Manifestantes ingresaron a la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador, en Quito. Luego de tomarse fotos, se retiraron al grito de “¡Sí, se pudo!”. El mandatario decretó el toque de queda alrededor de los edificios públicos.

Antes de que este martes Lenín Moreno decretara el toque de queda, un nutrido grupo de manifestantes rompió el cerco militar y policial y llegó hasta el escenario principal del Congreso, edificio que se encuentra vacío, luego que las autoridades ordenaran su desalojo la tarde del lunes “por medidas de seguridad”.

Los manifestantes estuvieron unos minutos dentro del lugar, alcanzaron a tomarse fotografías en el podio principal y luego salieron, al grito de “¡Sí se pudo””, y posteriormente las fuerzas de seguridad retomaron el control del Palacio Legislativo.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) definió esta acción como parte de la «insostenible crisis» que vive el país y criticó que el Gobierno nacional, al que denominó “criminal”, respondiera con “represión sin importar mujeres con niños, jóvenes, ancianos”.

La organización indígena reportó que hubo varios heridos tras la represión que fueron trasladados a hospitales de la capital, aunque no hubo hasta pasada la tarde números oficiales ni extraoficiales sobre la cantidad de gente afectada. 

“¡Fuera Moreno, fuera!”

Antes de ingresar, mientras subían a la sede del Legislativo, la masa gritaba «¡fuera Moreno, fuera!», en protesta contra el “paquetazo” de medidas económicas anunciado por el mandatario nacional, Lenín Moreno.

En la zona que rodea a la Asamblea Nacional, los manifestantes han tenido choques con la policía y los militares. Los uniformados lanzan gases lacrimógenos y perdigones, mientras reciben de los manifestantes piedras y palos.

Las fuerzas de seguridad lograron alejar de las inmediaciones del Parlamento a muchos de los movilizados, que se ahogaban ante el exceso de gases lacrimógenos.

Manifestación contra Lenín Moreno en Quito. Foto: Ivan Alvarado | Reuters

La gran concentración indígena

A pocos metros del Parlamento, entre la Casa de la Cultura y los parques El Ejido y El Arbolito, se concentraron miles de personas, convocados principalmente por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), provenientes de distintas partes del país.

Esa concentración, espera a otros compañeros que se unirán a la protesta este miércoles y realizarán en Quito una gran huelga general.

Los manifestantes tenían previsto dialogar con el presidente Moreno, pero el mandatario se trasladó a Guayaquil, donde instaló provisionalmente la sede del Gobierno desde este lunes.

La protesta es contra las medidas económicas tomadas por Moreno, que incluyeron el alza de los combustibles, luego que quitara el subsidio estatal a las gasolinas extra y ecopaís, así como al diésel. Además, el mandatario anunció un paquete de reformas laborales y tributarias, que enviará al Parlamento para su aprobación.

Todo ello, según el ministro de Economía, Richard Martínez, en respuesta a un acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Allanamiento y censura previa en una radio de Quito

Mientras se desarrollaban las protestas en todo el país, la radio Pichincha Universal, cuyas instalaciones se encuentran en Quito, denunció que fue allanada por la Policía por orden de la Fiscalía General, que adujo una supuesta “incitación a la discordia” por parte del medio.

“Autoridades allanan instalaciones de Pichincha Universal e impiden que su señal salga al aire. Piden que se detenga la transmisión de su programación habitual”, informó la emisora a través de su cuenta de Twitter.

La medida se ampara en el estado de excepción dispuesto por Moreno, que dispone la ‘censura previa’ en la información de los medios de comunicación social, con estricta relación a los motivos del estado de excepción y a la seguridad del Estado.

La censura previa otorga al Gobierno la facultad de aprobar o prohibir determinado material o expresión en los medios de comunicación antes de hacerse público. Sin embargo, desde la radio denunciaron que se trató de un ataque a la libertad de expresión, y aseguraron que seguirán informando “de la manera más veraz, legítima y democrática”.

Las manifestaciones en todo el país ya se han extendido durante seis días y no son exclusivamente en Quito; en la mayoría de las provincias de Ecuador hay bloqueos de rutas y movilizaciones ciudadanas.

Las clases han sido suspendidas en el país y, en la capital, el transporte público paralizó sus servicios.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Irán cree que Israel ensaya un ataque nuclear en su contra

Mientras Israel declaró que realizó una “prueba de un sistema de propulsión de cohetes” de