Tras ser elegido por amplia mayoría como la máxima autoridad de la Universidad Nacional de Rosario, Franco Bartolacci deseó “estar a la altura de las circunstancias” en su nueva función. Adelantó que “uno de los firmes compromisos es reclamar un incremento del presupuesto”.

El ex decano de Ciencia Política fue elegido este miércoles por amplia mayoría en la asamblea universitaria, y estará al frente de la UNR por el período 2019 – 2023. En su cuenta de Facebook se mostró agradecido a la casa de altos estudios “por confiar en este proyecto colectivo y este hijo orgulloso de la Universidad Pública de excelencia, reformista y popular”.

“Mi esfuerzo, compromiso y dedicación será tan grande como el amor que siento por nuestra casa. Es un honor y una responsabilidad enorme. Espero estar a la altura de las circunstancias”, escribió el flamante rector.

Bartolacci se impuso con 184 votos sobre los 57 que obtuvo el ex decano de Bioquímica, Esteban Serra. Estará al frente de la casa de altos estudios hasta 2023 y será acompañado en la conducción por el decano de Odontología (y ahora vicerrector), Darío Masía, y por José Goity como secretario general.

La asamblea universitaria se desarrolló este miércoles en la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura y determinó el reemplazante del saliente rector, Héctor Floriani, desde el 6 de agosto.

Bartolacci es licenciado en Ciencia Política con orientación en Análisis Político y se desempeñó como docente desde 2003. Desde el 2011 fue decano de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, hasta 2019.

Para la designación de autoridades se necesitaba un quórum de 139 representantes. Los asambleístas de los cuatro claustros que integran el cuerpo estaban representados por 144 docentes (incluidos los decanos), 104 estudiantes, 14 no docentes y 14 graduados. Los 184 votos obtenidos no hicieron necesarias ni una segunda ni tercera vuelta.

Tras el triunfo, Bartolacci afirmó: “El acceso a la educación superior es un derecho y no todos los que pagan sus impuestos para sostener la universidad pública pudieron cursar o pueden mandar a sus hijos. Se debe asumir el desafío que implica dar cuenta de esta esperanza que deposita la sociedad en su conjunto en la universidad”.

Entre los desafíos que se plantea para los próximos cuatro años citó: “Conseguir una universidad de excelencia, reformista y popular para que puedan llegar a la universidad los que todavía no pueden; ser un interlocutor más activo de la sociedad en su conjunto y de las instituciones, para poder seguir trabajando por la universidad que soñamos”.

En torno al complicado contexto universitario, político y social en el que tendrá que ejercer su función, no dudó en convocar a todas las partes: “La situación que atraviesa la universidad pública requiere el compromiso de todos. Más allá de los debates, en los puntos más importantes estamos todos de acuerdo: defender una idea de universidad, reclamar un salario digno para los trabajadores de la educación, entender que la inversión en educación, ciencia y tecnología es una prioridad y que no hay herramienta más transformadora. Hay que trabajar todos juntos para lograr esta universidad que todos queremos”.

“Uno de los firmes compromisos es reclamar un incremento del presupuesto para poder cumplir las funciones que la universidad pública tiene. Desde la UNR vamos a acompañar esta pelea que es tan necesaria”, afirmó.

Fuente: Radio Universidad

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Respaldo al juez Ramos Padilla en la causa D’Alessio

La Sala II de la Cámara de Casación Penal, por unanimidad, ratificó la prisión preventiva