Hace pocos días, en la charla “La educación que queremos” por los 20 años de El Eslabón, el secretario general del Sadop Rosario, Martín Lucero, recordaba el empeño de las políticas de Cambiemos en instalar el emprendedorismo en el campo de la educación, para hacer valer lo individual por sobre lo colectivo (en otras palabras, “el sálvese quien pueda”). Lucero repasaba las tristes aspiraciones del entonces ministro de Educación, Esteban Bullrich, de orientar a “la gente a que deje de buscar trabajo y lo genere”, por ejemplo, haciendo cerveza artesanal o cursos de pilotos de drones. Y que para eso eran necesarias escuelas que formen “argentinos capaces de vivir en la incertidumbre y disfrutarla”.

No fueron expresiones casuales ni al pasar. Forman parte de un modelo de país apoyado en la especulación financiera y en la entrega del patrimonio nacional. Y para eso antes hay que arrasar con el sistema educativo, sus docentes y el futuro de sus estudiantes.

Las palabras de Lucero de inmediato me recordaron que en los primeros días de agosto de 2016, el entonces director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (Inet), Gabriel Sánchez Zinny, vino a Rosario para presentar el informe “Demanda de capacidades 2020”. Fue en una actividad de la que también participó la ministra de Educación de Santa Fe, Claudia Balagué.

Un dato para no desconocer es que ese análisis se presentó en la Fundación Libertad, una referente indiscutida de las políticas neoliberales, que solo han impulsado pobreza, miseria y represión en el país.

Entre las ideas centrales de ese informe –expresadas por Sánchez Zinny- también estaban las de “aprender a ser emprendedores y a crear empleo, no sólo buscarlo”. Todo esto manifestado públicamente en el auditorio de Mitre y Salta, bajo la mirada satisfecha y de aprobación del presidente de la Fundación Libertad, Gerardo Bongiovanni.

En lo que pretendía ser la presentación de un plan educativo que uniera la formación con el mundo del trabajo, Gabriel Sánchez Zinny anticipaba casi emocionado que las carreras que más crecerían en los años siguientes serían las de creatividad y el diseño, la informática, la comercialización y la logística, el control de gestión y control de calidad, la enfermería y las carreras de servicios asociadas al entretenimiento. Y también proyectaba un incremento en los sectores productivos para “los próximos 5 años de la demanda de empleo calificado de perfil técnico/operativo”.

Sin embargo, el ahora Director General de Cultura y Educación de María Eugenia Vidal, también decía para aquel auditorio que era difícil pronosticar sobre las llamadas carreras del futuro, con el argumento de que “el 65% de los empleos que existen en la actualidad” no existirán más cuando los chicos que en ese momento estaban en la primaria terminen el secundario. “Por ejemplo, hace 10 años no existía la carrera de coordinador de redes sociales, y hoy está y es muy requerida”, puso como feliz ejemplo.

En sintonía con las aspiraciones de su amigo Bullrich, Sanchez Zinny aseguraba que la esencia a la hora de pensar la relación entre educación y trabajo estaba en “la capacidad de adaptarse al cambio y de emprender”, porque se “calcula que un joven cambiará entre 10 y 15 veces de empleo”, auguraba. Además de tirar unos “tips” para ser exitosos con esta meta: “Trabajar en equipo, responsabilidad y compromiso, entendimiento de normas y reglamentos, aprender a aprender, curiosidad y empatía”.

A poquito más de tres años de esa presentación de Sánchez Zinny en la Fundación Libertad, la Argentina está hundida en una pobreza creciente, donde -hay que recordar a cada rato y hasta revertir esas cifras- más de la mitad de la infancia y los más jóvenes son pobres, y la desocupación alcanzó, en aumento permanente, el 10,6 por ciento (en el segundo trimestre del año).

La educación para la incertidumbre, el emprededorismo y el aprender a emprender, políticas del macrismo que han abonado y abonan a justificar la pobreza y la miseria de los más desposeídos.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Elevan a juicio causa por corrupción contra intendente macrista de Rufino

El intendente de Rufino Natalio Lattanzi y su esposa son acusados de “negociaciones incomp