Dos partidos que integran el Frente Progresista y una línea interna del propio socialismo anunciaron su apoyo a Alberto Fernández para enfrentar en las elecciones al candidato neoliberal.

Una línea interna del Partido Socialista y dos fuerzas políticas que integran el Frente Progresista Cívico y Social brindaron su apoyo a la fórmula presidencial del Frente de Todos, compuesta por Alberto y Cristina Fernández, en detrimento del binomio Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey (Consenso Federal) que es al que jugó sus fichas la conducción del socialismo a nivel nacional. La determinación contiene críticas al “personalismo” del gobernador Miguel Lifschitz y a la división del campo popular que implica la opción por el ex ministro de Economía, que termina siendo “funcional a la derecha elitista y autoritaria que nos gobierna”.

La decisión, sin embargo, es de orden puramente coyuntural y selectiva de la categoría electoral, ya que no alcanza a la lista de diputados nacionales liderada por el socialista Enrique Estévez, que tanto el espacio Bases que conduce el diputado Eduardo Di Pollina como los partidos Pares y SI, votarán en los comicios del 27 de octubre.

Que SI

La determinación se produce en el contexto de la derrota del Frente Progresista en las elecciones provinciales de junio pasado en las que la coalición perdió el gobierno de Santa Fe y retuvo el de Rosario a través de un aliado “impuro”, como es Pablo Javkin. Sin embargo, los protagonistas de la rebeldía aseguran que el apoyo al Frente de Todos en las presidenciales no posee vinculación con el armado político local, a pesar de las críticas al funcionamiento del Frente.

“No es momento para experimentar políticamente, hay que derrotar a quien representa el neoliberalismo que destruyó la trama productiva del país”, dijo a el eslabón Alicia Gutiérrez, de Solidaridad e Igualdad (SI).

“Cuatro años más (de macrismo) para la clase media y los sectores más desprotegidos sería tremendo”, agregó la diputada provincial del Frente Progresista.

Gutiérrez explicó que su partido “venía discutiendo desde hace tiempo” el escenario nacional y resolvió no apoyar “a Lavagna acompañado de Urtubey”, con énfasis en el segundo término del binomio, el menos digerible para el progresismo.

“Tampoco había sido consensuado en el Frente”, recordó la legisladora del SI sobre el proceso que llevó al socialismo a buscar una alternativa “a la grieta”, como definió Lifschitz el apoyo al ex ministro de Economía de Néstor Kirchner.

Gutiérrez recordó que “el Frente Progresista tuvo varias veces a distintos candidatos presidenciales” y subrayó que “cuando se toma la decisión de apoyar a un candidato del peronismo crea algunas rispideces”.

Además, aclaró que si bien “hay molestias y rispideces” y “falta discusión dentro del Frente” la decisión de apoyar a les Fernández está fundada exclusivamente “en la coyuntura electoral”.

Gutiérrez había advertido a principios de mes que “con el Frente de Todos coincidimos en muchas cosas y en otras no, son cuestiones políticas e ideológicas que a veces nos acercan y a veces no”.

En esa línea, dijo que “nosotros no apoyamos ni al gobierno de Néstor Kirchner ni al de Cristina, pero sí acompañamos algunas políticas que llevaron adelante” durante esas gestiones.

El espanto que produjo el macrismo fue más fuerte que el amor suscitado por el kirchnerismo.

No a la reelección

Unos días antes del anuncio del SI, e 14 de octubre pasado, el partido Pares que orienta la diputada provincial Verónica Benas, había hecho pública idéntica determinación: votar por los Fernández.

“De cara a las elecciones nacionales del próximo 27 de octubre desde el Partido PARES decimos «No a la reelección de Mauricio Macri» y expresamos nuestro apoyo a la fórmula presidencial Fernández-Fernández”, comienza el comunicado de la fuerza política que integra el Frente Progresista.

Y sigue: “El objetivo principal de la etapa que viene debe ser la recuperación de la actividad económica, disminuir el desempleo y resolver la situación de pobreza e indigencia que afecta al 40 por ciento de la población como consecuencia de las políticas de la alianza Cambiemos”.

El partido aclaró: “Somos parte del Frente Progresista en la provincia de Santa Fe y contribuimos desde la Legislatura y los gobiernos locales que integramos al desarrollo de políticas públicas emblemáticas que mejoraron sustancialmente las condiciones de vida de los santafesinos”.

Pero, “ahora, frente al escenario nacional de las elecciones presidenciales advertimos que los sectores populares no podemos permitir otros cuatro años de gobierno de la alianza Cambiemos”.

Por ese motivo, subrayan que “el objetivo principal frente a esta coyuntura es respaldar la herramienta electoral más eficaz para frenar esta política de destrucción del mercado interno, exclusión social, endeudamiento masivo y autoritarismo institucional”.

Y agrega, sin mencionarlo, una crítica a Lifschitz y el modo en que concretó el apoyo del PS a la fórmula presidencial de Consenso Federal: “Por ello, no participamos de armados electorales personalistas y carentes de sustento social que terminan siendo funcionales a la derecha elitista y autoritaria que nos gobierna”.

“Por estas razones –sigue el comunicado– no somos neutrales frente a la elección presidencial. Tenemos que terminar con este gobierno de empresarios que favoreció de manera escandalosa los intereses del sector financiero, destruyó la producción nacional y el salario, redujo derechos y conquistas sociales, y extendió la pobreza y la marginación al 40% de nuestra población”.

Desde las bases

Más conocida es la posición del diputado socialista Eduardo Di Pollina, conductor de la línea interna Bases, sobre su apoyo a Fernández. En la visita del candidato del Frente de Todos a Rosario, el último lunes, el dirigente socialista fue recibido por el postulante presidencial del peronismo.

“Hablamos de la realidad nacional y de la profunda crisis y el país en ruinas que nos dejará el gobierno de Mauricio Macri”, contó luego del encuentro en un hotel.

Valoró el objetivo de Fernández de “convocar a todos los sectores” del campo nacional, popular y democrático y dijo que respeta “la posición que tienen otros socialistas, pero nosotros entendemos que una unidad lo más amplia posible es la única forma de sacar adelante el país de la situación en la que lo dejará Macri”.

Para Di Pollina, la fórmula Lavagna- Urtubey “no representa el pensamiento socialista” y “ante la profunda crisis del país, tenemos otra mirada”.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

  • El gigante dormido

    Omar Perotti asumió con un discurso basado en la producción, el trabajo y la educación. Ar
  • Volvimos

    Hace algunas semanas, e intensificado durante y a partir de la asunción de Alberto Fernánd
  • La fuente del power

    Llegamos a Buenos Aires el 10 de diciembre pasado para vivir desde sus calles la experienc
Más notas relacionadas
  • El gigante dormido

    Omar Perotti asumió con un discurso basado en la producción, el trabajo y la educación. Ar
  • El sable como mensaje

    Bullrich hizo un balance de gestión en el que dijo: “Tuvimos gatillo difícil”. Datos de la
  • Un poder en disputa

    El acuerdo Lifschitz-Traferri para ensuciar la transición a través del presupuesto y la ca
Más por Luciano Couso
  • Volvimos

    Hace algunas semanas, e intensificado durante y a partir de la asunción de Alberto Fernánd
  • Las Flores que no ves

    La otra cara es una publicación realizada por jóvenes que trabajan desde un Centro de Conv
  • El carpetazo

    Yo no sé, no. Pedro se acordaba cuando en la primaria incorporamos la carpeta, que de a po
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

El gigante dormido

Omar Perotti asumió con un discurso basado en la producción, el trabajo y la educación. Ar