La décima edición de la Crack Bang Boom festeja a lo grande, con charlas homenajes y un sinfín de propuestas.  Miles de personas ya pasaron por los galpones del CEC y desde Redacción Rosario dialogamos con el historietista y editor, Marcos Vergara.

El nicoleño es partícipe de la Crack Bang Boom desde el primer día.  Actualmente se encuentra luchando para poder mantener vivo el pequeño mercado de historietas que: «supieron concebir».

Vergara arrancó haciendo fanzines, visitaba el evento Leyendas –un antecesor de la Crack Bang Boom– y asistía a numerosos festivales mostrando su producción. En determinado momento quisieron pasar del fanzine a una autoedición «más controlada y con mejor calidad». Querían también abordar el difícil tema de la distribución y fue entonces que crearon Loco Rabia.  En su primer libro,  que reunía a los autores que junto a los coeditores habían recorrido los festivales de historieta tratando de revivir una industria que según el dibujante “en los ’90 estaba completamente muerta”. Aquel primer libro fue editado en el 2008 y se llamó Traición.

Loco Rabia

Allí comenzaron un camino en el que iban surgiendo posibilidades de otros libros que los llevó a tener en la actualidad, 140 títulos editados. Muchos de ellos fueron publicados semanalmente,  página a página,  en la revista web de Loco Rabia y más tarde serían compilados en papel.

Dentro de su vasta obra editorial incluyen una colección de adaptaciones de obras de teatro nacionales a historietas,  en las que Farías «abre el juego» a diversos dibujantes. La colección de «Historieta Histórica: Aquí mismo»,  dirigida por un profesor de historia de Villa Constitución, aborda la historia a nivel nacional pero contemplada desde el sur de Santa Fe. La colección. También cuenta con una colección infantil: Loquillos. La misma contiene historietas infantiles.

Actualmente están presentando Pumbapá, una antología de autores infantiles que originalmente hizo el cordobés Diego Cortés para su editorial Llanto de mudo. “Cuando Diego cambió de planeta quedó trunca” –comparte Vergara– “quedó una prueba de impresión porque ya estaba para salir”.  Además cuenta que para concretar el proyecto hizo falta «que Mari Salina y Aleta Vidal le pusieran voluntad y trabajo, convocaron a algunos autores más y gracias a un crowdfunding pudimos editarla».


Otra novedad que trajeron para la Crack Bang Boom fue una coedición entre Loco Rabia y Los Aspirantes Editores. Se trata de la última obra de Federico Baert, La danza de los condenados» que fue presentada dentro del popular evento local de historietas.

Según relata Vergara, este año fue el primero en que Loco Rabia no pudo llegar al plan editorial que tenían. Entre la ascendencia del dólar, la especulación de las imprentas, y la mishiadura generalizada que cercenó drásticamente las ventas. Lo que los sostiene es la venta en festivales, y el propio sello editorial nación entre charlas durante el festival Tinta Nakuy que se hizo en Tucumán. Marcos Vergara y en general el mundo de la historieta tienen una especial gratitud para con quienes con su esfuerzo hacen encuentros monumentales como la propia Crack Bang Boom.

“El desafío actual es tener continuidad” dice Vergara, y es que si bien se pudo armar una especie de pequeña industria editorial de historietas, no se logró construir una estructura de base «que resuelva más o menos los problemas de distribución, que sigue estando totalmente centralizada en Buenos Aires». En ese sentido Cergara concluye:  “Lo poco que se había construido se fue bastante para atrás». El retó será esperar que el próximo año mejore la situación y conseguir una estructura sólida que no dependa de la (in) estabilidad de la economía nacional.

Marcos Vergara, el dibujante

Como dibujante Vergara suele trabajar mucho como ilustrador, ha colaborado con varias publicaciones uruguayas como Uruguayez y Lento. Uruguayez es una antología de historietas que versan sobre “el ser uruguayo”, Vergara hizo la ilustración de tapa y entre los relatos se incluye una historia de la dupla que conforma con Farías. Quien hizo la curadoría de los autores fue el charrúa Rodolfo Santullo, otro compañero de «los años fanzineros»

En el caso de Lento, cuyo guión estuvo a cargo de Santullo,  publican una vez al año una historieta. “Estoy laburando más para Uruguay que para acá” bromea Vergara.

Cuando no está urgido por entregas de trabajos el dibujante publica en la revista web de Loco Rabia. Con Rodolfo Santullo hacen Francisco y Angustias, que narra la historia de los abuelos del guionista. Cada viernes publica Antídoto, una relato de aventuras con guión de Alejandro Farías y los domingos Los hermanos Dadá con guión de Federico “Fredy” Baert.

Más notas relacionadas
Más por Diego Roth
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Hay equipo

Sin mayores sorpresas, el presidente electo, a pocos días de asumir, confirmó a quiénes lo