Parece que la disputa comercial entre EEUU y China deberá esperar, al menos respecto de los aranceles a los automotores, dado que Washington piensa postergar por unos seis meses la entrada en vigencia de esas trabas comerciales.

El presidente de la Casa Blanca, Donald Trump, va a anunciar que retrasa la entrada en vigor de los aranceles a los automóviles hasta un máximo de seis meses. El anuncio de este retraso se hará en los próximos días, ya que la fecha del plazo para decidir sobre los aranceles estaba a punto de vencer.

La Administración estadounidense ha escrito un borrador para hacer oficial el retraso de la entrada de aranceles, mientras, de otro lado, continúa la guerra comercial y las negociaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea, por una parte, y Estados Unidos y Japón, por otra parte. Respecto a China, las tensiones no parecen disiparse y el gigante asiático sigue intentado llegar a un acuerdo en materia comercial.

Los líderes de la industria automovilística, General Motors, Volkswagen o Toyota han hecho públicos los efectos adversos de unos aranceles en los vehículos y en las piezas de la fabricación de vehículos de hasta un 25%. Pero Trump no está de acuerdo, según el americano estos aranceles sirven para ganar el apoyo frente a socios comerciales como la Unión Europea y Japón, aunque, a su vez, corre el peligro de provocar más enfrentamientos en el comercio y la economía global.

Varios países llevaron los aranceles de Trump ante la OMC, la Organización Mundial del Comercio, en un intento de frenar la imposición de aranceles y evitar que las políticas arancelarias de Trump siguieran minando las diferentes economías: entre estos países están México y varios países de la UE. La Comisión Europea advirtió a Estados Unidos que si imponía más aranceles al sector europeo del automóvil se cancelarían las negociaciones comerciales para minimizar los impuestos aduaneros a los bienes industriales y la adopción de medidas similares de compensación.

Los aranceles no han sentado bien a la economía global, algo que bien ha explicado el bróker iFOREX en sus noticias y análisis. Según iFOREX, la imposición de los aranceles ha hecho que los diferentes países implicados entren en conflicto, lo que viene siendo Estados Unidos, de una parte, y prácticamente el resto del mundo, de otra. iFOREX hace especial hincapié en que, de no haber soluciones, el mercado financiero podría alcanzar un nivel de volatilidad más alto de lo normal: es decir, los diferentes instrumentos financieros de los países implicados, como el dólar, podrían tener movimientos inesperados en sus precios. De ser así, añade iFOREX, los inversores del trading deberán estar más pendientes que nunca de las noticias políticas o sobre acontecimientos comerciales.

La guerra comercial y los aranceles de Trump siguen su curso, ya llevan tiempo en marcha y parece una guerra a la que es difícil ponerle fin. Habrá que esperar para ver qué sigue a los próximos 6 meses de tregua que Trump está a punto de anunciar.

Más notas relacionadas
Más por Redacción
Más en novedades

Dejá un comentario

Sugerencia

México cedió al apriete de Trump

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador cedió ante las amenazas y las presione