Entre los mitos urbanos, en San Pedro (provincia de Buenos Aires) existe el relato de que Rafael Alberti vivió en esa ciudad. Sin embargo, como buena leyenda, la narración tiene algo de mentira y algo de verdad. Es cierto que el poeta andaluz exiliado durante la trágica dictadura de Francisco Franco en España (1939 – 1975), no vivió a tiempo completo en San Pedro sino que lo hizo junto a su compañera y su hija en la ciudad de Buenos Aires, pero es cierto que El Hijo Predilecto de Andalucía pasó mucho tiempo en la ciudad cuyas barrancas forman una espléndida escalera al río Paraná. Como la poesía no le teme al cuento, este sábado 16 de noviembre, en dicha urbe se recordará al poeta en un encuentro de poesía que este año llevará el apelativo de “Homenaje a Rafael Alberti”. 

La actividad, que se llevará a cabo en el Centro Cultural Municipal Abelardo Castillo (25 de Mayo 832), contará con importantes figuras de la poesía actual, Gabriela Franco y Eduardo Mileo, y la música de Julián Marocco.

El Paraná evoca a Alberti

“Desde hace cuatro años, nosotros venimos organizando el Encuentro Latinoamericano de Poesía en San Pedro. Lo hicimos durante dos años seguidos, el primero fue dedicado a Inés Manzano y después otro a Aníbal de Antor. El tercero, que no pudimos hacerlo de forma consecutiva, se lo dedicamos a Alberti que si bien no nació acá vivió mucho tiempo. Mejor dicho, vino a pasar mucho tiempo acá. La barranca y las islas lo inspiraron para su libro Baladas y canciones del Paraná”, explicó el artista plástico sampedrino Jorge Coqui López, uno de los organizadores del encuentro de poesía.

Considerado uno de los mayores literatos de la llamada Edad de plata de la Literatura española, Alberti fue un miembro activo del Partido Comunista que tomó parte en la Guerra Civil Española contra el franquismo. En 1939, con la derrota del bando republicano, el poeta andaluz emigró a Francia donde tomó contacto con Pablo Picasso que lo ayudó a conseguir trabajo.

Junto a él y a Pablo Neruda formaban parte de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Sin embargo, el avance del nazismo hizo correr riesgo a su vida y la de su familia, la de su compañera María Teresa León y su hija Aitana, y por eso eligió a Buenos Aires como destino en 1940 permaneciendo en Argentina hasta 1963.

De quinta en quinta

Rafael Alberti, a su vez, generó una tradición cultural en nuestro país en relación con el río Paraná. “Sus poemas, inspiraron a Quique Llopis e hicieron un espectáculo juntos llamado El viento que viene y va: Homenaje a Rafael Alberti, y un libro del santafesino cuyo título es Rafael Alberti. La deriva de un marinero en tierra argentina”, afirmó Coqui López y recordó: “En el 91, Alberti volvió a Argentina y tuvo un muy buen recibimiento en el teatro Cervantes. Yo fui a ese recibimiento y me pude mezclar entre personalidades distinguidas. Allí lo recibió, lo homenajeó Ernesto Sábato y Mercedes Sosa, entre otros a Rafael. Eso también me inspiró a mí que le dediqué una serie de dibujos”.

“Días después, Alberti viene a San Pedro de incógnito y se tomó fotos bajo un árbol en la barranca de San Pedro”, expresó López señalando un romance entre el andaluz y el Paraná.

“Por eso, también nos surgió la necesidad de homenajearlo, porque hay un lazo entre él y las barrancas y las quintas de San Pedro”, afirmó el artista plástico sampedrino. 

Sin embargo, no está claro aún en qué lugar se detuvo el poeta. “Cuando hablé con Aitana (su hija), me dice que no vivieron acá sino que paraban en una quinta”, explicó Coqui y agregó: “Estuvieron muchas veces en la quinta del Mayor loco que estaba ubicada cerca de Papel Prensa. Ellos venían allí y se pasaban las temporadas de verano o los fines de semana”.

A modo de prueba se su paso y estadía en la costera ciudad, Coqui subrayó que en sus poemas “habla de la quinta, habla del riacho Baradero y está todo el paisaje, el bañado, los caballos y del Paraná”.

Por qué recordarlo

“Lo que está bueno es contar que Alberti fue un exiliado. Un tipo como tantos intelectuales, escritores fue desterrado porque hay gobiernos que no se bancan la poesía. Ni Franco, ni (Jorge) Videla”, señaló Coqui en referencia a las víctimas y exilios que generaron esos dictadores.

Tras la derrota republicana, Alberti y María Teresa León optaron por el exilio. Se trasladaron a París hasta que las autoridades francesas les retiraron el permiso de trabajo por ser considerados “comunistas peligrosos”. En 1940 y ante la amenaza alemana, se embarcaron en Marsella a bordo del “Mendoza” rumbo a Buenos Aires, donde llegaron el 2 de marzo de 1940. Vivieron en la capital de Argentina donde nació su hija Aitana, quien ahora eligió vivir en Cuba.

  • “Homenaje a Rafael Alberti”. Sábado 16 de noviembre, a las 20, Centro Cultural Municipal “Abelardo Castillo” (25 de Mayo 832) Participan los poetas Gabriela Franco y Eduardo Mileo Música de Julián Marocco.
  • El gigante dormido

    Omar Perotti asumió con un discurso basado en la producción, el trabajo y la educación. Ar
  • Volvimos

    Hace algunas semanas, e intensificado durante y a partir de la asunción de Alberto Fernánd
  • La fuente del power

    Llegamos a Buenos Aires el 10 de diciembre pasado para vivir desde sus calles la experienc
Más notas relacionadas
Más por Paulo Menotti, especial para Redacción Rosario.
  • Los libros de D’Anna

    El novelista, poeta y ensayista Eduardo D'Anna junto a UNR editora presenta Los libros de
  • Las percantas copan la parada

    Instrumentistas, cantoras, intérpretes y compositoras de la ciudad se reúnen a celebrar el
  • Té verde, de Chiquita Machado

    El 6 de junio de 2015 los Aguas Tónicas presentaron –el que hasta hoy es– su último disco
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

El gigante dormido

Omar Perotti asumió con un discurso basado en la producción, el trabajo y la educación. Ar