La Justicia reclamó al mandatario que pare de inaugurar obras porque de ese modo viola la ley. Desde la fiscalía con competencia electoral encabezada por Jorge Di Lello, remarcaron los límites de la campaña proselitista.

El maratón de inauguraciones –algunas por segunda o tercera vez– que lleva adelante el presidente Mauricio Macri en todo el país no se detiene, pese a que rige la veda electoral, que se lo impide categóricamente.

Eso de andar inaugurando obras públicas y otras actividades promocionales fue abordado a través de un comunicado de la Fiscalía federal mencionada, que delimitó en forma directa los alcances de la campaña que puede hacer el mandatario de cara a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso) del próximo 11 de agosto.

Di Lello remarcó que se le «recuerda al Poder Ejecutivo Nacional la plena vigencia de la prohibición de la inauguración de obras públicas, conforme lo prevé el artículo 64 «quater» del Código Nacional electoral».

Facsímil del comunicado del fiscal Jorge Di Lello.

Asimismo, en el mensaje se deja en claro expresamente que Macri no puede usar la comunicación de las obras y trabajos hechos durante su administración para hacer campaña por su reelección, «sin perjuicio del artículo 33 de la Constitución Nacional en cuanto establece la publicidad de los actos de gobierno».

El comunicado está dirigido también a la ciudadanía «en su conjunto» para recordar «la vigencia de lo dispuestos el 28 de marzo del corriente año en la acordada número 13 de la Cámara Nacional Electoral, respecto del Poder Ejecutivo Nacional, en orden al escrutinio provisorio, la labor de las autoridades de mesa, la confección de actas y telegramas, la entrega de copias a los fiscales y el resguardo de todos los elementos y urnas hasta ser entregados al personal del correo para su remisión, oportunamente a la Justicia Nacional Electoral, que llevará adelante el escrutinio definitivo».

Fuente: Minuto1

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

El bautismo de fuego de Alberto

El rol del mandatario electo en la salida de Evo sano y salvo de Bolivia fue determinante