La ministra Patricia Bullrich sostuvo que el atentado a tiros contra el jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal, quien reemplazó a un comisario procesado por encubrir a un narco se trata de un “ataque mafioso”.

Mariano Valdés, jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina (PFA), se reponía este martes de dos heridas de balas tras ser atacado a tiros en la autopista Buenos Aires-Rosario, luego de reemplazar a la anterior cúpula de la fuerza procesada por complicidad con el narcotráfico.

Valdés fue baleado anoche en la autopista a la altura de Fighiera, mientras conducía un Ford Focus e iba acompañado de una suboficial de la PFA, Rosana González, quien resultó ilesa.

Según fuentes judiciales, el comisario paró en la banquina para cambiar la yerba del mate cuando una camioneta 4×4 color oscuro se detuvo a su lado y tres personas encapuchadas dispararon contra la ventanilla del conductor.

El comisario recibió un balazo en la ingle y otro en el brazo izquierdo –ambos con orificios de entrada y salida- y permanece internado fuera de peligro en el sanatorio Mapaci de Rosario.

Voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) deslizaron que uno de los atacantes podría haber resultado herido cuando los policías repelieron la balacera con sus armas reglamentarias.

Tras el tiroteo, Valdés condujo el auto hasta una estación de servicio YPF cercana y fue trasladado a un centro de salud de Arroyo Seco, para luego ser derivado al Mapaci, donde se encontraba fuera de peligro.

La ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, dijo en declaraciones radiales “los hechos son de carácter mafioso, las personas estaban encapuchadas y tiraron contra el auto”.

Además, vinculó el ataque “a la tarea que está llevando adelante la nueva jefatura” en la ciudad de Santa Fe. Una de las hipótesis de los investigadores judiciales, si bien no es la única, también apunta a un posible caso de “fuego amigo” como parte de una interna policial.

Una cúpula cómplice

El anterior jefe de Federal Argentina en Santa Fe, Marcelo Lepwalts, fue procesado en una causa por falsedad ideológica, sustracción de elementos probatorios, encubrimiento y tenencia simple de estupefacientes por presunta complicidad con un narco de esa ciudad.

El 9 mayo pasado la delegación santafesina de la PFA fue allanada por la Justicia Federal y, además de la detención del jefe Lepwalts y cinco subordinados, se secuestraron 88 “bochitas” de cocaína sin cadena de custodia.

El comisario Lepwalts quedó envuelto entonces en dos causas judiciales por presunto encubrimiento de un narco también detenido, llamado Guillermo Kernc, y otro expediente en el que fueron procesados tres subordinados de la delegación.

El 30 de mayo el juez federal Francisco Miño procesó a Kernc por tenencia de drogas con fines de comercialización, cohecho y portación ilegal de arma de fuego.

Según recordaron fuentes del caso, al ex jefe Lepwalts y a los suboficiales Cristian Bogetti, Michael Arbildo y Carlos Navarro los procesó por falsedad ideológica, sustracción de elementos de prueba, encubrimiento, incumplimiento de los deberes de funcionario público, falso testimonio y tenencia simple de estupefacientes.

Quedaron detenidos y fueron embargados en 300 mil pesos, según la resolución.

Protección

La investigación determinó que Kernc fue detenido con drogas el 4 de abril por la Policía Federal pero en el acta del procedimiento se habría hecho constar menos cantidad de cocaína secuestrada y un solo teléfono celular, cuando llevaba dos.

De las escuchas de la causa se desprende que Kernc pagó para recuperar el teléfono móvil, en el que llevaba anotaciones vinculadas al comercio ilegal de drogas.

“Quiero ver si puedo recuperar el teléfono chiquito (…) pero me van a cobrar una plata”, dijo el presunto narco en un diálogo telefónico.

A la vez, el fiscal Walter Rodríguez acusó a Lepwalts y sus subordinados por un supuesto acuerdo con Kernc consistente en pagos periódicos a los policías federales para poder continuar con su negocio.

En la otra causa, los suboficiales de la delegación santafesina de la PFA Bogetti, Lucas Bustos y Darío Duarte fueron procesados por el presunto encubrimiento de dos vendedores barriales de droga, “La Pulga” Casco y “Chancha” Cardozo, con quienes fueron filmados charlando en los sitios donde vendían drogas.

Colaborá con con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Región

Dejá un comentario

Sugerencia

Línea (des)ocupada

Las profesionales del dispositivo municipal Teléfono Verde, destinado a la atención y ases