La delantera de Rosario Central convirtió el primer gol de la historia del fútbol femenino, en su etapa semiprofesional. Las canayas golearon en su debut y este lunes, desde las 15.10, jugarán en el Gigante de Arroyito, partido que será televisado.

El 20 de septiembre de 2019 no será un día más para las mujeres fanáticas de la redonda: es que el viernes pasado se disputó el primer partido del campeonato de fútbol femenino de Primera División, en su etapa semiprofesional. El sueño que lideró –entre tantas otras– Macarena Sánchez, se hizo realidad desde ese día previo al comienzo de la primavera, en el bosque platense, cuando Villa San Carlos y Rosario Central pusieron a rodar la pelota, por la primera fecha del certamen. Y dos minutos después del pitido inicial, la canaya Selena Chamorra inscribió su nombre en la historia del popular deporte, anotando el primer gol de esta nueva era. “Estoy muy contenta, no lo puedo creer todavía. Para mí, en su momento fue un gol más y sentí algo muy hermoso”, contó la jugadora en diálogo con el programa radial Poné la Pava, en el que además repasó sus inicios en este juego, que durante años fue prácticamente exclusivo de los hombres.

Finalmente, el conjunto auriazul –el único fuera de la ciudad y la provincia de Buenos Aires que disputa este torneo, ya que fue invitado por la AFA– se trajo un contundente triunfo de la ciudad de las diagonales, al golear a las locales por 5 a 1. Y en la 2ª fecha se medirán ante Social Atlético Televisión (el equipo del gremio Satsaid), con el sueño y la ansiedad de jugar sobre el verde césped del Gigante de Arroyito, como ocurrirá este lunes a partir de las 15.10, encuentro que además será televisado por TNT Sports. “Tenemos muchas ganas”, se entusiasmó la delantera.

El fútbol en la sangre

La relación sentimental entre el fútbol y Selena Chamorra “viene de familia”, según reconoció la propia jugadora, que arrancó jugando entre hombres, una historia que se torna común entre las pibas de su generación. “Tengo dos hermanos mayores y siempre jugué con ellos, desde que tenía 4 años. En el barrio, con sus amigos, siempre con varones”, relató la delantera auriazul, y continuó: “Lo mío con ellos era algo informal, hasta que a los 7 me llamó un entrenador que me vio jugar ahí en la plaza, y me propuso ir a jugar un partido”. Y esa especie de prueba marcó un quiebre: “Obviamente que le dije que sí. Jugué y les gustó, tanto a mis compañeras como al técnico, así que desde ahí me empezaron a llamar para los partidos siguientes”.

De aquellos primeros pasos en la modesta Plaza Galicia (de Suipacha y Biedma) con los muchachos, y luego en Villa del Parque, como se llamaba ese equipo de barrio Alvear en el que comenzó a jugar entre las suyas, pegó el salto a Rosario Central, cuando corría julio de 2017 y el profesionalismo no pasaba ni por la cabeza de las más optimistas. De todas maneras, aún queda mucho camino por recorrer en ese aspecto, según admitió la atacante: “Me gustaría mucho vivir de esto, y seguir en Central para buscar el campeonato. En lo personal, me encantaría que el fútbol femenino crezca, tanto para mí como para las nenas que quieren empezar”.

Cuando se habla del inicio de la era “profesional” del fútbol femenino, todas se encargan de remarcar que en realidad hay que agregarle el prefijo “semi”, porque no todas cobran un sueldo por correr detrás de la pelota. “Ninguna, por tener un contrato o no, se cree más o menos que otras”, remarca igualmente Selena, y añade: “Estamos todas por igual y sólo nos interesa aportar en el equipo. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo en Central, el plantel está compuesto por más de 30 jugadoras, de las cuales algunas son mamás, otras trabajan, entonces se complica con los entrenamientos y a veces es entendible que falten o lleguen tarde”.

Claro que el reclamo de Maca Sánchez y el partido de la Selección Argentina ante Panamá por el repechaje para el Mundial de Francia, tuvieron un rol preponderante para alcanzar estos resultados, ya que a través de aquellas expresiones se visibilizó la problemática de las futbolistas. “Yo en ese partido estaba en la tribuna, tenía una compañera (Virginia Gómez) que estaba jugando”, recordó sobre el duelo que se disputó en el estadio de Arsenal de Sarandí. “Y se me ponía la piel de gallina –siguió–, porque escuchaba a la gente cantar y alentar. Fue muy lindo. Creo que desde ahí hubo un antes y un después”.

Y no es para menos, porque desde entonces las mujeres pusieron el grito en el cielo, y no sólo para gritar goles, sino también para reclamar por sus derechos como deportistas. “Siempre nos decíamos «mirá cuando a nosotras nos vayan a ver, nos vayan a alentar». El apoyo de nuestras familias y amigos siempre estuvo, pero hace poco jugamos un partido al que fue bastante gente, con la tribuna completa, y significó una alegría inmensa para todas”, celebró Chamorra.

Antes de despedirse, Chamorra, que admite que en sus comienzos se desempeñaba como enganche, cuenta que le gusta mucho mirar fútbol, “tanto femenino como masculino, y a veces soy de ir a la cancha”. Y a la hora de señalar referentes en el planeta redondo, indica: “Sigo mucho y me gustan Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Marta (Vieira da Silva, la jugadora brasileña) y Megan (Rapinoe, considerada la mejor futbolista del mundo).

Por último, la delantera que se dio el gusto de marcar el primer gol del campeonato, se lamenta: “Cuando nos enteramos que jugábamos el mismo día y a la misma hora que los varones de Central, nos pusimos muy tristes, porque nuestras familias tenían muchas ganas de vernos, y por nuestros amigos. Pero a la hora de jugar sólo pensábamos en ganar”.

Se va la segunda…

La fecha que se fue, la primera, dejó una catarata de goles y goleadas, y ningún empate. Central y Racing, ambos en condición de visitantes, se despacharon con un 5 a 1 a favor ante Villa San Carlos y Platense respectivamente. En el partido de la jornada, Boca derrotó 5 a 0, nada menos que a River, en la mítica Bombonera. Y más abultado aún fue el triunfo de SAT: 8 a 1 frente a El Porvenir. Más parejos estuvieron el 2 a 0 de Gimnasia a Huracán, y el 3 a 1 de Estudiantes de La Plata ante Defensores de Belgrano. Además, hubo alegría por duplicado para Macarena Sánchez, que se dio el gusto de anotar un doblete en el debut victorioso de su San Lorenzo, en La Fortaleza, donde le ganó 3 a 1 a Lanús. La jornada se cerró con el 2 a 1 de la UAI Urquiza frente Independiente.

Claro que al ser impar la cantidad de equipos que participan del torneo (13), Excursionistas deberá esperar para el estreno en la segunda fecha, que se jugará entre este sábado y el lunes. Abrirán el Cuervo ante el Lobo, desde las 15, en el Nuevo Gasómetro. Y 45 minutos más tarde será el turno de la Academia de Avellaneda frente a Excursio. El domingo, River recibirá a Platense a las 13.05; mientras que a las 15 jugarán Defensores de Belgrano y la UAI; el Rojo frente al Granate, y El Porve ante las Xeneizes. El lunes, además de las Canayas, se medirán Huracán y Villa San Carlos, mientras que las Pincharratas quedarán libres.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Feliz fin de año para Newell’s

El rojinegro cerró su participación en 2019 con un triunfazo ante Independiente, en el Lib