Muchas artistas sostienen su producción trabajando en actividades de otros rubros. Mariela Viglietti se encuentra actualmente enfocada en su labor creativa en paralelo con una desocupación temporal. En diálogo con Redacción Rosario nos cuenta acerca de su arte, los diferentes géneros y su incursión como editora. Sobre sus actividades ella misma ríe y aclara “en este momento estoy desempleada, pero tengo una editorial, soy historietista e ilustradora así que básicamente me estaría dedicando a esto”.

Estética sin género

Sus historietas rozan el género del terror pero va operando desde una óptica más emocional, moviéndose por el clima que el propio relato le va marcando.

En Perdón por ser tan genial -la última que sacó- viaja por varios géneros. Empieza algo detectivesca, se vuelve surreal y sigue mutando. Viglietti disfruta de jugar con la flexibilidad de las estructuras narrativas que permite de la historieta.

Este salto entre géneros viene ya desde sus gustos como lectora. Si bien aprecia las historietas de género argentinas suele encontrarlas faltas de emoción. En parte intentando suplir esa falta que percibía y en parte por su propio caos verborrágico se plantea una estética personal.

Si le preguntan ¿qué estilo dibujás? la respuesta no es simple, quizás buscando en su formación se pueda encontrar la trama que le da forma a su arte sin contenerse en un estilo prefijado. En la secundaria cursó dos años en una técnica de Rosario especializada en Comunicación y Arte y tuvo un breve paso por la Facultad de Artes en la ciudad de Córdoba.

La totalidad de sus trabajos fueron publicados en Le Noise, el sello editorial que integra junto a Renzo Podestá. En su primera publicación no sabía bien que hacer, se sentó a escribir y le salieron cosas que ya mostraban ese costado ecléctico.

Al hacer su primer libro sintió que no se podía decidir por qué rumbo seguir, quería tomar muchos caminos al mismo tiempo así que hizo tres historias muy diferentes para darle forma a las 56 páginas de Eldritch.

Con el tiempo y la práctica viró a armonizar y urdir esas profundas diferencias de género en una sola historia. No es que su dogma sea mantenerse ajena a los géneros sino que cuando escribe le sale de esa manera.

Le Noise

Este año el sello editorial que integra sacó el número 1 de Wormboy, una historieta de superhéroes de Renzo Podestá a todo color. “Es sanguinolenta porque es de Renzo” aclara la editora.

Viglietti en rol autora está preparando una historia de 80 páginas de “terror, paranoia y un montón de giladas” que se vio demorada hacia el año próximo.

También tiene proyectado concluir para el 2020 una novela gráfica que viene armando. “Escribir largo es muy difícil” dice, y encima después hay que dibujarlo. Hace dos años que viene escribiendo, yendo y viniendo, corrigiendo diálogos y estructuras para darle cuerpo a su primer novela.

Charlas

En los días del multitudinario encuentro que convoca a comiqueros de todo el país y más allá, Mariela Viglietti participará de una charla del sello editorial Le Noise y de otra intitulada Escuchemos lo que las chicas tienen para decir. Hay pocas certezas respecto de esta segunda charla en la que participarán también Teora Bravo y la Colorada Majox. El título de la charla da a entender que no se trata de una casualidad que las tres autoras convocadas sean mujeres.

“Hay un auge de mujeres que se están visibilizando cada vez más en la historieta” asevera Viglietti. La pregunta de ¿cómo te sentís mujer en la historieta? resulta vieja así que las propias conferencistas tienen curiosidad acerca del camino que tomará la charla.

Para más info entrá en la página oficial de la convención

Invitados Crack Bang Boom 2019

Más notas relacionadas
Más por Diego Roth
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

“Nunca en mi vida dibujé tantas manifestaciones”

El reconocido historietista y narrador Renzo Podestá fue el primer ilustrador de El Eslabó