Tras la declaración de la emergencia alimentaria, Ignacio Rico, el dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) de Rosario, consideró que “para detener el hambre y la desesperación, se necesita saldar la deuda interna argentina, que es la situación de pobreza estructural de millones de hermanos y hermanas”.

“Esta declaración es un triunfo de los movimientos sociales, la Iglesia, y las distintas instituciones que trabajamos junto a los últimos de la fila, porque logramos visibilizar y poner en agenda un tema tan terrible como es el hambre”, aseguró Rico, al tiempo que sostuvo que “lamentablemente, no hay nada que festejar, ya que hay millones de compatriotas sin trabajo, sin poder darle de comer a sus familias, golpeando avergonzado las puertas de los comedores y merenderos”.

En ese sentido, Rico señaló que si bien “en este momento, lo urgente es lo más importante, también queremos remarcar que para detener el hambre y la desesperación, se necesita saldar la deuda interna argentina, que es la situación de pobreza estructural de millones de hermanos y hermanas”.

“Y eso se logra con recuperación del mercado interno. con oportunidades laborales y educativas, y también con obras de infraestructura que permitan que deje de haber ciudadanos de primera y de segunda”, apuntó el dirigente.

Impulsada por los movimientos sociales, la Iglesia, sindicatos y otras organizaciones, la declaración de Emergencia Alimentaria, promueve aumentos de las partidas para comedores escolares y comunitarios, entre otras medidas. La semana pasada fue aprobada por la Cámara de Diputados, y este miércoles fue ratificada por el Senado.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes, y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Dale arranque, Alberto

Tras la asunción presidencial y los festejos populares, el Frente de Todos empezó a despun