El flamante candidato a vicepresidente de Mauricio Macri anticipó que renunciará a su lugar en el organismo que regula a los jueces, obligado por la presión de sus ex compañeros del bloque de senadores del peronismo.

Luego de ponerse la camiseta del macrismo, y después de prometer una dura resistencia en la Justicia, el senador Miguel Ángel Pichetto volvió sobre sus pasos y proclamó: “Me voy a correr, no voy a hacer de esto un elemento de desgaste”.

El rionegrino había asumido en el Consejo de la Magistratura en 2018, a partir de una operación que llevó adelante él mismo, convenciendo a 18 de sus pares del Bloque Justicialista y a algunos del interbloque Argentina Federal para que lo nombren junto a la senadora santiagueña Ada Iturrez de Capellini.

En declaraciones al portal de noticias Infobae, Pichetto anunció: “No pude hacerlo aún porque no hubo reunión de bloque, que fue el que me eligió. Voy a poner a disposición mi lugar para que asuma mi suplente, Mario Pais”,

Asimismo, el ex titular del Bloque Justicialista confesó: “No voy a mezclar una cuestión política con la tarea del Consejo. No quiero ser el centro de atención del Consejo. Es una decisión del Bloque que me eligió. Otros estamentos no deberían opinar”.

También se refirió a su reciente recusación: “Ayer, el padre y abogado del juez Alejo Ramos Padilla pidió mi recusación. Quiero decirle que Ramos Padilla tenía con mi presencia todas las garantías correspondientes en el Consejo”.

Quien quedó pedaleando en el aire fue el diputado macrista Pablo Tonelli, representante de la Cámara baja en el Consejo. Este mismo miércoles, en declaraciones a Radio Cooperativa, replicadas por la agencia Télam, había manifestado: “No me parece que el hecho que un legislador deje de pertenecer a un bloque deba implicar de manera automática su apartamiento o su cese en su condición de integrante del Consejo de la Magistratura.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Pintadas e intervenciones en los espacios públicos

En estos días aparecieron una serie de pintadas en Rosario, la primera de ella en el Barqu