La concejala Norma López recordó el Día Nacional de los Derechos Políticos de las Mujeres, a 72 años del voto femenino. “La mujer debe afirmar su acción, la mujer debe votar”, expresó en 1947 Eva Perón, impulsora de la ley.

A través de un documento titulado “72 años del voto femenino y nuestro camino a la paridad”, la edila peronista recordó un párrafo del discurso de Evita en oportunidad de una de las tantas defensas que hizo del proyecto de ley que hizo justicia con las mujeres argentinas.

“La mujer debe afirmar su acción, la mujer debe votar. La mujer, resorte moral de un hogar, debe ocupar su sitio en el complejo engranaje social de un pueblo. Lo pide una necesidad nueva de organizarse en grupos más extendidos y remozados. Lo exige, en suma, la transformación del concepto de la mujer, que ha ido aumentando sacrificadamente el número de sus deberes sin pedir el mínimo de sus derechos”, sostuvo Eva Perón el 23 de septiembre de 1947, desde el balcón de la Casa Rosada.

La llamada por su pueblo Abanderada de los Humildes, habló en aquella oportunidad ante decenas de miles de mujeres que asistieron convocadas por la CGT, que celebraba la obtención del voto femenino.

López señaló que “si bien constituyó una gran conquista, el derecho al voto y a la posibilidad de ser electas no significó por sí mismo la equidad en la representación de las mujeres en los cargos legislativos”, y agregó: “Por ello, las mujeres continuamos aún hoy pugnando por lograr la paridad. Han pasado 72 años desde que las mujeres conquistamos el derecho al sufragio, nos constituimos como sujetas políticas e iniciamos con ello la etapa en la que obtuvimos el derecho de votar y ser votadas”.

Texto completo del documento homenaje de Norma López

“72 años del Voto femenino y nuestro camino a la paridad

En 1947, de la mano de Eva Perón, las mujeres adquieren el derecho de elegir y de que se visualice su representatividad, al poder ser elegidas. Este legado histórico se proyectó en la lucha de las mujeres, para que sus voces entraran en el espacio público de la política. El 23 de septiembre Evita debutó como oradora en el balcón de la Casa Rosada, lo haría para hablar ante una multitud convocada por la CGT que celebraba la obtención el voto femenino.

Si bien constituyó una gran conquista, el derecho al voto y a la posibilidad de ser electas no significó por sí mismo la equidad en la representación de las mujeres en los cargos legislativos. Por ello, las mujeres continuamos aún hoy pugnando por lograr la paridad. Han pasado 72 años desde que las mujeres conquistamos el derecho al sufragio, nos constituimos como sujetas políticas e iniciamos con ello la etapa en la que obtuvimos el derecho de votar y ser votadas.

En ese camino, en 1991 se sancionó la ley de cupo femenino, estableciendo que las mujeres debemos ocupar por lo menos el 30% de las listas para ser legisladores nacionales. Sin embargo, ese piso fue transformándose en un techo para nuestra participación en la política. El punto máximo de representación se dio en el año 2009 ocupando el 40 por ciento de los cargos legislativos, mientras que hoy hay 99 mujeres sobre 257 de diputados lo que representa un 38,5 por ciento de la Cámara.

La inequidad de la representación de las mujeres en los lugares de decisión se extiende a todos los poderes del Estado, sólo 5 de las 24 provincias argentinas son gobernadas por mujeres, en el gabinete de ministros de Macri, hay sólo 2 mujeres en los 23 cargos que lo conforman.

En el ámbito de la justicia es donde las mujeres estamos más gravemente subrepresentadas en los lugares de máxima responsabilidad. Si bien somos el 54,4% del total del personal del Poder Judicial, al ascender en los puestos de mayor jerarquía el número de mujeres desciende al 15% de estos cargos y en la actualidad sólo una mujer tiene lugar en la Corte Suprema de Justicia.

En Santa Fe hay una sola senadora y las diputadas sólo son el 34 por ciento, con disímil porcentual en la representación en concejos municipales y comunas. Según el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, debido a la dificultad de conciliar la vida familiar con el trabajo, en las legislaturas hay proporcionalmente más mujeres solteras, viudas o divorciadas que varones en la misma situación. A su vez, las legisladoras tienen menos hijos que sus contrapartes masculinas. En tanto, si bien las mujeres en las legislaturas cuentan con mayor experiencia laboral y educación académica más avanzada, no logran alcanzar los cargos de liderazgo y conducción dentro de sus respectivas cámaras, advierte el mismo estudio.

Estamos avanzando con la campaña #UNAyUNO, una mujer-un varón en las listas, para lograr una paridad sobre la que tenemos derecho y mucha militancia. Somos el 51 por ciento de la población, pero eso no se refleja en la distribución del poder. La paridad trae justicia social y legitimidad del sistema democrático”.

Colaborá con con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Política

Dejá un comentario

Sugerencia

“La gestión seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente”

Después de que funcionarios pongan a disposición su renuncia, el presidente Alberto Fern