El auriazul igualó su séptimo partido al hilo: ahora fue 1 a 1 ante Lanús, como visitante, por la 9ª fecha de la Superliga. Los goles, en el segundo tiempo: José Sand anotó el primero, y al rato lo igualó Matías Caruzzo.

Rosario Central volvió a repartir unidades, en esta ocasión fue en La Fortaleza Granate, ante un equipo que arrancó comprometido con los promedios pero que en la actualidad pelea más arriba que abajo. Y los de Arroyito coronaron la racha de empates más extensa del club, que en este contexto, no termina de cerrar.

De entrada, Claudio Riaño quedó cara a cara con Agustín Rossi, que salió tan rápido que le cerró todo ángulo posible para definir cómodo, y la terminó tirando afuera. Después, el arquero Granate se quedó corto con un despeje que cayó en los pies de Ciro Rius, pero no logró resolver a tiempo para transformar ese error del rival en una jugada de gol.

Central también cometió un yerro en la salida, pero la jugada –ahora en control del dueño de casa– tuvo el mismo desenlace que la del arco de enfrente, por lo que terminó en la nada, como todo ese primer tiempo, que no tuvo un claro dominador.

Con serias dificultades para generar peligro por abajo, la primera jugada clara de gol llegó por arriba, recién en el segundo tiempo. Y fue para Lanús: en un centro desde el córner, el zaguero Ezequiel Muñoz saltó más alto que todos y con un cabezazo estrelló la pelota en el travesaño.

Con esa jugada y con un poco maś de tenencia del conjunto comandado por Luis Zubeldía, la cancha comenzó a inclinarse levemente para el arco defendido por Jeremías Ledesma, que nada pudo hacer para evitar la caída en su valla cuando corrían 11’. Central perdió la pelota en la mitad de la cancha y quedó muy mal parado en el retroceso. Y José Sand, como suele ocurrir cuando le dan espacio, le sacó el mayor provecho posible a esa jugada, rematando fuerte arriba, al palo del arquero.

Pero el auriazul también, a falta de lucidez en los metros finales, apeló al juego aéreo para tener su chance, y así alcanzó la igualdad a los 19’ cuando Matías Caruzzo peinó apenas de espaldas al arco un centro proveniente de un tiro libre ejecutado por Leonardo Gil, y el balón tomó la suficiente velocidad para quedar fuera del alcance de Rossi.

Después, el partido se abrió un poco más y ambos tuvieron sus posibilidades. Los del sur del Gran Buenos Aires inquietaron a Ledesma a través de jugadas de menor peligrosidad protagonizadas por el Pepe Sand y un frentazo a quemarropa de Facundo Quignon que exigió una tremenda respuesta del arquero. Los de Arroyito tuvieron la suya en un disparo de Joaquín Pereyra.

Central no pierde, pero desde hace siete jornadas, tampoco gana. El invicto deja de ser consuelo cuando se mira la tabla de los promedios, en la que por el momento el Canaya está en zona de descenso, y no logra comenzar a alejarse.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Irán cree que Israel ensaya un ataque nuclear en su contra

Mientras Israel declaró que realizó una “prueba de un sistema de propulsión de cohetes” de