El auriazul metió una tremenda victoria en Núñez, frente al Millonario, a quien no le ganaba ahí desde 1997. Fue 1 a 0, con gol de Lucas Gamba al minuto del segundo tiempo, por la 13ª fecha de la Superliga.

Rosario Central se convirtió en el aguafiestas del estadio Monumental. Allí, miles de hinchas riverplatenses fueron a despedir al equipo antes de la final de la Copa Libertadores, y con el objetivo de subirse a la punta, en la que podía quedar en soledad si ganaba. Pero el auriazul jugó casi el partido perfecto, y se llevó con justicia los tres puntos. 

River controló la pelota durante el primer tiempo, por unos pocos momentos con una intensidad insoportable para Central, que de todas maneras supo atenuarla con un equipo corto. Un lejano disparo de Javier Pinola controlado por Jeremías Ledesma, y un remate cruzado de Matías Suárez, fue lo único que mostró con peligro el dueño de casa.

El Canaya, de contra, también contó con las suyas: una de Emmanuel Ojeda desde afuera del área, Miguel Barbieri tuvo el arco de frente pero le erró la patada, y Claudio Riaño le robó una pelota en la mitad de la cancha a Lucas Martínez Quarta, pero llegó con poco fuerza al mano a mano con Franco Armani.

A la salida de los vestuarios, el conjunto de Arroyito se encontró con otro regalo de Martínez Quarta, pero esta vez lo hizo valer. Un mal rechazo del defensor y un rebote dejaron cara a cara a Lucas Gamba y Armani antes del minuto de juego, y la buena definición del atacante puso en ventaja a la visita.

Como era de suponer, los de Marcelo Gallardo fueron a la carga en busca de la igualdad, pero siempre se encontraron con una defensa bien plantada, con Barbieri como figura. El Millonario llegaba con pelota dominada al borde del área, pero le faltó el toque final para generar situaciones claras.

El auriazul se paró firme en un territorio siempre difícil –donde no ganaba desde el Apertura 1997– y ante el último campeón de la Copa Libertadores y finalista de la presente edición. El Muñeco puso lo mejor, pero el equipo dirigido por Diego Cocca ratificó la remontada del partido anterior ante Godoy Cruz y se trajo tres puntos valiosos por donde se los mire: por el oponente, por los promedios, y por lo anímico, entre otras virtudes de la victoria.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

El canto del zorzal

Yo no sé, no. La sonrisa, esa sonrisa que Pedro recuerda de la seño de primero superior de