El club del sur del Gran Buenos Aires se convertirá en el primero del país en restituir la condición de socios y socias a las víctimas del terrorismo de Estado. El acto se realizará el próximo jueves, en el Florencio Sola.

Banfield será el primer club del país en restituir la condición de socios y socias a las víctimas del terrorismo de Estado, con el compromiso de sus autoridades de encarar reforma del Estatuto para incorporar la categoría de socio detenido-desaparecido, una iniciativa que algunas otras entidades aspiran a replicar.

Con un acto en el mismo estadio Florencio Sola –el jueves 3 a las 19– el club dará el paso hacia la restitución: entregará carnets simbólicos a familiares y amigos de los 11 socios y socias que pertenecían al club, según mostró la revisión de sus archivos.

La iniciativa partió del grupo Banfield por los Derechos Humanos –una de las “patas” de la Subcomisión de Socios– y fue acogida por la Comisión Directiva del club albiverde, que encabeza Lucía Barbuto.

La propuesta tiene base en el hecho de que los detenidos-desaparecidos no puede ser encuadrados en ninguna de las causales para darlos de baja del padrón: no fueron expulsados, no renunciaron a su condición de socios, no están muertos y no dejaron de pagar la cuota por propia voluntad.

Por eso, la Comisión Directiva dispuso el mes pasado la restitución de los carnets, a modo de reparación del error administrativo, y se comprometió a una reforma del Estatuto que, el cabo, pondrá al padrón del club en línea con los padrones electorales, por ejemplo, donde todavía se incluye a las víctimas del terrorismo de Estado.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

El bautismo de fuego de Alberto

El rol del mandatario electo en la salida de Evo sano y salvo de Bolivia fue determinante