra la injerencia de ningún país, ya sea Rusia o China; ahora tenemos iraníes sobre el terreno en Venezuela (…). EEUU quiere a todos los países fuera y permitir que el pueblo venezolano restaure su propia democracia”, dijo Pompeo en una entrevista concedida este domingo 5 de mayo a la cadena Fox News.

Pompeo afirmó además que “los rusos tienen que irse” de Venezuela, tal y como, según recordó, ya expresó el presidente de EEUU, Donald Trump, en un tuit.

Pompeo insistió durante la entrevista en acusar a Cuba de querer controlar Venezuela. “Sabemos de la histórica presencia de un par de miles de matones cubanos, que esencialmente controlan ese país hoy en día”, agregó.

“Y ahora tenemos iraníes sobre el terreno”, señaló además el secretario de Estado de EEUU.

En esa misma línea el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, señaló el martes 7 de mayo que el pueblo de Venezuela es “víctima de dos dictaduras” en referencia al gobierno de Maduro y a la presunta influencia que ejerce el gobierno cubano. “Cuba ha robado a Venezuela algo más que su libertad. El pueblo de Venezuela es víctima de dos dictaduras”, aseguró en un discurso pronunciado en la 49 Conferencia de las Américas que se celebra anualmente en Washington.

Pence reiteró una vez más la amenaza de la invasión militar a Venezuela: “Todas las opciones están sobre la mesa”, dijo, al tiempo que señaló que “Venezuela es un estado fallido”, y anunció que Washington planea sancionar a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela si se niegan a desconocer el gobierno de Maduro.

“Sentimos que ahí es donde se debe aplicar la presión, los magistrados del TSJ se hundirán o nadarán juntos”, amenazó.

Encuentros entre Pompeo y Lavrov

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, y el secretario de Estado de EEUU se reunieron y hablaron de Venezuela el lunes 6 de mayo. Fue en Rovaniemi, capital de Laponia, Finlandia, y se trató de la primera reunión cara a cara desde la cumbre EEUU-Rusia de Helsinki de julio pasado. Volverán a verse pronto. Pompeo viajará a Moscú, para volver a hablar de Venezuela con su homólogo ruso, el 13 y 14 de mayo.

Hasta ahora, las posiciones están lejos. Al término del encuentro en Finlandia, celebrado en el marco de una reunión ministerial del Consejo Ártico, Lavrov reiteró a la prensa que Rusia se opone totalmente a una intervención militar en Venezuela apoyada por EEUU y advirtió de que una operación de esa índole sería “catastrófica e injustificada”.

Tras la reunión, desde el Departamento de Estado de EEUU no dieron detalles del encuentro pero Lavrov no tuvo inconvenientes en entregar algunos conceptos a la prensa.

“Estamos categóricamente en contra de una intervención militar. El uso de la fuerza sólo puede ser autorizado por el Consejo de Seguridad de la ONU o utilizado en respuesta a una agresión contra un Estado soberano. En Venezuela no se observa nada parecido a esto”, afirmó Lavrov.

Después de la reunión, que Lavrov calificó de “buena y constructiva”, el jefe de la diplomacia rusa señaló que no ha encontrado ningún país, incluido EEUU, que realmente esté a favor de resolver la crisis venezolana mediante una intervención armada.

“Partiendo de mis contactos con mis colegas estadounidenses y otros, europeos, latinoamericanos, no veo partidarios de una solución militar imprudente. Espero que todos compartamos esta visión”, dijo.

Lavrov expresó su esperanza en que esa comprensión se lleve a la práctica y “no se buscará una solución militar porque resultaría catastrófica”.

En su opinión, el encuentro con Pompeo ha supuesto “un paso adelante” respecto a la conversación telefónica que habían mantenido Putin y Trump, quienes acordaron reunirse de nuevo cuando tengan la posibilidad.

Tras la reunión, Pompeo no hizo declaraciones. Pero sí antes del encuentro, durante el vuelo a Rovaniemi. El funcionario estadounidense señaló que Maduro “todavía manda” en Venezuela, pero que ya no tiene la capacidad para gobernar. “Maduro debe ver que esto se está desmoronando. Como ya dije antes, él todavía manda, pero de ninguna manera puede gobernar”, consideró Pompeo.

Según la óptica del secretario de Estado de EEUU, la posición de Maduro es “endeble”, pese a haber logrado el respaldo mayoritario del Ejército en el reciente levantamiento impulsado por Juan Guaidó, autoproclamado presidente interino. “Aunque Maduro logró mantener el control del Ejército en algunos aspectos, hubo muchos militares que se fueron, incluido un oficial de inteligencia de alto rango estrechamente conectado a él y con su predecesor Hugo Chávez”, señaló Pompeo.

Un barco de la Armada yanqui para llevar “ayuda humanitaria”

Según informó el sitio de noticias ruso RT, el buque hospital de la Armada de EEUU USNS Comfort, con mil camas a bordo navegaría hacia el mar Caribe con el presunto objetivo de brindar ayuda médica a los emigrantes de Venezuela que se encuentran en los países vecinos, entre ellos Colombia.

A finales del año pasado, el USNS Comfort atendió a venezolanos en Colombia, Perú, Ecuador y Honduras. Algunos expertos, señala el portal de noticias RT, se han mostrado escépticos sobre sus funciones y han señalado que además cumple funciones de “vigilancia, recolección de información, control y espionaje, para futuras operaciones”, y que podría formar parte de “intentos de agresión”. Este sería el séptimo despliegue que el barco hospital realiza en la región desde 2007.

Hasta ahora no se ha determinado qué países visitará la nave, según informa Reuters, luego de que la decisión hubiera sido tomada durante una reunión de altos funcionarios de seguridad celebrada el pasado viernes 3 de mayo en la sede del Pentágono.

A principios de abril Maduro aprobó el ingreso de asistencia técnica humanitaria, coordinada por la Cruz Roja y la Organización de Naciones Unidas (ONU). De igual manera, países como Rusia, China y Cuba han enviado toneladas de medicinas e insumos médicos para atender a los venezolanos, señala RT.

Un estudio realizado por el Centro para la Investigación Económica y Política (CEPR, por sus siglas en inglés) arrojó que casi 40 mil venezolanos fallecieron por causa de las sanciones económicas impuestas desde agosto de 2017 por Washington. La oposición al chavismo atribuye la situación a la corrupción, a la mala gestión de Maduro y a la falta de inversión en el sector de la salud.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Primer cara a cara de los Fernández con su pueblo

La fórmula presidencial integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner se presentó of