Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Indicadores negativos, arrastre del plan del FMI, reservas en caída, búsqueda de estabilización financiera, políticas anticíclicas, algunos de los tópicos que deberá afrontar el nuevo gobierno.

En su último informe de coyuntura, el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala dio cuenta del impacto negativo en las diferentes variables económicas que se esperan para la segunda mitad del año, elecciones primarias mediante, que no hicieron más que agravar un deterioro del tejido sociolaboral que se viene produciendo desde la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada. El candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, sabe la realidad que lo espera en caso de ganar la compulsa electoral y repite que “Macri deja tierra arrasada”.

“La información de Cuentas Nacionales correspondiente al segundo trimestre del año, previo a la última devaluación, muestra que la situación antes de las elecciones no era de las más favorables: el gasto doméstico se encontraba en franco retroceso y la única compensación venía por el lado de las exportaciones netas, impulsadas por la caída de las importaciones”, se señaló en el reporte.

“Pero lo más importante –continuó– es lo que ocurrirá con la economía los próximos meses, ya que los primeros indicadores adelantados de agosto mostraron resultados muy negativos, sobre todo en lo relacionado con el consumo. Esta situación vuelve a abrir el interrogante respecto del espacio de política anticíclica con que contarán las autoridades de turno antes y después del cambio de gobierno”.

Según el reporte del ITE, el último trimestre del año, en el que se suele concentrar la mayor brecha entre gastos y recursos, pone en duda el objetivo de déficit cero que el gobierno de Macri negoció con el FMI. Aunque el año finalice con un déficit manejable en términos del acuerdo, el arrastre que dejan para 2020 las políticas de la actual gestión muestra algunos frentes problemáticos”.

En este sentido, en el informe se analizó: “Más allá de la configuración del gasto, en el cuál se destaca el peso incremental de los pagos de intereses en un contexto delicado para los sectores más vulnerables de la población, el diferimento de rebajas impositivas -como el generado por las reducciones progresivas de impuestos a la seguridad social y el esquema de retenciones pesificadas de 2018- será un elemento que debilitará las finanzas públicas de la próxima gestión”.

En este escenario, dicen desde el ITE, “si bien el reperfilamiento de la deuda de corto plazo descomprimió el programa financiero 2019, la posibilidad de que el FMI no desembolse los fondos programados y los problemas para renovar la deuda con privados hicieron que las vías de financiamiento vuelvan a cerrarse, y que tanto el Banco Central como la Ansés vuelvan a quedar en el centro de la escena como posibles financistas de última instancia”.

De cara al traspaso presidencial, la variable clave a seguir continúan siendo las reservas internacionales, de acuerdo al reporte: “La intervención del Banco Central en el mercado de cambios, los vencimientos de deuda y la caída de depósitos han llevado a las reservas del BCRA a una trayectoria preocupante. El menor ritmo de caída que han mostrado en las últimas semanas no es garantía de que la situación financiera esté completamente estabilizada, sobre todo teniendo en cuenta que en un escenario moderadamente optimista las reservas podrían quedar a fin de año en los menores niveles desde el comienzo del mandato del actual gobierno”.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Récord de casos de coronavirus: 96 en Rosario y 165 en la provincia

El Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe confirmó 156 nuevos casos en las última