Luis Lacalle Pou se consagró presidente en segunda vuelta gracias a una alianza con derechistas y ultraderechistas que incluye al militar retirado Guido Manini Ríos, “el Bolsonaro uruguayo” que reivindica la dictadura genocida. Seguridad, militarización y ajuste, al tope de la agenda.

Otro avance de la derecha en la región. Un rejunte de neoliberales, derechistas y ultraderechistas rancios, defensores de las dictaduras militares y el terrorismo de Estado, gobernará Uruguay hasta 2025. Mano dura y ajuste.

En derechos humanos, y más específicamente en memoria, verdad y justicia con relación a la dictadura militar, el Frente Amplio avanzó poco y nada en sus 15 años de gestión. Por ejemplo, no derogó la Ley de Caducidad, y esto permite que se mantenga inalterado el pacto de silencio en las altas jerarquías militares. La falta de memoria, verdad y justicia engendra monstruos.

Según anunciaron en sus respectivas campañas los candidatos que integran la alianza ganadora, Uruguay será militarizado, su pueblo será sometido a los típicos ajustes neoliberales y ese país se convertirá, además, en otro enemigo y acosador de Venezuela.

Lacalle Pou anunció que van a declarar la emergencia en seguridad pública. Fue el senador Jorge Larrañaga (Partido Nacional), quien impulsó el plebiscito del 27 de octubre, que tuvo lugar junto con la primera vuelta y consultó a la ciudadanía sobre una reforma en seguridad que, de haber prosperado, hubiera habilitado a allanamientos nocturnos y a la participación de militares en seguridad interior. Ahora, esas medidas tienen todas las posibilidades de imponerse.

Tras la primera vuelta, el Partido Nacional, que llevó como candidato a Luis Lacalle Pou, pactó el apoyo de Ernesto Talvi (Partido Colorado), Guido Manini (Cabildo Abierto), Edgardo Novick (De la Gente), y Pablo Mieres (Independiente).

En primera vuelta, el candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez, obtuvo un 39,1 por ciento y Lacalle Pou el 28,5 por ciento de los sufragios. El neoliberal Ernesto Talvi obtuvo 12,3 por ciento. Y el ultraderechista Cabildo Abierto, que llevó como candidato al militar retirado Guido Manini Ríos, obtuvo el 10, 8 por ciento de los votos. Novick obtuvo el 1,1 por ciento, y Mieres el 1 por ciento.

Los votos obtenidos por el Frente Amplio resultaron insuficientes: la derecha juntó todos sus porotos y superó, por apenas 30 mil votos, al frente gobernante.

Manini Ríos, ex comandante en jefe del Ejército, fue destituido en marzo por el presidente Tabaré Vázquez por no haber denunciado la confesión del represor Nino Gavazzo, quien reconoció que arrojó al río el cuerpo del tupamaro Roberto Gomensoro en 1973.

El candidato del ultraderechista Cabildo Abierto señaló que se amparará en los fueros parlamentarios para no sentarse en el banquillo de acusados. Y su compañero de fórmula, Guillermo Domenech, fue más allá y, sin importarle la institucionalidad ni la Constitución, señaló que “los cabildantes impedirán que Manini Ríos sea enviado a prisión”.

Manini Ríos pone en cuestión la agenda de derechos que aprobó el Frente Amplio en 15 años de gobierno, entre las leyes de legalización de aborto, matrimonio igualitario, y regulación del cannabis.

El apodado “Bolsonaro uruguayo” se había enfrentado al gobierno de Tabaré, además, por la Reforma del Sistema de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas, aprobada en 2018, que le valió 30 días de arresto, la máxima sanción.

En los gobiernos del Frente Amplio, Uruguay avanzó con una agenda de derechos como el aborto legal, el matrimonio igualitario, la regulación del cannabis, la ley de jornada laboral del peón rural, la ley para empleadas domésticas, y una normativa integral para personas trans. La idea de la derecha es dar marcha atrás con estas leyes.

Lacalle Pou no votó ninguna de las leyes que apuntan a ampliar derechos. Se define como “muy creyente” y está en contra de la legalización del aborto. “Voté en contra todas las veces y creo que hay que trabajar para que no se produzcan más abortos” señaló.

Según informó Página 12, la central única de trabajadores PIT- CNT reconoció avances en los derechos laborales durante las gestiones del Frente Amplio: “En estos años se aprobó una ley que reconoce el fuero sindical, la libertad sindical, una ley de negociación colectiva, hubo un 53 por ciento de recuperación salarial. El PIT CNT acompañó la lucha feminista y la agenda de derechos igualitarios”, señaló el secretario de Relaciones Internacionales de esa agrupación, Fernando Gambera.

Durante una entrevista para CNN, Lacalle Pou expresó que Maduro es un dictador, que comprende que existe una violación flagrante de los derechos humanos en Venezuela y que no se siente representado por la posición del gobierno uruguayo. El presidente electo atacó duramente la posición del saliente presidente Tabaré Vázquez frente a la situación venezolana, y calificó su política exterior como una “vergüenza nacional”.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
  • Power of Siberia

    Compartir el gasoducto más largo del mundo les demandó a Rusia y China 18 años de planific
  • El odio como pedagogía, el mercado como política

    Desinversión, abandono del derecho a aprender y enseñar. Ni una sola medida para rescatar
  • A los pies del Imperio

    Macri mostró total sumisión a EEUU (que le financió el gobierno a través del FMI), y se su
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Juraron los integrantes del gabinete nacional

El presidente Alberto Fernández le tomó esta tarde de martes juramento a los ministros que