Mientras el Presidente se manifiesta enojado con los resultados de las Paso, su ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal proponen escuchar el mensaje de las urnas.

Mauricio Macri dijo este lunes dos cosas muy peligrosas si es verdad que en la Argentina sigue rigiendo el sistema democrático. Por un lado, planteó que las elecciones, esto es la voluntad popular, castiga al pueblo: “Vamos a hacernos cargo de que este proceso electoral no castigue aún más a los argentinos”. Por otro, luego de opinar sobre el cataclismo cambiario y bursátil de este lunes sentenciando “lamentablemente tuvimos un día muy malo”, lo atribuyó a que “la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad”. Y remató: “Le pedimos al kirchnerismo que actúe con responsabilidad y revierta esta situación”.

Antes de la conferencia de prensa del Presidente, Frigerio fue franco y directo a la hora de mensurar los resultados de las Paso: “El mensaje fue contundente, pero haremos lo posible para dar vuelta la elección”. Es notorio que pese a n dar por vencido al Gobierno, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda optó por felicitar “a los ganadores de esta primaria”, reconocer el escenario poselectoral: “El 47 por ciento nos pasó un mensaje muy claro que tenemos que reconocer y comprender; sobre todo la clase media, que evidentemente no se sintió cuidada y que tuvo además una reacción a través del voto frente a las dificultades que está atravesando la sociedad desde la crisis de abril de 2018”.

El funcionario, en declaraciones a los medios luego de las primarias, dejó algunas frases que vale la pena procesar, porque contiene algunas astillas de lo que Macri mostró como el tronco central de la lectura que el macrismo hace de la cachetada electoral de este domingo:

  • Afirmó que el Gobierno trabajará “de acá al 27 de octubre para hacer todo lo posible para dar vuelta la elección, entender el mensaje de la gente, y poner en valor lo que hicimos estos cuatro años”.
  • “La elección no es lo que esperábamos y la reacción de hoy de los mercados responde a la incertidumbre política que implica el riesgo de volver al pasado”.
  • “Cuando aparecieron el viernes las encuestas que nos daban bien, los mercados reaccionaron positivamente, disminuyó el riesgo país, aumentaron los bonos y las acciones y se apreció el peso. Hoy, con la encuesta real, que son las Paso, ocurrió todo lo contrario”.
  • “Tenemos la responsabilidad de gobernar hasta el 10 de diciembre. La oposición también tiene la responsabilidad de acompañar y garantizar la gobernabilidad”.

 

Foto: Télam

Vidal: “Hay que escuchar el mensaje de las urnas”

En tanto, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires ofreció una conferencia de prensa tras la reunión con su gabinete que realizó en el barrio porteño de Retiro, en la que prometió: “Vamos a mejorar lo que tengamos que mejorar”. Poco, vacío de contenido, pero alejado de la autocrítica nula de Macri.

La mandataria bonaerense evaluó el resultado de las Paso y propuso la necesidad de “escuchar el mensaje de las urnas”.

A renglón seguido, volvió a calzarse el uniforme de campaña, como si eso se hubiera conversado puertas adentro del Gobierno: “No me voy a cansar de recorrer la provincia de Buenos Aires”.

Vidal prometió: “Vamos a mejorar lo que haya que mejorar. Para octubre vamos a llevarles a los bonaerenses una propuesta mejor. Esta es una provincia que necesita mejorar muchas cosas”.

Lo más destacado de Vidal en la ronda con periodistas:

  • En otro tramo del encuentro con periodistas Vidal admitió: “Los que gobernamos no somos infalibles”.
  • “Para nosotros conocer errores no es una debilidad sino una fortaleza”.
  • “Mi compromiso es con la provincia y con los bonaerenses”.

Es transparente el intento de Vidal por separarse del destino del Gobierno nacional, tanto como que le va a resultar muy difícil, porque los guarismos de su distrito fueron aún más adversos par Juntos por el Cambio que a nivel nacional, y las chances de dar vuelta esos resultados en octubre parecen ser muy remotas.

Lo cierto es que el acompañante de Macri en la fórmula, Miguel Pichetto, para describir el estado de ánimo del jefe de Estado, sostuvo: “El presidente está en control”. La tradición del macrismo le hace honor a aquel refrán que dice: “Dime de qué alardeas y te diré de qué careces”. Y eso es extremadamente peligroso para la Argentina.

Más notas relacionadas
Más por Horacio Çaró
Más en Política

Dejá un comentario

Sugerencia

La complicidad de Macri en el golpe en Bolivia

Según un informe periodístico, el gobierno de Mauricio Macri supo con casi una semana de a