Las principales figuras políticas santafesinas son el ingeniero Miguel Lifschitz y el contador Omar Perotti. Ayer debieron estar presentes en el acto de entrega de diplomas a las autoridades electas por el voto popular en los 19 departamentos santafesinos.

No fueron al único acto institucional de la transición que le da cierto sentido a esta forma de representación política. La sobreactuada distancia entre ambos es, supuestamente, por falta de dinero. No es verdad: en la provincia hay 800 mil millones de pesos de producto bruto geográfico.

Lo que hoy no alcanza para pagar los sueldos en comunas y municipios es responsabilidad de los grandes partidos de no cobrarle más impuestos a los que más tienen que son las exportadoras, los grandes bancos y los latifundios.

La ausencia de Lifschitz y Perotti de ayer es directamente proporcional a la falta de decisión de ambos sectores de producir una imprescindible reforma impositiva progresista en la provincia de Santa Fe.

*Carlos del Frade, periodista y diputado provincial por el Frente Social y Popular

Más notas relacionadas
Más por Carlos del Frade*
  • Ojos de tormenta

    Yo yo no sé, no. Cuando muy pibes –recuerda Pedro–, en la cuadra de Zeballos entre Rodrígu
  • Contra el amateurismo

    Ahora que tantos argumentan contra el negocio, la competencia y la ganancia en el fútbol,
  • Un cordero arrojado a la pileta de la muerte

    Este chico era Fernando Báez Sosa. Lo mató una manada de rugbiers. Tenía 19 años. Fue en V
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Kulfas denunció el hallazgo de un sobre con diez mil dólares en despacho de ex funcionario

El Ministerio de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, presentó una denuncia ante la Justi