Miles de jóvenes marcharon este lunes en Rosario a 43 años de La Noche de los Lápices, «acontecimiento que marcó a fuego la historia del movimiento estudiantil», según remarcaron las organizaciones en un documento leído frente al Monumento.

La masiva movilización, encabezada por centros de estudiantes secundarios y universitarios, partió a las 18 desde plaza San Martín hacia el Monumento Nacional a la Bandera. «Los lápices siguen escribiendo en las calles y en las urnas», fue la consigna que llevaron a la cabecera de la marcha.

En el acto se recordó a «Francisco, María Claudia, Horacio, Daniel, María Clara, Pablo, Claudio, Patricia, Gustavo y Emilce», los jóvenes secuestrados el 16 de septiembre de 1976 en La Plata durante la última dictadura cívico militar, siete de los cuales continúan desaparecidos y desaparecidas.

Además se conmemoraron los cincuenta años de los Rosariazos y el golpe de Estado contra Juan Domingo Perón, perpetrado también un 16 de septiembre pero de 1955.

Los rostros de militantes víctimas del terrorismo de Estado se hicieron presentes en pancartas y retratos llevados por jóvenes de 14, 15 y 16 años que los convirtieron en banderas.

Previo a la movilización en la plaza San Martín, hubo diferentes intervenciones a cargo de pibes y pibas centros de estudiantes como los de la escuela de orientación artística Nigelia Soria.

Las intervenciones artísticas se repitieron a lo largo de la movilización. Frente a la Catedral de Rosario, en Córdoba y Buenos Aires, mientras pasaba la manifestación, un grupo representaba a un pelotón de fusilamiento contra militantes secundarios, con sus guardapolvos blancos, a cargo de un batallón militar que iba recibiendo la bendición de un jerarca de la Iglesia.

Si bien participaron distintos movimientos sociales, gremiales y de derechos humanos, la marcha, que tuvo bien al frente la bandera de la Federación de Estudiantes Secundarios de Rosario (Feser) –una de las principales entidades organizadoras junto a la FUR–, fue protagonizada sobre todo por jóvenes y sus agrupaciones.

“Este año estudiantes, trabajadores y organizaciones de una gran variedad de sectores nos encontramos para poder recordar a aquellos y aquellas que dieron su vida por una Argentina más justa”, contó Sebastián Giufre, secretario general del Centro de Estudiantes del Politécnico.

El joven aclaró que “para nosotros los lápices siguen escribiendo tanto en las calles como en las urnas porque entendemos que este 2019 es crucial en la historia del país y que para frenar el modelo de hambre y ajuste del gobierno de Macri la cita fundamental es en las elecciones de octubre, donde los estudiantes secundarios mayores de 16 años también jugaremos un papel fundamental”.


Por su parte, Malena Martínez, la presidenta del Centro de Estudiantes de la escuela Nigelia Soria, consideró que es importante “remarcar que los estudiantes de La Plata no fueron los únicos”, que “hubo distintas noches de los lápices en toda la Argentina”.

“Quisimos darle la importancia a que la lucha por el boleto educativo no era la única lucha, que iban más allá de eso, esos pibes luchaban por un proyecto de país, por una patria libre, justa y soberana”, indicó Malena. Y agregó: “Por eso hablamos de la lucha en la calle y en las urnas, por que a diferencia de aquellos jóvenes, nosotros tenemos esa posibilidad de votar, y muchos de votar por primera vez. Y lo que arrastramos en las calles también lo queremos poner en ese voto».

La marcha atravesó el centro rosarino por San Lorenzo desde Moreno a Laprida, y allí dobló hacia Córdoba para bajar hasta el río. Frente al Monumento, representantes de distintas organizaciones estudiantiles, sindicales y sociales leyeron un documento en el que se destacaron los ideales de “les 30 mil desaparecides» (el texto fue redactado y leído en el denominado «lenguaje inclusivo») y la “unidad obrera y estudiantil de los rosariazos”.

Hoy vivimos como pueblo momentos difíciles. No solo en Argentina, en todo América Latina se vive una avanzada de proyectos neoliberales que buscan doblegarnos, buscan derrotar a los sectores populares, señaló el documento en uno de sus tramos. Y agregó: La persecución política a les luchadores sociales tiene como claro ejemplo a Milagro Sala, presa política de este gobierno, y a diferentes líderes políticos en Argentina y América Latina.

Nosotres –continuó el texto– respondemos con más organización, en cada escuela, facultad e instituto y en las calles. Como pudimos ver el año pasado, la unidad y la organización de estudiantes, docentes y no docentes y trabajadores llevó a que ganemos las calles en el marco del paro nacional en pedido de mejora salarial y más presupuesto. Porque #SinEducaciónPúblicaNoHayFuturo.

Tras a la lectura del documento (que más abajo se reproduce completo), comenzó un festival de bandas que dio cierre al acto.

Documento completo leído frente al Monumento:

A 43 años, los lápices siguen escribiendo en las calles en Defensa de la Educación Pública.

A 50 años de los Rosariazos seguimos levantando las banderas de la unidad obrera estudiantil para enfrentar el ajuste.

Se cumple un aniversario más de aquel 16 de septiembre de 1976, acontecimiento que marcó a fuego la historia del movimiento estudiantil de nuestro país. Francisco, María Claudia, Horacio, Daniel, María Clara, Pablo,Claudio, Patricia, Gustavo y Emilce fueron secuestradxs aquella noche, 7 de ellxs aún continúan desaparecidxs

Luchaban por una sociedad más justa, libre e igualitaria, militaban por transformar la realidad, también contra una dictadura que retomo la políticas de entrega y explotación iniciadas el 16 de septiembre de 1955, bautizada por el pueblo como «revolución fusilados». “La noche de los lápices” fue parte del plan sistemático de secuestros, tortura y desaparición llevada adelante por la última dictadura cívico-militar con el amparo de la cúpula de la iglesia que sigue ligada al Estado en la actualidad.

Acallar los reclamos populares, desarticular las organizaciones obreras, estudiantiles y barriales para implementar un plan económico de saqueo al pueblo, de pobreza, de endeudamiento solo se pudo llevar adelante con el conjunto de las fuerzas represivas estatales, la iglesia y parte de la sociedad civil.

Este año además se cumplen 50 años del Rosariazo, dónde los trabajadores y los estudiantes tomaron las calles y los barrios de Rosario, pueblada que junto con el cordobazo y el correntinazo le pusieron fin a la dictadura de Onganía.
Hecho que debe ser recordado como una pieza fundamental de organización para el pueblo y que nos dejó grandes enseñanzas del camino de la unidad obrero estudiantil, hoy más que nunca necesaria para pelear contra las políticas de ajuste, hambre y entrega del gobierno nacional que hoy castiga al pueblo con la devaluación del peso, los despidos y los tarifazos. Y para pelear por una Argentina más justa y soberana.
Lxs compañerxs de la noche de los lápices luchaban también por una educación verdaderamente pública, democrática y popular. Peleaban por un boleto estudiantil, por organizarse en cada escuela, en cada universidad. Retomamos su ejemplo, reclamando aún hoy, a 43 años, por el boleto educativo gratuito y universal; deuda que los diferentes niveles del estado tienen con nosotrxs. Y que en la provincia con la movilización de los diferentes sectores educativos logramos que se empiece a aprobar en las comisiones de diputadxs.

Frente a discursos oficiales que buscan deslegitimar las escuelas públicas, que poco invierten, que le pagan miserias a nuestrxs docentes, nosotrxs elegimos defenderla. No “caímos” en la escuela pública, la elegimos orgullosxs y la defendemos todos los días. Repudiamos enérgicamente, también, al Plan Maestro y al Operativo Enseñar y Aprender.

A 43 años, la historia nos vuelve a encontrar dando debates que creíamos saldados. El gobierno de Mauricio Macri y sus diversos portavoces siguen poniendo en discusión nuestra historia. Nos volvemos a encontrar con un gobierno que quiere poner las FFAA en las calles. Nosotrxs no olvidamos, no perdonamos, y no nos reconciliamos, frente a un discurso negacionista, seguimos diciendo que fueron 30000. Repudiamos el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que pretendía otorgarle el beneficio del 2×1 a lxs genocidas y rechazamos la resolución del Consejo Directivo de darle el reconocimiento “honoris causa” al juez Horacio Rosatti que voto a favor del 2×1. No fueron dos demonios, fue terrorismo de Estado.

Hace más de dos años que el Estado, a manos de la gendarmería nacional, cometió la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado. Ante la reapertura de la causa bajo el nombre de abandono de persona, seguimos sosteniendo que fue desaparición forzada a manos del estado.
También pedimos justicia por la vida de Rafael Nahuel, Facundo Ferreyra y todos los pibxs muertos por gatillo fácil.

Repudiamos el recrudecimiento del uso de las fuerzas represivas para doblegar las movilizaciones populares y estudiantiles realizadas durante el gobierno de Mauricio Macri.
Repudiamos la doctrina Chocobar, repudiamos el aval a la violencia por parte del Estado y la iniciativa del Servicio Cívico Voluntario. La educación tiene que brindarla las escuelas y universidades, no las fuerzas armadas. No queremos transitar con miedo nuestras aulas.

Hoy vivimos como pueblo momentos difíciles. No solo en Argentina, en todo América Latina se vive una avanzada de proyectos neoliberales que buscan doblegarnos, buscan derrotar a los sectores populares. La persecución política a lxs luchadorxs sociales tiene como claro ejemplo a Milagro Sala, presa política de este gobierno, y a diferentes líderes políticos en Argentina y América Latina.

Nosotrxs respondemos con más organización, en cada escuela, facultad e instituto y en las calles. Como pudimos ver el año pasado, la unidad y la organización de estudiantes, docentes y no docentes y trabajadores llevó a que ganemos las calles en el marco del paro nacional en pedido de mejora salarial y más presupuesto. Porque #SinEducaciónPúblicaNoHayFuturo

Seguimos reclamando por mejores condiciones edilicias para que los techos no se nos caigan, para que nuestras escuelas no se inunden, porque queremos gas y ventilación en las escuelas para no sufrir tanto el invierno como el verano y, además, no olvidamos que el año pasado una fuga de gas se llevó la vida de Sandra y Ruben, docente y asistente escolar en Moreno. No fue un accidente, fue la ausencia del Estado.
Repudiamos la represión sufrida por los compañerxs estatales de la provincia de Chubut y nos solidarizamos con ellxs.

El mejor homenaje para lxs compañerxs de “La Noche de los lápices” y a cincuenta años del Rosariazo es continuar la lucha conjunta entre estudiantes y trabajadores contra las políticas del hambre y el terror. Los llevamos con alegría, con fuerza, convencidos de que si el presente es de lucha el futuro es nuestro.
Francisco López Montaner, María Claudia Falcone, Claudio De Acha, Horacio Ángel Ungaro, Daniel Alberto Racero, María Clara Ciocchini
¡PRESENTES!

Exigimos:
– NO al FMI
– Investigación y suspensión del pago de la deuda externa
– Salarios dignos para todxs lxs trabajadores
– Restitución del Ministerio de Salud, Ciencia y Tecnología y todos los ministerios cerrados por el Gobierno Nacional
– Ciudadanía universitaria para las escuelas medias de la UNR
– Comedores en todos los establecimientos educativos
– Centro de Cuidado Infantiles en todos los establecimientos educativos y públicos
– Boleto Educativo Gratuito Universal en todxs los niveles educativos.
– Cárcel común perpetua y efectiva para todos los genocidas.
– Implementación de la ESI en todas las escuelas
– Declaración de la emergencia nacional en violencia contra las mujeres
– educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.
– justicia por Paula Perassi
– Protocolos de género en todas las escuela e instituciones
– Aparición con vida de Jorge Julio López
– Basta de gatillo fácil
– Justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel
– No al servicio cívico voluntario
– Eliminación del impuesto a las ganancias
– Reapertura de las paritarias
– Defensa de los puestos de trabajo y suspensión de los despidos
– No a la reforma previsional y laboral
Pase a planta permanente de todxs los precarizadxs del estado municipal, provincial y nacional.
– No a la reforma de la ley de ART de la provincia
– No al vaciamiento del Banco Nación, por la reestatización del Banco Santa Fe, en defensa de la banca pública. Por una nueva ley de entidades financieras.
– Declaración Nacional de la Emergencia Alimentaria
– Este 27/09 nos movilizamos en todo el mundo en defensa del medio ambiente y por otro modelo productivo
– Rechazamos el intento del Gobierno Nacional de dejar afuera de los padrones electorales a cientos de miles de jóvenes entre 16 y 18 años

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes, y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Caso Báez Sosa: la sentencia será el 6 de febrero

Los ocho rugbiers acusados de asesinar a Fernando en Villa Gesell en enero de 2018, pidier