Yo no sé, no. Un día me puse a escribir algo parecido a una poesía que se llamaba Aquel día y como Pedro me llenaba de sus recuerdos y de días, esta poesía no terminaba nunca. Bueno arrancaba más o menos así: Aquel día que caminando cruzaste los puentes / Aquel día que levantaron los puentes / aquel día atravesaste un río y un río de corazones fuiste / aquel día que con el Coronel y Evita la Patria fuiste / Aquel día después del bombardeo por los ojos de la abuela supiste lo que era estar triste / Aquel día que en una cancha barrosa, despareja, en ese partido que parecía interminable por más que perdiera mil partidos, tu amor por la camiseta sería inclaudicable / Aquel día que en aquella piba de aquella sonrisa que te miraba el amor encontraste / Aquel día que corriste, que caiste, y volviste a levantarte / Aquel día que con el general te enojaste / Aquel día el recuerdo de Evita vino para arroparte / Aquel día que a todos nos perseguían pusiste el cuerpo por la patria que querías / Aquel día, en el que llevaron en el corazón de muchos, te sembraron / Aquel día, en una ronda de pañuelos te encontré / Y aquel día, supe que no hay un día, si no está entre todos los días / Como no hay lágrima si no está entre todas las lágrimas / Y no hay bronca si no está entre todas las broncas / Y no hay sueños si no están entre todos los sueños / Y no hay un brazo si no está entre todos los brazos / Y no habrá mano si no está entre otras manos / Y no habrá un dedo si no está entre todos esos dedos que pronto, victoriosos, levantemos.

Bueno hasta aquí llegamos por ahora, sabiendo que en nuestro caso es imposible poner un final a esto que pretendió ser poesía.

Más notas relacionadas
  • El patio de las pelotas perdidas

    Yo no sé, no. Pedro recuerda cuando íbamos a hacer mandados hasta la granja de Zeballos y
  • Existe un transformador

    Yo no sé, no. Con Pedro nos acordábamos cuando cerca de la escuela de Acindar veíamos a la
  • El bar de la resistencia

    Yo no sé, no. Con Pedro nos acordábamos cuando pasábamos de primero inicial a primero supe
Más por Hilo Negro
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

La estación de la muerte

Los dichos del ministro Saín acerca del crecimiento los homicidios durante esta época del