El pasado 14 de noviembre se cumplieron 100 años del natalicio de uno de los políticos más notables que tuvo nuestra atribulada historia, John William Cooke. El “estruendoso” silencio ante semejante hecho nos conmina a recordar breve, pero apasionadamente, su noble figura.

Nacido en 1919, en el seno de una familia radical, ingresó al mundo de la política dentro de las huestes de los herederos de Leandro N. Alem e Hipólito Yrigoyen. Abogado desde muy joven, fue elegido en el año de 1946 diputado nacional por una fracción disidente de ese partido, que apoyó la candidatura del entonces Coronel Juan Domingo Perón.

Rápidamente, a pesar de su juventud, comenzó a descollar como legislador. Su versación en materia económica hizo que fuera uno de los defensores más lúcidos de la tarea de independencia económica que estaba realizando el naciente Justicialismo. Apoyó la confiscación y cesión a los trabajadores del reaccionario diario “La Prensa”, haciendo referencia a que la llamada “prensa independiente”, es en la realidad, muy dependiente de los intereses económicos de los poderosos que pagan la publicidad y el salario de despreciables escribas. Libertad de prensa, en el capitalismo monopólico, es libertad de empresa, al servicio de la ideología de la clase dominante.

En la última etapa del segundo gobierno peronista, se hizo cargo de la dirección de la publicación “De Frente”, revista que intentó enfrentar a la reacción en curso de la oligarquía. Derrocado el peronismo en 1955, Perón lo designa su sucesor en caso de su fallecimiento. Es una de las principales figuras de la Resistencia Peronista y, excelente organizador, logró unir a los distintos sectores para direccionar la lucha contra la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu y su gavilla.

Contrario al Frondizismo “integracionista” desde sus inicios, participa en la famosa toma del frigorífico Lisando de la Torre, buscando unir en esta experiencia a los sectores de vanguardia del pueblo argentino. Esa misma época apoya efusivamente a la Revolución Cubana, se hace gran amigo de Ernesto Guevara, al que dedicará magistrales paginas de homenaje, y participa activamente de la heroica resistencia contra el imperialismo norteamericano en Bahía de Cochinos. A partir de ese momento se inclina abiertamente por el Socialismo, pero no por una “izquierda” que esté a espaldas del pueblo, sino por una izquierda nacional mixturada con las masas trabajadoras y su práctica de lucha. Cooke resumía en su derrotero vital aquello que era el ideal de Antonio Gramsci: un ser transformador que comprenda y sienta las necesidades populares. Es muy interesante la correspondencia que tiene con el General Perón en el exilio, donde se vislumbra con claridad sus distintas perspectivas estratégicas con respecto a la Argentina. Ese epistolario, verdadero tratado de política, es esencial para entender el drama contemporáneo.

Autor de libros notables como “Apuntes para la militancia”, “Peronismo e Integración”, “Peronismo y Revolución”. Trabajos escritos al fragor de la práctica revolucionaria y de un valor ideológico impresionante.

En 1968, en plena militancia, víctima de un cáncer, fallece con sólo 48 años, cuando tenía todo para dar a favor de los oprimidos de nuestro continente. Lo acompañó hasta el último momento su compañera, la inolvidable Alicia Eguren, que fue luego asesinada por la dictadura cívico-militar de Videla y compañía.

John William Cooke representó lo más avanzado que ha dado en materia de política revolucionaria nuestro país, hombre de gran cultura nunca despreció la práctica concreta de las mayorías. Fue la síntesis de lo mejor del nacionalismo revolucionario y los nuevos tiempos que abrió la Revolución cubana. Su recuerdo, el repaso de su obra, y la compenetración con sus ideales, es el mejor homenaje que le podemos hacer a cien años de su nacimiento.

Más notas relacionadas
Más por Gustavo Battistoni
  • La teatralidad y la Historia

    El gran historiador británico Peter Burke, uno de los más connotados interesados en eso ll
  • El carpetazo

    Yo no sé, no. Pedro se acordaba cuando en la primaria incorporamos la carpeta, que de a po
  • Té verde, de Chiquita Machado

    El 6 de junio de 2015 los Aguas Tónicas presentaron –el que hasta hoy es– su último disco
Más en Columnistas

Un comentario

  1. Avatar

    Adhemar Principiano

    11/12/2019 en 15:32

    La Ley de Medios, el acto democratico por excelencia, cumplio todos los requesitos y los gobernantes corrupto lo borraron de un plumazo, Pues, espero con ansiedad, que el gobierno democratico y popular, la ponga en vigencia AYER de un «plumazo»..

    Responder

Dejá un comentario

Sugerencia

Dale arranque, Alberto

Tras la asunción presidencial y los festejos populares, el Frente de Todos empezó a despun