Faltan 13 días para que asuma el nuevo gobierno provincial y el nombre de quién estará al frente del Ministerio de Educación de Santa Fe sigue siendo uno de los grandes interrogantes. A la incógnita se suma la “inquietud” que generan los rumores sobre ciertas candidaturas.

Por lo menos siete nombres han circulado –con menor o mayor fuerza- públicamente y entre los pasillos de la educación (a veces empujados por quienes operan para ponerlos en agenda y quienes lo hacen para bajarlos) para el cargo de titular de la cartera educativa santafesina. En ese listado, han pasado dos ex ministras de Educación, una de ellas –también ex directora regional- indiscutidamente referenciada con la ley federal de educación; dos diputadas, una en funciones a nivel nacional y declarada votante en contra del derecho al aborto legal, gratuito y seguro. Un tema clave, sobre todo por el vínculo estrecho que tiene con la aplicación plena de la Educación Sexual Integral (ESI). ¿O acaso es posible que la ministra o ministro que asuma ignore que la ESI es un eje que atraviesa cualquier debate educativo hoy? La otra legisladora provincial, egresada universitaria.

En esa nómina no falta quien(es) se autopostula(n) para el cargo, con una trayectoria sobre todo sostenida en muchos papeles reunidos en cursos y congresos.

Sin embargo, últimamente se repiten con mayor énfasis dos candidatos para ministro y secretario de Educación provincial (viceministro). Este último un docente de carrera, que ya ocupó el mismo cargo en la provincia. Hasta en su perfil de Facebook sus amistades lo saludan “como el futuro ministro”, aunque lo perfilen para ser segundo.

Si bien podemos acordar que lo más importante son las políticas educativas que el gobierno de Omar Perotti decida llevar adelante (mucho se supone, poco se sabe), no deja de inquietar que uno de los más firmes candidatos sea un rector puesto a dedo por el ex ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich (luego convalidado por una asamblea universitaria), que además sea contador, que su currículum abunde en managerial economics (economía gerencial), business (negocios) y cuestiones más cercanas al mercado que a la pedagogía. Y -por si fuera poco- que declare como máxima educativa que hay que “lograr que los estudiantes y docentes se acerquen al mundo emprendedor”. ¿Todavía hay que seguir explicando que con un 40% de la población que vota a la derecha, el emprendedorismo más que buenas ideas promueve la precarización laboral y la cultura del individualismo?

Marzo es un mes clave para cualquier gobierno, es casi la carta de presentación ante la sociedad que tiene que gobernar. Un buen comienzo es indispensable para garantizar el inicio y continuidad de las clases a tiempo, para eso hacen falta –por lo menos- acuerdos paritarios dignos y un plan educativo que respete los derechos conquistados por la docencia santafesina. Quien esté a cargo del Ministerio de Educación provincial no es entonces un dato menor, y más después del paso devastador que deja Cambiemos en la Argentina.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
  • La miseria neoliberal y el humano anonimato

    En un sentido posible la idea de grupos de riesgo elabora un modo de lo que en psicoanális
  • Cárceles y pandemia

    Los motines que se produjeron en las cárceles de nuestra provincia, por el reclamo de los
  • La pandemia y la peste

    “Mañana tendremos tiempo de sacar lecciones, de interrogarnos sobre el modelo de desarroll
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

La miseria neoliberal y el humano anonimato

En un sentido posible la idea de grupos de riesgo elabora un modo de lo que en psicoanális