¿Qué debe hacer la ciudad en la actual situación económica que vive el país? Consultados por este medio respondieron desde el Concejo Schmuck, Irizar, Blanco, Giménez, Toniolli, Miatello, Salinas y el intendente electo Javkin.

Entre las características más aciagas de las crisis sociales y económicas cuando asolan un país, está su función de vasos comunicantes que nivela el estrago en los distintos niveles del Estado. No se salva nadie. Ni las urbes ni las localidades pequeñas. Negación, escape a lo laberinto y reacción con o sin cintura política, los responsables de los destinos comunes sienten la urgencia, pero ¿todas las medidas implementadas son contracíclicas? El Eslabón invitó a los ediles a responder un interrogante: ¿Qué debe hacer Rosario en esta situación? 

“Desde hace un tiempo, las guardias de los hospitales nos comentan que ingresan pacientes con dolores abdominales, les hacen estudios pero cuando recibe suero o alimento en internación, los dolores se les pasan”, dijo la concejala del PJ, Marina Magnani. Su relato estremecedor, dimensionó la profundidad de la crisis que los titulares reducen a variables financieras, sin que aparezca el verdadero impacto, el cuerpo, la vida y el alma de los eyectados del sistema. 

Según la edila, los centros de salud tienen el diagnóstico de la situación alimentaria, al igual que las organizaciones sociales que trabajan en territorio. A partir de estos datos “hay muchas cosas que se pueden hacer, tal como propusimos en términos legislativos, algunas ordenanzas se aprobaron, otras no, por ejemplo, un programa alimentario dirigido por el Estado local”.

“Hace unos años, preexistía una dinámica donde no había necesidad alimentaria y las organizaciones sociales atendían otras problemáticas con aportes de programas estatales, cuando comenzó la necesidad alimentaria, la gente siguió yendo a esas instituciones, iglesias, agrupaciones políticas y demás”, secuenció Magnani. Y dijo que ante eso el Estado reforzó o aumentó partidas a las organizaciones que terminan supliendo el rol estatal, administrando como pueden, los recursos ante un aumento inusitado de la demanda.

“Lo que el Estado tiene que hacer es tomar en primer persona la responsabilidad alimentaria, tener responsables en cada distrito para organizar esa demanda y distribución de alimentos, hoy el Estado gasta dinero en alimentos pero no distribuye con un criterio profesional, las trabajadores sociales de los centros de salud, son quienes tienen la información sobre las familias pero no disponen de los fondos, entonces lo que hay que hacer es centralizar y coordinar la asistencia alimentaria”, enfatizó. 

Para la radical María Eugenia Schmuck, no se trata de un problema local. “Es una crisis económica nacional y me parece que hay que adoptar las medidas que decidan en cada uno de los Gobiernos, nosotros no lo somos hasta el 10 de diciembre, así que somos muy respetuosos de las decisiones que se toman en los tres niveles del Estado”, dijo la concejala, reelecta como cabeza de lista del electo intendente, Pablo Javkin. Y se excusó de dar más precisiones “en pleno período de transición”.

Igual actitud de prudencia adoptó Javkin, quien ocupará desde diciembre el Palacio de los Leones, dando continuidad al Frente Progresista Cívico y Social. “Priorizar los gastos que tengan que ver con la emergencia en término de los servicios más ligado al entramado social, eso debe hacer, porque lamentablemente es una etapa de restricción de recursos, entonces es muy importante la priorización”, sintetizó el edil.

Para la portavoz del socialismo, Verónica Irízar, estamos ante momentos muy complejos en los que los gobiernos locales son los más impactados. “Por un lado, por los recursos que no se pueden ajustar por la inflación, hoy por ejemplo están un 15 puntos debajo, eso habla de alarma y preocupación, porque los tributos no se actualizan como lo hacen provincia y nación, al proceso inflacionario que estamos viviendo”, sostuvo. 

Con respecto a los gastos, Irízar recordó un dicho de los economistas “los recursos suben por la escalera y los gastos por el ascensor, eso genera distorsión, sumado a que la situación social es compleja, todo esto obliga al Municipio a dar respuesta a nuevos o mayores reclamos, como los de alimentos por parte de las organizaciones sociales que están trabajando en territorio”, dijo la edila.

Frente a un pronóstico de días complejos, Irízar repasó las medidas tomadas por la intendenta Mónica Fein, quien “tuvo la iniciativa de plantear ajustes en determinados gastos, como recortes de horas de vehículos contratados, disminuir el nivel de obras públicas en ejecución y no comenzar nuevas, prohibir la compra de bienes de capital, limitar las horas extras, entendiendo que estamos atravesando una situación muy compleja, muy similar a la crisis 2001 – 2002, y es la ciudad la que primero siente estos golpes y cambios en la estructura”.

Desde Cambiemos, Agapito Blanco, dio su opinión articulando con uno de los temas fuertes de la semana en el Palacio Vasallo. “Lo que tiene que hacer un Municipio es utilizar las herramientas que tiene para atender una coyuntura, esto que nos ocurre tiene que ser necesariamente coyuntural, quiero entender que de acá a un tiempo estas circunstancias tienen que comenzar a revertirse”.

Según Blanco, “Si toda crisis se resuelve con trabajo y creación de empleo, lo que podría hacer es lo que estamos debatiendo sobre un aumento en la capacidad constructiva de los proyectos edilicios, que se están ejecutando, por ejemplo aumentando un piso pero en concepto de espacio de usos múltiples en la terraza sin que compute altura, para el disfrute de todos los habitantes del edificio y no como ahora que sólo lo pueden tener los inmuebles de categoría”. Además dijo que “esto lograría generar trabajo y movimiento en todas las actividades relacionadas con la construcción”.

Desde el PJ, Andrés Giménez dijo que el Ejecutivo deben hacerse cargo de la crisis “son del Partido de la Rosa que acompañó cosas como la estabilidad y el consenso fiscal, ahora tienen que hacerse cargo de lo que vivieron firmando todo este tiempo, y agradecer a este Concejo que no aprobó que la Municipalidad tomara deuda en dólares”.

“Los Estados locales tienen que cumplir un rol que es meterse en el barro, por supuesto que le es difícil frenar el sentido del viento, de las políticas macroeconómicas, pero también creemos que tienen que al menos intentar morigerarla”, dijo a su turno Eduardo Toniolli (PJ). Y recordó su flamante iniciativa sobre la intervención del Estado Municipal en las cadenas de producción, distribución y comercialización de alimentos de la canasta básica, donde puede y debe jugar un rol virtuoso”, enfatizó.  

Según Osvaldo Miatello, de Compromiso con Rosario, en plena crisis hay que tratar de generar políticas contracíclicas. “De todas las propuestas que formuló la intendenta (Fein) me preocupa si estamos hablando de suspensión de obras públicas porque eso impacta en la actividad económica y en la generación de trabajo, lo que no se debe hacer es bajar el ritmo de la actividad económica de la ciudad”. 

Desde Ciudad Futura, Pedro Salinas, dijo que frente a la crisis hay que ser creativos. “Tiene que haber una política de Estado en relación a los alimentos y es lo que estamos poniendo en práctica, por eso entendemos que el Municipio tiene recursos para fortalecerla o elaborar otras nuevas”, aseguró. Además consideró bueno pero insuficiente al Programa Precios Justos. “Hay que tener voluntad política para empoderar a la ciudadanía, así como nosotros pudimos en una articulación estratégica con la Cooperativa Cotar, llevar el litro de leche a 33 pesos, el Municipio puede hacerlo y con distintos productos de la canasta alimentaria, así como lo hizo en la década de 1990, en forma contracíclica, con el sistema de salud”, enfatizó.

Más notas relacionadas
Más por Silvia Carafa
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

El bautismo de fuego de Alberto

El rol del mandatario electo en la salida de Evo sano y salvo de Bolivia fue determinante