En agosto de 2016, la directora del Instituto de Neurociencias y Educación (INE) de la Fundación Ineco, Florencia Salvarezza, ofreció en el auditorio de la UCA Rosario una conferencia sobre «Mitos y verdades de las neurociencias en el aula y la educación del siglo XXI». La cuestión venía pisando fuerte desde el primer día del gobierno de Cambiemos. Salvarezza llegaba invitada –entre otros– por la Editorial Pearson, la misma que tiene una estrecha relación con el negocio de las Pruebas Pisa.

La disertación duró casi dos horas, nunca decayó en atención. En ese tiempo, la directora del INE habló de todos los temas que ganaban terreno en la agenda educativa del actual gobierno: la importancia de las Prueba Pisa que aplica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para transparentar los problemas que tiene la Argentina en conocimientos básicos; las cualidades de las neurociencias y también el crecimiento de los trastornos de aprendizaje, especialmente la dislexia.

A los diagnósticos realizados por Salvarezza, le siguió el aporte de soluciones, que incluyeron una serie de tips para convertirse en docentes del siglo XXI: apelar a la innovación educativa, enseñar con perspectiva global, contar con aulas digitales, manejar las neurociencias. También habló de una escuela donde prevalezcan los conceptos de liderazgo, el trabajo en equipo y se enseñen las emociones. Además de la estrategia que ya es marca en las políticas de Cambiemos: la “formación de emprendedores que puedan armarse su mundo laboral, que estén preparados para un mundo donde no todos van a tener trabajo». «La educación del siglo XXI es la que forma emprendedores», sentenció en esa presentación.

Aquella conferencia de la directora del Instituto de Neurociencias y Educación realizada en los primeros meses de Cambiemos era una más de las que ya circulaban por distintos puntos del país y empezaban a mostrar claramente cuál era el rumbo elegido por el gobierno de Mauricio Macri para la educación argentina. En los casi cuatro años que siguieron, los cursos que invitaron a “abrirles” el cerebro a las pibas y pibes, condenarlos de entrada “si no aprenden” por la cuna de dónde provienen, o fortalecer principios del estilo “Si tú quieres, tú puedes”, proliferaron en todas las formas y envases.

Nada de eso fue casual. Todo tuvo (y tiene) una meta clara. En un artículo (“Aún estamos a tiempo”) publicado en el último número de la Revista Canto Maestro de la Ctera, la educadora Adriana Puiggrós lo explica muy bien: “El gobierno intentó eliminar con un decreto la paritaria nacional e invita a empresas que invierten en educación a instalarse en la Argentina. Les paga en dólares. Su primera tarea es formar líderes que vayan sustituyendo a los docentes y reeducar a los que acepten participar en sus cursillos. Usan técnicas de autoayuda, ejercicios de meditación, recreos cerebrales y otros artilugios provenientes de una degradada versión de la neurociencia. La pedagogía sustituida por estrategias de adiestramiento, una política que desconoce un siglo y medio de reflexiones, discusiones y experiencias de la pedagogía nacional. La escuela ha muerto, dicen, y van acercándole el ‘SALE’ y esperan abrir sus puertas al mercado. Escuelas shopping”.

Un dato más. Pocos meses antes a la presentación de Florencia Salvarezza en Rosario, el entonces ministro de Educación y Deportes de la Nación, Esteban Bullrich, y el presidente de la Fundación Ineco, Facundo Manes, habían firmado un convenio para la creación del primer Laboratorio de Neurociencias y Educación, «con el objetivo de potenciar los procesos de enseñanza y aprendizaje a partir del conocimiento acerca de cómo funciona el cerebro, cómo aprendemos y cómo enseñamos».

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes, y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Política

Dejá un comentario

Sugerencia

Causa Alvarado: Tres jefes policiales y un abogado detenidos

Tres jefes policiales de Santa Fe, entre ellos el de Drogas Peligrosas, fueron detenidos e