Tras el amparo judicial que presentaron cuatro mujeres contra Movi por la falta de ingresos a la planta de la empresa, el secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Manuel Cornejo, dijo que “el cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo”, lo que cosechó fuertes críticas en redes sociales y en el Concejo Municipal, que recibirá el jueves a las colectiveras.

Cuatro mujeres presentaron un amparo judicial por discriminación de género contra la empresa local de colectivos, por haberlas marginado a la hora de pasarlas a la planta permanente. Las demandantes también reclamaron que se cumpla una ordenanza municipal que exige el ingreso de mujeres al transporte urbano de pasajeros.

La presentación fue contra la empresa Movi, en la que las denunciantes, junto a otras cuatro mujeres, trabajaron como choferes realizando reemplazos, aunque ninguna de ellas quedó efectiva.

Tras conocerse la demanda, el titular de la delegación local de la Unión del Transporte Automotor (UTA) optó por un comentario machista en vez de defender a las trabajadoras: “El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo. Personalmente creo que el físico de la mujer es más débil que el del hombre y no está preparado para ciertas cosas”.

Si bien admitió que UTA no tiene ningún problema con el ingreso al rubro de la mujer –aunque no pareciera– sostuvo en diálogo con LT8 que el de chofer de transporte urbano “es un trabajo muy, pero muy duro para una mujer. Me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo que tiene chasis y carrocería de camión”.

Repudio desde el Concejo

Las voces críticas contra el titular de la UTA no se hicieron esperar: desde el Palacio Vasallo se elaboró un proyecto de declaración para repudiar los dichos “retrógrados” de Cornejo, elaborado por las mujeres de todos los bloques, y presentado por la edila de Cambiemos, Renata Ghilotti, quien es también vicepresidenta del Ente de la Movilidad Rosario (EMR).

“Es muy triste seguir escuchando declaraciones de este tenor en el año 2019 y sobre todo de parte de aquellos que deberían conducir un gremio en pos de la igualdad entre sus afiliados y en defensa de los derechos adquiridos por las trabajadoras del transporte”, sostuvo Ghilotti, y adelantó que junto a la declaración de repudio, también pedirán el tratamiento de un decreto para que se cumpla un pedido de informes “que el Ejecutivo municipal nunca respondió, respecto a la cantidad y las condiciones laborales de las mujeres que integran el plantel de choferes en el transporte público de pasajeros”.

Por su parte, la concejala radical María Eugenia Schmuck remarcó que “los dichos de Cornejo son misóginos”, y agregó: «Escucharlo decir que somos débiles ante ciertas tareas es indignante, habla como si viviera en el siglo pasado donde los hombres decidían qué podían hacer o no las mujeres con su cuerpo. Estamos en una época histórica donde las mujeres somos protagonistas de un cambio cultural que vino para quedarse en pos de construir una sociedad más igualitaria e inclusiva”.

“No vamos a tolerar de ninguna manera este tipo de declaraciones misóginas, prejuiciosas y discriminatorias. Cornejo debería estar defendiendo a las trabajadoras, no estigmatizándolas y justificando su exclusión del mercado laboral. Su postura es un retroceso en los derechos que las mujeres han conquistado en estos años”, declaró la edila que integra el Frente Progresista, que citó a las choferes damnificadas, este jueves a las 11.30 en el Salón de los Acuerdos.

En tanto, la titular del bloque de Unidad Ciudadana, Marina Magnani, afirmó que el titular de la UTA “le teme a las mujeres porque quizás ellas no acepten la ‘tolerancia’ histórica del gremio con los empresarios”, y subrayó que “el transporte público más caro y más deficiente del país, sólo pudo ser posible por la complicidad del gremio y la gestión del Frente Progresista con el empresario Bermúdez durante 30 años”.

“Cornejo en vez de opinar de biología debería preocuparse porque los trabajadores tengan fuentes de trabajo, en un sistema que paulatinamente va desapareciendo por el descenso de cantidad de pasajeros”, manifestó la edil peronista. “Que la Intendenta no cumpla la ordenanza que establece incluir a las mujeres en el servicio de transporte público por presión del Sindicato habla a las claras de un sistema de gestión del transporte que siempre estuvo basado en intereses sectoriales espurios con empresarios corruptos”, añadió.

Ciudad Futura, por su parte, también presentó un proyecto para repudiar las palabras de Cornejo “que reproducen prejuicios discriminatorios y exigimos se cumpla la ordenanza que ordena la presencia de mujeres en el TUP”, remarcó Caren Tepp, y concluyó: “Las mujeres no estamos dispuestas a retroceder en nuestros derechos conseguidos”.

El caso, en la Justicia

La semana pasada, la Justicia había aceptado el amparo colectivo considerando el “incuestionable” contenido social del derecho al trabajo de las mujeres y la existencia de una normativa municipal que promueve la incorporación paritaria de hombres y mujeres en el servicio de transporte público.

“El reclamo no se articula por la mera situación de cuatro intereses particulares, sino que se centra en la “clase” –al decir de las actoras, lo que será sujeto de debate y prueba– de mujeres aspirantes a ser contratadas como conductoras de colectivos, cuyo ingreso a la planta permanente de las empresas habría sido obstado por la discriminación hacia la mujer”, argumentaba la resolución.

De acuerdo a la presentación judicial, luego de haber trabajado y cumplido con todos los requisitos durante tres meses, la empresa no sumó a su staff permanente a ninguna de las mujeres. “No incorporó a ninguna mujer, tomando sólo trabajadores varones, incluso en las vacantes que se generan en la actualidad, en una conducta claramente discriminatoria por causa de género”, se expresó en la demanda.

La abogada de la Federación de Choferes de Colectivos (Foetapra) y patrocinante de las mujeres, Romina Perea, advirtió que en el caso de sus clientas «todas son idóneas, todas se capacitaron y todas ingresaron en la empresa y cumplieron su tarea con responsabilidad, pero aun así ninguna quedó efectiva”.

Según advirtieron las demandantes, de casi mil choferes en Rosario, apenas hay dos mujeres colectiveras en Rosario Bus y otra que maneja los de la línea 122 de El Cacique, la empresa mendocina que desde este año opera en la ciudad.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Primer cara a cara de los Fernández con su pueblo

La fórmula presidencial integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner se presentó of