Un informe de Vialidad Nacional prueba que Mauricio Macri miente al asegurar que su gestión construye más rutas que el kirchnerismo, y muestra que en realidad es menos de una quinta parte que durante el período previo.

El informe, elaborado por técnicos de Vialidad Nacional y difundido por el gremio de los trabajadores viales que conduce Graciela Aleña, desarticula la mentira de campaña del gobierno nacional respecto de la mayor cantidad de obras públicas de infraestructura llevadas adelante por Cambiemos en contraste con las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner.

El estudio establece que la cantidad de kilómetros de ruta licitados en el mandato de Macri alcanza a menos de una quinta parte que durante todo el período previo.

Como en el caso de la construcción de cloacas presuntamente superior en promedio anual a la del kirchnerismo, el informe de los trabajadores de Vialidad desmonta la fake new en torno de la construcción de rutas, mostrando que durante el kirchnerismo se licitaron 168 obras por año (7.840 kilómetros anuales) frente apenas 31 de la gestión de Macri (1.877 kilómetros), que se iniciaron 162 obras contra 67 y se concluyeron 113 contra 57.

Por otra parte, la administración actual incrementó en forma excesiva el organigrama de Vialidad Nacional y la masa salarial de los gerentes, al punto de que en el presente se registran ocho gerencias ejecutivas, cuando en 2015 no existìan.

Es más, el total de gerencias pasó de 3 a 28, y las subgerencias de 26 a 64 que fueron cubiertas por gran cantidad de funcionarios afines al oficialismo, con remuneraciones muy por encima del promedio anterior.

El informe contiene 84 páginas, y la conclusión es inapelable: Macri produjo “uno de los peores momentos de la historia de la Dirección Nacional de Vialidad”. Asimismo, indica que resulta necesario declarar con la Emergencia Vial, a causa del deterioro de las rutas nacionales, puesto que apenas el 40 por ciento de ellas se encuentran en buen estado.

Obras que Macri se adjudica como propias

Otro de los aspectos decisivos del informe es el que señala las obras que la administración actual dice que le pertenecen y en realidad habìan sido iniciadas por el anterior gobierno, y pone como ejemplo el viaducto de Puente de la Noria.

También se denuncia que algunas de esas obras fueron terminadas con fondos provinciales, como los 240 kilómetros de ruta financiados por Córdoba, o el caso de numerosas obras abandonadas, como la Ruta Nacional 23 que va de San Antonio Oeste a Bariloche.

Otra desmentida rotunda al oficialismo está vinculada con el presunto menor costo de las actuales obras –Macri dice que es hasta un 40 por ciento más barato–, atribuido a que ya no existe la estructura de corrupción previa. La secretaria general del Sindicato de Trabajadores de Vialidad ya había presentado en febrero pasado una denuncia contra los titulares de Vialidad Nacional por las obras de la ruta 8, licitadas en la etapa final del último gobierno de CFK por 285 millones de pesos y que Macri le pretendía pagar a Iecsa (la constructora de su primo Angelo Calcaterra) casi nueve veces más: 2.500 millones. El gremio sostiene que en tramos de esa ruta que construyen otras concesionarias, los aumentos autorizados no excedieron el 30 y 40 por ciento.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Que no se Corte

Traferri llevó al máximo tribunal a una jueza que intervino en la causa del juego clandest