Unánime aprobación en el Concejo para que se cumpla la ordenanza que incluye la incorporación de mujeres como choferes en todas las líneas del transporte. En otro orden, quedó pendiente la definición de la tarifa del taxi que quedó muy atrasada, pero temen que la suba empeore la caída de viajes.

Dos temas que debían marchar sobre ruedas ocuparon esta semana el primer lugar en la agenda del Palacio Vasallo: el aumento de la tarifa de taxis y las colectiveras al volante. De modo que movilidad, reclamos y derechos formaron parte de los debates en las comisiones de trabajo con distinta suerte. Los taxistas no cerraron el tema, pero las mujeres sí lograron un paso que hará historia.

“Gracias, porque esto significa poder trabajar”, dijeron las mujeres emocionadas desde la barra, después de aplaudir, recoger el cartel que presidió el tratamiento del tema, tomarse fotos con las concejales y aplaudir todo lo que pudieron, acompañadas por el resto de las personas que estaban en el recinto.

Así de unánime fue la aprobación de una modificación a la ordenanza N° 7981 vigente desde 2006, que nunca se aplicó, pero que ahora garantiza un lugar para las chicas, al mando de las unidades del Transporte Urbano de Pasajeros (TUP). El caso evoca la histórica publicidad, han recorrido un largo camino, muchachas.

El punto de llegada fue la creación del Programa Mujeres Choferes del TUP, en el ámbito del Ente de la Movilidad, que actuará como autoridad de aplicación. ¿Por qué aplaudieron con tanto fervor la iniciativa? Porque tendrá como objetivo llevar a cabo la gradual incorporación de mujeres en el plantel permanente de choferes del TUP, tanto de líneas de empresas públicas como privadas.

Como todo derecho el prólogo fue una injusticia. “Hace varios meses atrás, los trabajadores varones y mujeres que hicieron reemplazos en el TUP, pero sólo mejoraron su situación laboral los hombres”, explicó la concejala Norma López, sobre las siete conductoras que hicieron los relevos. Además, destacó la situación como un triunfo de las mujeres organizadas: “Ahora van a tener un sustrato claro y cierto para incorporarlas cuando surjan vacantes, hasta llegar a la situación ideal de la paridad”, señaló.

La normativa tiene un paraguas, por las dudas, se necesite un refuerzo frente a algún ámbito «machirulo». “El Programa tendrá como función primordial velar por el cumplimiento de lo establecido mediante el control trimestral de la nómina de empleados que ingresan y egresan a las empresas del TUP, para desempeñarse como choferes, y el carácter de dicha incorporación”, dice la ordenanza votada el jueves. Las aspirantes a conductoras integrarán un Registro de Mujeres Postulantes, que los ediles de la ciudad quieren tener a ojos vista, en un plazo de 90 días.

Pero hay más. En otro de los artículos, la ordenanza no deja dudas del lugar que hoy ocupa la paridad de género. Siempre en atención a los criterios de idoneidad para el desempeño del cargo, en caso de que el número de vacantes disponibles resulte impar, se deberá comenzar siempre por incorporar primero a una mujer y luego a un hombre, así sucesivamente.

“Esto es parte de un debate social que se está dando que nos hace evolucionar como sociedad, en un trato más igualitario entre varones y mujeres”, dijo el portavoz del oficialismo, Enrique Estévez.

De la fuerza de este debate social, da cuenta lo previsto en caso de transgresión a lo dispuesto: actuaciones administrativas, pudiendo obrar como denunciantes las propias afectadas o cualquier ciudadano que detectase irregularidades en la aplicación de lo normado, surgido de una iniciativa de la concejala María Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular).

Taxis: el equilibrio tan deseado

Si bien el tratamiento no llegó a su fin, las tarifas de taxis impactan sobre la gente, siempre que me preguntan cuáles son los temas importantes, respondo que son aquellos que tienen incidencia en la gente”, dijo a El Eslabón, el concejal Osvaldo Miatello. El edil se refirió de ese modo, a otro de los temas calientes de la agenda, que si bien no logró un acuerdo, dejó abierta la comisión de Servicios Públicos, a fin de que el escenario esté disponible en el momento en el que se acerquen las posiciones.

“La cuestión se trabó, seguramente seguiremos charlando la semana que viene, no es fácil tomar una resolución porque la situación económica en general complica muchísimo a los taxistas pero también al bolsillo de los pasajeros, de modo que hay que encontrar un equilibrio en eso”, detalló Miatello.

Días atrás, los taxistas llevaron al Palacio Vasallo la preocupación del desfasaje entre lo posible y lo deseable. Los números no les cierran porque los insumos, comenzando por el combustible, están atados al dólar. Así se enfrentan a un equilibrio inestable, es decir de una debilidad tal que cualquier modificación en algunas de sus dos variables, costo de tarifas y pasajeros, podría derrumbarlo.  De esta situación dan cuenta las colas de taxis en esquinas del micro y macro centro, algo impensado años atrás cuando quienes esperaban eran los pasajeros.

“Se está discutiendo cómo se aumenta, los taxistas tienen una disyuntiva, por un lado hay una falta de poder adquisitivo por parte de amplios sectores de la población, pero la tensión está dada porque a su vez ellos tienen mayores costos,  tienen que encontrar un equilibrio entre lo que los pasajeros pueden pagar y los ingresos que ellos pueden generar, porque si aumenta mucho, habrá menos viaje, hay que ver cómo será ese cálculo”, detalló el concejal Roberto Sukerman (Unidad Ciudadana)

“Hay muchas propuestas por parte de los distintos bloques”, aseguró Gabriel Chumpitaz al finalizar la semana. “Lamentamos que no haya voluntad política para resolver el tema, fundamentalmente del  Bloque Cambiemos, venimos de una situación muy compleja, desde el año pasado los estudios de costo están muy por encima del valor de la tarifa”, explicó la concejala Verónica Irízar (Frente Progresista Cívico y Social).

“Entendemos que es un momento complejo y propusimos un ajuste de emergencia, que necesita unanimidad y la verdad que el Bloque Cambiemos no acompañó”, argumentó la edila. Y dijo que, con esa característica, se habló de un incremento de 19 o 20 por ciento, que habrían acercado posiciones del resto de las fuerzas políticas.

“Cambiemos no acompañó porque quería discutir proyectos que aún no tuvieron ingreso formal y que además, “de cosas que ni siquiera dependen del municipio porque son provinciales”, señaló la edila que en las primerias terció como precandidata al Ejecutivo local.

“Lo que nosotros pedimos es que el tema se siga tratando el día lunes habida cuenta de que hemos presentado un proyecto alternativo que tienen que ver con una mejora del servicios y además, una iniciativa que tiende a bajarle costos al taxista, para mitigar el aumento pedido”, dijo a su vez, el concejal de Cambiemos, Agapito Blanco. Se trata de la creación de un Fondo que saldría de la misma actividad y que podría reducir los costos. “Si logramos que ese proyecto prospere, lo que estaremos logrando es una merma de costos que permitiría discutir de otro modo el aumento”, señaló el edil.

El Fondo previsto, de composición polinómica, estaría integrado por porcentuales de partidas de distintos rubros, a modo de ejemplo, de estacionamiento medido. Por lo pronto, la discusión se retomará el lunes, en la comisión de Servicios Públicos, cuando vuelva a escena, la delicada tarea de encontrar el equilibrio perdido.

Más notas relacionadas
Más por Silvia Carafa
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Buscan brindar respuestas rápidas a víctimas de delitos

El Consultorio Jurídico Gratuito (CJG) de la UNR y el Ministerio Público de la Acusación (