Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

A Lato Ferrarón, Amarú Luque, Pepo Briggiler,

Adriana Estévez y Graciela Koatz, in memoriam.

Cuando la muerte

no es algo lejano, ni natural

–porque lo natural, a esa edad,

es que se vea bien lejos–

algo se trastoca.

Algo altera el orden –¿natural?–

de las cosas, haciendo

que todo permute su lugar.

Ellos tenían la muerte cerca,

todos los días,

o día a día. Y la miraban,

con los ojos grandes, bien abiertos,

sin miedo y sin angustia.

Sabían que era una contingencia más,

y no daban por ella más

que lo que darían por la misma vida.

No temían morir, porque vivir

sin muerte, para ellos, no era

vida.

************

No eran por ello tanatófilos,

cultores de la muerte. No amaban la ausencia

de la vida sino su presencia plena,

mayestática. La muerte, así, aparecía

en toda su crudeza como un evento

inevitable, sin ser por ello trágico.

Podía ser, por el contrario, tolerable,

–incluso amigable– mirado en su faz

instrumental: la muerte, la propia,

o la del enemigo, no era más que un medio,

un pasaje, un pasaporte,

para arribar a un mundo nuevo,

a un hombre nuevo,

a un tiempo nuevo,

que estarían hechos, naturalmente,

con todas esas vidas segadas

por la muerte.

************

La muerte, entonces, no era muerte.

O no era aquello que suele entenderse

como muerte:

la negación, la ausencia, la falta,

el vacío.

Y aunque muchos de ellos habían sido

criados en una vida religiosa,

hacían de la muerte una potencia,

una fuerza vital que transformaba

las cosas de raíz,

sintiéndola no como una negación

sino una afirmación alegre, absoluta.

La afirmación de una vida nueva,

más justa, más digna,

más humana.

************

Tenían, de tal modo, una mirada alegre

en medio de una vida alegre. No significaba

eso que fuesen negadores, alucinados jugadores

que apostaban sin medir las consecuencias.

Pero la cercanía de la muerte, su inminencia,

jamás representaba un obstáculo, ni aún menos

un temor capaz de hacerlos desistir

de sus propósitos.

La muerte no era más que un acicate, un desafío,

que los llevaba a buscarla para sentirse, así,

más vivos cada día.

************

Murieron, en consecuencia,

del modo en que vivieron. Solos,

acompañados únicamente por sus ideales.

Y aunque no haya habido,

en ese momento ni manos ni voces

fraternas abrazándolos,

aquí están, hechos carne, presencia,

aliento cierto,

en esta memoria inclaudicable

que, pese a todo,

los sigue manteniendo vivos.

  • Legalicenló

    El Congreso de la Nación se prepara para votar la ley de interrupción voluntaria del embar
  • Entrando en la recta final

    El Concejo renovó autoridades y comisiones de trabajo mientras estudia proyectos sociales
  • Verdugos en el banquillo

    El ex director de Carabineros, Mario Rozas, declaró durante tres horas ante la Justicia. P
Más notas relacionadas
  • El alma del pueblo

    Miro, sorprendido, conturbado –¡admirado!– el desfile incesante ante el cajón. La misma es
  • La Hora de los Hornos

    Ante la muerte de Pino Solanas, el autor de esta nota evoca su primer contacto con la embl
  • La irrupción de un libro extraño

    Acabamos de leer un libro extraño. El adjetivo, según el diccionario de la RAE, significa
Más por Roberto Retamoso
  • Aulas

    Evitemos el contagio en las escuelas

    A pesar que, por diversos motivos, para los gobiernos Provinciales, Municipales y un secto
  • docentes

    Ni apóstoles ni santas

    Las maestras no son apóstoles, ni santas ni puras. Eso ya lo decidieron ellas mismas cuand
  • Chamamé del mamoretá

    Poética pedagógica

    Eran las 17.25, mi nieta Waira estaba sentada latiente frente a la pantalla de la notebooo
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Legalicenló

El Congreso de la Nación se prepara para votar la ley de interrupción voluntaria del embar